0 4 mins 2 semanas

Enrique R. Soriano Valencia

Propósito de esta columna ha sido ofrecer información sobre nuestro idioma. Sin embargo, hoy trataré un tema relacionado: cómo usar el diccionario.

Parece elemental, pero no lo es tanto. La mayoría no hemos sido bien instruidos en cómo utilizar este preciado documento. Lo hemos reducido a una fuente de información de cómo se escribe una palabra (consulta ortográfica; si una palabra si se enuncia con h, c, s, b, v, etc., o si se le escribe con acento gráfico), pero nuestro límite llega hasta su significado (y aquí nos confundimos un poco por las alternativas). Veamos algunos detalles.

Hay palabras que se pronuncian igual, pero significan cosas distintas. Su nombre es homófonos. He aquí un prime riesgo. Regularme buscamos en el diccionario la palabra como suena. Si la encontramos, de inmediato nos damos por satisfechos y procedemos a escribir la palabra como la consultamos. Pero, tenemos en español palabras como: baca / vaca; cima / sima; haya / halla; intención / intensión, por solo referir algunos casos. Desde luego la lista no es exhaustiva, pero nos pone en el papel de no cerrar el diccionario antes de verificar el significado (para compararlo contra lo que deseamos expresar) y de confirmar otras alternativas de cómo puede escribirse un vocablo.

Igualmente, pocas veces valoramos la abreviatura antes del significado (en minúscula y letras cursivas por lo regular). Nunca pase por alto esa indicación, pues podría ser muy importante. Esta puede indicarnos el tipo origen de la palabra, su clasificación gramatical, la especialidad en que se usa, etc. La abreviatura pude variar de diccionario a diccionario; por ello al inicio del libro, antes del conjunto de palabras, siempre se incluye un listado de abreviaturas usadas (no todas las abreviaturas son invariables).

Veamos un ejemplo, cuando se trata de un sustantivo. En estos casos, la abreviatura puede limitarse al género: masculino, m. / femenino, f. /o que puede ser ambos. Cuando consultamos la palabra mesa, aparece inmediatamente después una f. Eso nos indica que la palabra es femenina y puede requerir el artículo la para singular o las para plural. Esto último parecería una tontería por lo elemental, pero debemos recordar que el género puede distinguir palabras. Piense amable lector en la radio (industria) / el radio (aparato receptor); la orden / el orden. O, caso más complicado, cuando la palabra requiere de género distinto en singular que en plural como en la palabra área.

Cuando encuentre una palabra y el diccionario le dé por definición el mismo vocablo pero con diferente ortografía, le está indicando que las dos formas de escritura son válidas. Sin embargo, será preferente donde aparezca la definición exacta de la palabra.

Respecto a las distintas acepciones (significados de una misma palabra), normalmente las enunciará por orden de importancia. Por ejemplo, la palabra levantar en el diccionario oficial se recogen treinta y seis acepciones. Las últimas son las menos regulares, usadas o precisas, pero de igual forma aceptadas.

También señala el tipo de verbo, ser regular, irregular copulativo o incoativo. Toda esa información sirve para usar cada palabra, bien.

[email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *