26 octubre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Científico inglés escribe libro esperanzador sobre el coronavirus

5 minutos de lectura

Jeremías Ramírez Vasillas


Un minúsculo e invisible ente ha puesto al mundo de cabeza. Ni todo el poderío de la ciencia y el dinero han podido con él. Ha logrado atemorizar a millones de personas, ha puesto a temblar las economías y ha vaciado las calles, los centros comerciales, los estadios, las salas de concierto y hasta las iglesias, de casi todos los países del orbe. Fue inusitado ver al Papa Francisco dar su mensaje de Semana Santa ante la Plaza de San Pedro vacía. Nunca nos hubiéramos imaginado tal cosa, ni aún los mejores escritores.

            Para enfrentar de esta pandemia ha salido al ataque un ejército de bata blanca que en las confrontaciones bélicas va a la retaguardia recogiendo los heridos; pero ahora está al frente, peleando milímetro a milímetro con este feroz y escurridizo enemigo para el cual no se han encontrado el arma que pueda exterminarlo.


          Mientras tanto, las cifras de infectados aumentan cada día y ha provocado severas enfermedades en un porcentaje de ellos (algunos graves y en situaciones terribles luchan entubados padeciendo una verdadera tortura) y muchos están muriendo, sobre todo en los países de primer mundo como Italia, Francia, Inglaterra y Estados Unidos, que va a la cabeza.
            

La gente de a pie que no alcanza a distinguir la diferencia entre una bacteria y un virus, atónita, no sabe qué hacer, sobre todo porque muchas voces se alzan, algunas sabias y de buena fe (generalmente provenientes de médicos) que enseñan, ilustran y guían para que la gente tome decisiones correctas; otras, con intereses económicos que ven en la pandemia una oportunidad de negocio o, quienes, con intereses políticos, lanzan mensajes que provocan confusión, poniendo en riesgo de muerte a muchas personas.


            Hay otras voces, para nuestra fortuna, que paralelamente a los consejos médicos, se han levantado como solitarios pero potentes faros de luz ante las embravecidas olas del miedo y la incertidumbre y van abriendo senderos de esperanza.Tal es el caso de John Carson Lennox, doctor en Matemáticas en la Universidad de Oxford y asociado en Matemáticas y Filosofía de la Ciencia en el Green Templeton College, Oxford, y quien también posee un Master en Bioética[1].            

Encerrado en su casa, en Inglaterra, el Dr. Lennox, viendo a través de la televisión al caos, tuvo a bien escribir en una semana un pequeño libro en el que, de manera razonable, paciente, empática, a lo largo de 88 páginas y seis capítulos, va explicando con claridad, con las armas de las ideas, el conocimiento científico y teológico, el problema del coronavirus y la pandemia que ha desatado y va orientando a sus lectores a asumir una actitud racional y emocional al respecto, pues va analizando desde la sensación de vulnerabilidad que sentimos, nos explica cómo ha enfrentado la humanidad las diversas pandemias que la han asolado y cómo enfrenta actualmente la humanidad esta pandemia desde tres enfoques o cosmovisiones predominantes.
Estas tres cosmovisiones son: ateísta, panteísta y teísta, y nos va diciendo que es lo que se puede ver desde estos tres ángulos de visión. Y explica cuál de ellas puede esclarecer en nosotros el problema y brindarnos una esperanza real.


Pregunta Lennox: ¿El ateísmo nos puede ayudar en estas circunstancias? Y responde que desde la óptica ateísta estamos ante un universo material indiferente que no se percata de nuestro destino. Es decir, estamos solos porque no hay nadie detrás que maneje los hilos de la realidad material.
Desde la óptica panteísta podemos ver a una naturaleza que pareciera que se defiende de la depredación humana y nos lanza una advertencia.


Y desde la óptica teísta, muchos se preguntan si este es un castigo divino. Si existe Dios ¿por qué surgió el coronavirus? ¿Hay evidencia en medio de esta pandemia del amor divino? Con mucha objetividad, basado en conocimientos profundos de la Biblia, nos explica que no hay tal castigo divino.}¿Entonces? Cuando llegamos los capítulos finales, que son de una belleza esperanzadora, casi poética, va dando respuesta a nuestras inquietudes.


Cabe señalar que como apologista cristiano Lennox afirma que la mejor respuesta, no sólo a la pandemia sino al problema humano del mal, está en el cristianismo, pero no en ese cristianismo barato con la que lucran muchas organizaciones religiosas, sino en ese cristianismo bíblico que se predicó en la iglesia primitiva y que está impreso en las páginas de la Biblia, un libro que actualmente es tan mal leído por religiosos y no religiosos y que, en este último grupo, de plano es ignorado, descalificado y ninguneado.                    

Sin embargo, este sabio inglés, y muchos otros intelectuales de grandes tallas como Charles Hard Townes (1915-2015), físico estadounidense, miembro de la Iglesia Unida de Cristo, premio Nobel de Física en 1964 o El Nobel de Física de 1997, William Phillips, entre muchos otros, afirman que en la Biblia está la respuesta al problema humano de la maldad, de las guerras, de la destrucción irracional, de la desesperanza en un mundo mejor.


            Podría yo dar torpemente más detalles de este libro, pero es mucho mejor que usted lo lea y saque sus propias conclusiones.Conseguir el libro es sumamente fácil. La editorial colombiana Poimea, tuvo a bien poner al alcance del público de habla hispana su traducción al español de manera totalmente gratuita. En este link puede solicitarlo: https://bit.ly/3c63OsU
Solo le pedirán su correo electrónico, nombre, apellido y país; y de inmediato se lo envían a su correo en PDF, el cual puede imprimir o leer directamente en su computadora o en un dispositivo como las tabletas o los IPad.            

Espero que este libro apacigüe su estado de ánimo, si está usted preocupado por el destino de México y el mundo, ante la creciente pandemia del coronavirus.


[1] Bioética: rama de la ética dedicada a proveer los principios para la conducta más apropiada del ser humano con respecto a la vida, tanto de la vida humana como del resto de seres vivos.

Deja un comentario

También te puede interesar