16 mayo, 2021

Alianza, alternativa frente al gobierno unipersonal

Miguel Alonso Raya

Frente a la incapacidad del Presidente Andrés Manuel López Obrador para frenar los estragos de la pandemia, de las crisis económica y de inseguridad; su insistencia en negarse al diálogo y por el contrario, fomentar la polarización; se impone la necesidad de construir una alianza opositora para ofrecer a la sociedad una alternativa para frenar la intolerancia, el autoritarismo y darle viabilidad a la democracia.

A pesar de que el Ejecutivo Federal gobierna prácticamente solo, sin contrapeso del Poder Legislativo y con el apoyo de Poder Judicial; y que el Congreso de la Unión, con la mayoría artificial que Morena construyó en la Cámara de Diputados, le ha aprobado sus propuestas legislativas y proyectos de presupuesto; los resultados de su administración no son buenos.

Ante la inseguridad, por ejemplo, la única respuesta ha sido la militarización. Sin embargo, a pesar de la Guardia Nacional, y de que más 62 mil militares han reforzado las tareas de esta corporación, en los dos primeros años de este gobierno se han incrementado los homicidios dolosos,(más de 70 mil en lo que va del sexenio) los feminicidios y la extorsión, como lo reconoció el propio Andrés Manuel en su segundo informe.

Adicionalmente, el primer mandatario ha tomado la decisión de darle más facultades y recursos al Ejército y atenerse a que este resuelva los problemas de obra pública, comunicaciones y transportes, salud, migración, combate al robo de combustible, al narcotráfico; y atención a desastres naturales, entre otros.

Por otra parte, la crisis económica que ya enfrentaba el país desde el primer año de esta administración se complicó aún más con la pandemia. Aunque el Presidente diga que “vamos bien”, la realidad es que en 2020 la economía nacional decrecerá en un -9%.

Las expectativas de que la situación mejore en 2021, no son favorables. De hecho, de manera irresponsable, la Secretaría de Salud está posponiendo cambios al semáforo rojo en al menos diez estados para evitar de nueva cuenta el confinamiento y el cierre de actividades, y supuestamente, mayores daños a la economía, a pesar del crecimiento de los contagios, los decesos y la saturación de hospitales por Covid-19.

Los estados que están en riesgo de colocarse en semáforo rojo son, en su mayoría, de los que tienen mayor crecimiento económico, particularmente el Valle de México, conformado por la Ciudad de México y el Estado de México; además de Guanajuato, Baja California, Nuevo León, Sonora, Coahuila, Querétaro, Tabasco y Zacatecas.

De tal manera que ante la poca capacidad de respuesta del gobierno a los graves problemas nacionales; es indispensable construir una alianza opositora como una alternativa para participar electoralmente con un programa que incluya lo que la gente quiere, lo que la realidad nos demanda.

Se busca sanear la vida pública nacional y al mismo tiempo, fortalecer al Estado y a las instituciones garantes de la vida democrática con la participación de la sociedad. Porque no solamente hay que prometer combatir la corrupción, la desigualdad y la pobreza, sino tener voluntad y generar las condiciones para poder realmente hacerlo.

A partir de los resultados de las elecciones de 2021, se plantea ejercer las facultades de contrapeso del Poder Legislativo ante el Poder Ejecutivo, y obligar al Presidente a lo que hasta ahora, de manera soberbia, se ha negado: establecer el diálogo, construir acuerdos, sumar esfuerzos y cambiar la dirección del país que está en camino al precipicio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: