30 noviembre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Chispitas de lenguaje

3 minutos de lectura

La y con sonido de vocal i

Enrique R. Soriano Valencia
[email protected]
Hace unos días, al participar en un foro sobre el idioma en una red social, surgió a tema la división silábica. Incorrectamente, yo sostuve que el acrónimo mipyme (micro, pequeña y mediana empresa) debía ser dividido en dos sílabas y no tres. Ello, porque mi razonamiento era que no podía haber una sílaba solo con consonantes, debía ser fundamental al menos una vocal: mi-py-me.
A ello se sumaba otro problema, el tono fuerte que se da generalmente recae sobre la Y, que en este caso tiene sonido de vocal i. Tampoco me parecía adecuado recargarse tonalmente en una consonante.El punto me fue rebatido con el argumento de que prevalece lo fonético sobre lo gráfico.
Prudente, el moderador del sitio hizo la consulta a la Fundación para el español urgente, Fundéu, institución española asesorada por las Academias de la lengua. Entonces, en el foro confirmaron como correcta la posición contraria a mi criterio.
Honestamente, no quedé satisfecho (no dudé del coordinador, sino de la respuesta; el temor de que no le hubiesen respondido quien debía). También hice una revisión de la Ortografía, publicada por las Academias de la lengua en 2010 y no pude sustentar mi postura. Recurrí entonces a la consulta a las Academias. En efecto, mi criterio no era el correcto, yo estaba equivocado.
La Academia española y Fundéu me confirmaron que prevalece el criterio fonético. Incluso el diccionario ha recogido el acrónimo pyme como voz usual para referirse a las pequeñas y medianas empresas.
Me especificaron, mediante sendos correos, que la forma correcta de dividir ese acrónimo es py-me. Por lo tanto, el tono fuerte debe recaer en la y para que no se acentúe (grave terminada en vocal), además porque la consonante y no puede registrar tilde.
Por otra parte, a diferencia de las siglas de nombres oficiales, la palabra debe enunciarse en minúscula, pues se trata de un nombre genérico, común referido al conjunto de empresas de diversas capacidades: pyme y mipyme.
Ahora, preciso algunos aspectos de mi explicación. He llamado acrónimo a esta palabra porque es un tipo de sigla. Las hay en dos alternativas: los acrónimos y las siglas estrictas, como en el caso de la UNAM. Esta se integra con la letra inicial de cada palabra significativa del nombre propio de la institución o programa. En el ejemplo UNAM, no se tomó en cuenta la preposición de, ubicada entre las palabras Autónoma y México: Universidad Nacional Autónoma de México.
En tanto los acrónimos pueden formarse con más de una letra de las palabras significativas y tomar en cuenta las de enlace, como en Conacyt, Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, donde la Y no es la inicial de alguna palabra del nombre. Lo importante en este tipo de sigla es facilitar la pronunciación y evitar el deletreo como en CTM, Confederación de Trabajadores de México.
A diferencia de las siglas estrictas, los acrónimos solo deben ir con la mayúscula inicial. De ahí la diferencia entre UNAM y Conacyt.  Caso excepcional son las siglas con más de cuatro letras, que se enunciarán igual que los acrónimos: Issste.
Los acrónimos se tildarán, como en el caso de Pémex.  Aprecio la información de Julián Ñan Javier, admirado amigo.

Mas reportajes

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura

Deja un comentario