26 febrero, 2021

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

CICLO Historia de vida

4 minutos de lectura

Jeremías Ramírez Vasillas
Dos jóvenes de Pachuca, Arturo y Gustavo Martínez, en 1953, decidieron lanzarse a una odisea de viajar en bicicleta desde su estado hasta Toronto, Canadá, un recorrido de 5,600 kilómetros. Fue una odisea casi imposible, pero en 43 días habían logrado su cometido.
            53 años después (2006) vuelven a hacer el mismo recorrido, pero ahora en automóvil, a instancias de la hija de una de ellos.

            El documental inicia cuando revisan, a través de sus diarios, sus fotografías y recortes de periódico, la ruta que recorrieron con bicicletas usadas, dos mudas de ropa y un poco de dinero. Luego, en un mapa identifican la ruta que siguieron en ese entonces.
            Inicia el viaje, como en aquel tiempo, su viaje en Pachuca. Encima de su auto llevan dos modernas bicicletas que en ciertos momentos las montan, pero hay que considerar que son dos hombres de más de 75 años de edad, aun así, se nota que están en buena forma, particularmente el mayor, Arturo, que ya tiene 78.
            Antes de emprender la marcha hacen dos paradas importantes: una, al taller de autos, antigua propiedad de su padre y en que ocasionalmente ellos ahí trabajaron; y la segunda, al panteón donde están enterrados los restos de su padre.
            Estas dos visitas marcan el pulso emocional y el tema del documental: la transitoriedad y brevedad de la vida. Y este viaje a la memoria es una manera de enarbolar la bandera de “Vive la vida”. Es decir, este viaje es como dar cuenta del tiempo vivido y de la velocidad que este transcurrió.
            Se suben a sus autos e inician el viaje. En el trayecto van reconociendo los lugares por los que pasaron y los cambios que estos han sufrido en el lapso de más de 50 años. Por un lado, encuentran carreteras en mejor estado, pero también transformaciones o desapariciones. Hay carreteras que ya no existen, pueblos que ya son ciudades, o ciudades (como una de Estados Unidos) que son pueblos fantasmas.

            Esta película no es sólo la reconstrucción de la ruta seguida por dos aventureros temerarios y los avatares que sufrieron y la generosidad de quienes los ayudaron, sino que es además un viaje a la memoria, pues en el trayecto nos van contando lo que les ha sucedido en este lapso de más de medio siglo.
            Ambos hermanos terminan viviendo en Canadá donde se han desarrollado como personas y han establecidos sus familias, pues ambos se han casado por muchachas anglosajonas.
            Pero no todo es miel y rosas. Arturo, el mayor, se casó con una muchacha australiana, enfermera de profesión, con quien decide pasar su luna de miel en México. Ellos viajan en auto para que Arturo le muestre a su esposa cómo es México. Cuando vienen a la altura de Matehuala, en San Luis Potosí, sufren un accidente terrible. La esposa de Arturo muere en ese accidente y él tiene que pasar una dura prueba hasta que se encuentra a su nueva esposa.
Esta historia de la muerte de su primera esposa es tan terrible para él que nunca se la cuenta a su familia. Su hija mayor, Andrea, se entera y logra que le cuente lo que sucedió.
            Pero Arturo enfrenta otra dificultad. Su segunda esposa empieza a padecer de Alzheimer y cuando se filma el documental ella tiene dificultad hasta de reconocer a su propio esposo.
            Gustavo, por su parte, en sus años de madurez, le detectan cáncer. Con un coraje y arrojo decide enfrentar la enfermedad de la cual sale avante.
            Este es un documental sensible, bien narrado, con muchos detalles que permiten recrear el clima emocional de un viaje a las entrañas de su vida.            La directora del documental es la hija de Arturo, Andrea Martínez Crowther, cineasta egresada de la UAM y de la Universidad del Sur de California. Ha dirigido las películas Cosas insignificantes (2008) producida por Guillermo del Toro. En 2015 dirigió algunos episodios se la serie documental Mi lugar, y su última película es Observar las aves (2019).
            Creo que a pesar de esa relación tan cercana de la directora con los personajes (su padre y su tío) logra mantener una distancia prudente para permitir que los personajes se expresen con libertad y generosidad.
            El documental es un retrato íntimo y sensible de vivir la vida. Si usted quiere verlo, le dejo aquí el link en Youtube: https://www.youtube.com/watch?time_continue=420&v=BY1vbfPSPRA&feature=emb_logo
            Vale la pena.

Mas reportajes

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
2 minutos de lectura

1 comentario en «CICLO Historia de vida»

Deja un comentario