0 11 mins 1 mes

Víctor Manuel García Flores

     El día, 21 de septiembre de 1717, hace 304 años, don José de Villa y Urrutia, teniente general de partido, comisionado por el alcalde mayor de León, se constituyó al pie de la Sierra de Codornices, parte de la Sierra Central del actual estado de Guanajuato, concretamente en el centro de los terrenos afectados a la hacienda de Comontuoso; a los indígenas arrendatarios  y trabajadores españoles, criollos y mestizos  de  dicha  hacienda,  que vivían dispersos, les asignó a cada jefe de familia de  éstos, un solar, correspondiente a una manzana y se dejaron tres solares reservados, uno para la casa curial del templo, otro para la casa de gobierno de la alcaldía, y el de la plaza; y además, colocando en el solar para el templo, la primera Santa Cruz. Así nació el pueblo de Santa Cruz de Comontuoso; lástima que desde 2018, no se celebra nada por esto.

Antecedentes

     Entre los siglos XIII al XV, en el período u horizonte postclásico, la última etapa del desarrollo de la civilización mesoamericana de México prehispánico (900-1521); en parte de la región conocida como Mo-o-ti (Lugar de metales), entre la Sierra Central, concretamente en la Sierra de Codornices en donde se encuentra el Cerro de Sombreretillo, y el Bajío guanajuatense del centro, en Aridoamérica, aunque cercana a la frontera con Mesoamérica; llegan los otomíes o ñahñúes, primer grupo étnico que se estableció en forma sedentaria en El Naranjillo, El Rinconcillo y en la planicie; en lo que, ahora es el municipio de Santa Cruz de Juventino Rosas, del estado de Guanajuato, en México.

     En 1521 en Mexico-Tenochtitlan, el imperio mexica es conquistado por españoles, y se continuó la conquista de las demás etnias indígenas; por lo que, perdieron los nativos su tierra, su casa, su idioma, su arte, su religión y su libertad, por esclavitud del reino de España, terminando la época de México prehispánico, iniciando la colonia de Nueva España por trescientos años.

     En el siglo XVI, los españoles, en su mayoría vascos, que radicaban en la Villa de Nuestra Señora de la Purísima Concepción de Zalaya, la actual Celaya, implantaron los primeros asentamientos coloniales en el actual territorio santacrucense: las haciendas. Eran centros agrícolas y ganaderos con una casa grande y extensas áreas para sembrar y para el pasteo de animales. Las haciendas eran propiedades de españoles, quienes radicaban en otras ciudades y los encargados de vigilar las tareas propias de estos asentamientos, eran los mayordomos y capataces, generalmente españoles, criollos y mestizos,  y los que ejecutaban los trabajos en el campo como peones, eran los indígenas otomíes o ñahñúes, quienes con la conquista, perdieron su libertad, sus terrenos, sus creencias religiosas, sus costumbres y pasaron a ser los esclavos de las haciendas.  Las primeras haciendas que se establecieron en el actual municipio de Santa Cruz de Juventino Rosas, fueron: Los Llanos, Comontuoso, San Antonio, Valencia, El Sauz, Santa Crucita,  Romerillo, San Nicolás, y El Tecolote.

     En 1570 se instaló la hacienda de Los Llanos, el primer asentamiento colonial, en los terrenos del ahora Santa Cruz de Juventino Rosas, cuyo primer propietario fue el español don Gaspar de Salvago.

     En el año de 1593, fue la instauración de la hacienda de Comontuoso, el asentamiento más importante y el segundo más antiguo, de la época de la colonia, en el ahora municipio de Santa Cruz de Juventino Rosas; en cuyos terrenos, se fundó el pueblo, la actual ciudad cabecera de este municipio. El primer propietario de la hacienda de Comontuoso, fue el español don Gaspar de Valdés.

     Don Cristóbal Cano y Molina, propietario posterior de la hacienda de Comontuoso; en 1631, vende terrenos a don Baltasar Centeno, natural otomí de estos lares, medio sitio de caballería para estancia de ganado, al este de la hacienda. En estos terrenos, los descendientes de Baltasar Centeno establecieron el poblado que ahora se denomina como Rincón de Centeno, la primera población más antigua del municipio. En 1666, don Cristóbal Cano y Molina, al sur de su hacienda, vende al nativo otomí don Diego Martín, un rancho que ya venía rentando el indígena, la segunda población antigua que se comenzó a conocer como Santiaguillo de Cuendá; ahora, Santiago de Cuendá, localidad del actual municipio de Santa Cruz de Juventino Rosas.

Inicio de la fundación del pueblo de Santa Cruz de Comontuoso

     De 1711 a 1716, ante don Francisco Fernández de la Cueva Enríquez, décimo duque de Alburquerque, 34° virrey de la Nueva España, y después ante Fernando de Alencastre Noroña y Silva, duque de Linares y marqués de Valdefuertes, 35° virrey de la Nueva España; presionados por frailes franciscanos que moraban por estos lugares, los nativos que rentaban tierras y los trabajadores, mayordomos y capataces, españoles, criollos y mestizos de las haciendas de Comontuoso, El Guaje, Los Amoles y El Rincón, tramitaron que se efectuaran fundaciones de pueblos-doctrina, a fin de contar con sus propios templos, en terrenos de dichas haciendas. Pero no se realizó nada con estos virreyes.

     Los nativos, españoles, criollos y mestizos de los poblados solicitantes de la jurisdicción de Celaya, arrendatarios y trabajadores de las haciendas de Comontuoso, El Guaje, Los Amoles y El Rincón; aprovechando en 1717, que don Baltasar de Zúñiga Guzmán Sotomayor y Mendoza, marqués de Valero y duque de Arión, que era ya el 36° virrey de la Nueva España, le enviaron un escrito solicitando que ordenara al obispo de Michoacán que erigiera templos en dichos lugares. De tal forma, don Baltasar de Zúñiga ordenó al obispo de la provincia michoacana dar providencias para la ejecución de templos y mandar a sus vicarios a colocar las primeras piedras y erigir capillas provisionales y así, poder atender a los naturales, españoles, criollos y mestizos, en sus necesidades religiosas. Ante la omisión de las autoridades de la alcaldía mayor de Celaya, en el cumplimiento de los despachos virreinales anteriores, por compromisos con los hacendados; el virrey Baltasar de Zúñiga, ordena al alcalde mayor de León que acuda a la jurisdicción de Celaya, a ejecutar diligencias, hacer un reconocimiento, y asignar solares.

La asignación de solares y la primera Santa Cruz

     El 21 de septiembre de 1717, don José de Villa y Urrutia, teniente general de partido, comisionado por el alcalde mayor de León, previa notificación hecha a la propietaria de la hacienda de Comontuoso, Margarita Cano, que  no lo atendió, se constituyó al pie de la Sierra de Codornices, parte de la Sierra Central del actual estado de Guanajuato, concretamente en el centro de los terrenos afectados a la hacienda; Villa y Urrutia, a los indígenas arrendatarios  y trabajadores españoles, criollos y mestizos  de  dicha  hacienda,  que vivían dispersos, les asignó a cada jefe de familia de  éstos, un solar, correspondiente a una manzana y se dejaron tres solares reservados, uno para la casa curial del templo, otro para la casa de gobierno de la alcaldía, y el de la plaza; asimismo, en lo que sería el solar del templo se colocó la primera Santa Cruz. A los españoles y criollos, se les otorgaron los solares del centro, a los mestizos, asignados en medio, y a los indígenas, otorgarles los de la periferia. Diligencias parecidas se realizaron en El Guaje, Los Amoles y El Rincón. A partir de entonces, se les conoce como las vicarías de Comontuoso, de El Guaje, de Los Amoles y de El Rincón. El teniente general de partido, Villa y Urrutia, rinde informe al virrey y al alcalde mayor de León, respecto a las diligencias de afectación y asignación de solares en terrenos de las haciendas de Comontuoso, El Guaje, Los Amoles y El Rincón. El virrey de la Nueva España, don Baltasar de Zúñiga, en 1718, ordena ejecución y colocar las primeras piedras de cuatro templos, uno para cada grupo solicitante.

     En la época de la colonia, a partir del 21 de septiembre de 1717, por el comisionado don José de Villa y Urrutia, en lo que se expedía la cédula virreinal que le otorgara la categoría y nombre del pueblo; a esta congregación, se le conoció provisionalmente como: vicaría de Comontuoso.

     Posteriormente, el 9 de octubre de 1718, don Baltasar de Zúñiga Guzmán Sotomayor y Mendoza, virrey de la Nueva España; con la cédula virreinal le concede a la vicaría, la categoría de pueblo, con el nombre de Santa Cruz de Comontuoso, en honor a la patrona de la capilla de la hacienda de Comontuoso, la Santa Cruz; cuya fundación, inició como: pueblo de Santa Cruz de Comontuoso.

     Finalmente, el Día de la Santa Cruz, un domingo 3 de mayo de 1721, en esta fecha, se ejecutó oficialmente la fundación con categoría de pueblo y nombre, de Santa Cruz de Comontuoso, siendo vicaría del curato de San Juan de la Vega, perteneciente a la alcaldía mayor de Celaya; cuando por primera vez, se bendijo y se elevó el santísimo, en el altar del templo que sustituyó a la capilla original.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *