19 abril, 2021

Con sólo apretar un botón.

G. Saúl García Cornejo


Podemos decir que toda ficción, tiene como fuente la realidad. Sin embargo, acostumbrados a ver o leer temas de “ficción”, no siempre consideramos su dosis de realidad y menos, de verdad.  Cuántos creímos en que luego de la Segunda Guerra Mundial, por cierto la más cruel y tecnológica de lo que se tenga memoria, pero sobre todo sin evidencia para el común de la gente, se abrió lo que se ha llamado la “guerra fría”. Pugna entre el “bloque Occidental” y el “bloque del Este”, de casi todos, conocido.
No hemos sabido con toda la consciencia, que tal denominación se haya referido –un tanto sesgadamente- a la “tercera guerra mundial”. Cuyas estrategias y objetivos, no fueron los mismos, pero al final sí iguales: El dominio de las grandes potencias, sobre los demás países. Y en particular, del control económico-político cuya hegemonía ha sido el pleito de fondo, entre ambos “bloques”, que hoy incluso el liderazgo del Este, va cambiando con la injerencia de China, en el concierto de potencias.
No está demás estimados lectores, apuntar que la pugna fue primordialmente política y económica, en razón del choque frontal, luego de casi extinguir el nazismo, entre el mundo capitalista y el comunista. Y para muchos estudiosos del tema, la “guerra fría” terminó con la caída del “muro de Berlín” simbólicamente considerando que el socialismo al igual cayó, pero gracias a un concordato entre los EUA y Rusia, en tiempos de Reagan y Gorbachev, y hay quien apunta también, a un tercer personaje que influyó: Juan Pablo II.
Lo más relevante de ése singular enfrentamiento, fue la creación de la “Organización del Tratado Atlántico Norte” (OTAN, por parte del “bloque Occidental”). Se firmó el “Pacto de Varsovia” como apoyo militar al “bloque del Este”. Y diversas medidas represivas en el ámbito del Comercio Internacional, por ambos lados.
 Al igual, el denominado “Plan Marshall” en que los EU, apoyaban con empréstitos a los países capitalistas, para atemperar los efectos de la Segunda Guerra, situación que no gustó a Stalín.
Hubo consecuencias para los países que estaban con uno u otro bloque, por ejemplo recordemos la guerra de Vietnam, la de Afganistán, Corea, etc. Lo que además trajo otro fenómeno: la carrera armamentista en su punto más álgido, con los misiles nucleares y su posicionamiento en diversos puntos estratégicos –como Cuba, por ejemplo- la competencia espacial, etc.
La situación estuvo tensa por años, a pesar de la contradicción de llamarle “guerra fría.” Con la única diferencia que no hubo enfrentamiento directo, abierto, militar entre los dos “bloques”, aunque bien sabemos que sí lo hicieron en las regiones bien determinadas y con pretexto de imponer o mantener la paz, al igual con una estrategia según “velada”: ir por los recursos naturales, en especial el petróleo, de los países menos desarrollados.
Una situación curiosa, de la cual es un buen ejemplo China, es que el modelo capitalista fue permeando en algunos países del “bloque del Este”, al ir perdiendo fuerza el “Pacto de Varsovia”, la unificación de las dos Alemanias, con la “caída del muro”. Con lo que la “guerra fría” fue también perdiendo objetivos.
Al igual, debemos recordar que los países miembros de la OTAN y del Pacto de Varsovia, firmaron también su propio pacto, para dar la puntilla particularmente al “bloque del Este”, que luego, iría tomando fuerza, después. Aunque también hay que decir, que hubo presión internacional con la idea del desarme nuclear.
A todo lo anterior y de comentar “a vuelo de pájaro” la historia dicha; hubo otra parte no conocida por el público, por los ciudadanos promedio, por aquéllas personas que han tenido que vivir la pugna de los “bloques”, verdaderas víctimas de las ansias de poder. Se habla en los corrillos de las “conspiraciones” de otra “guerra”, una lucha “silenciosa”, con “armas tranquilas”, y se le ha denominado nada menos que: “LA TERCERA GUERRA MUNDIAL”.
Para 1979, se decía que habían pasado 25 años del inicio de ésa tercera guerra. Cuya estrategia fundamental ha sido el uso de “armas silenciosas”, surgidas de la ciencia y la tecnología. En un inicio, quienes han detentado el Poder Político, Ideológico y Económico, de manera primordial; consideraron superar con mucho, los sangrientos y devastadores procedimientos de exterminio del enemigo, con algo de “consciencia”, pues la Segunda Guerra, había sido muy destructiva, afectando no sólo lo material, sino que muchos civiles perecieron.
Entonces se ocuparon de nuevas “armas”, concluyendo rápidamente (1946 en adelante), que la computadora y luego, la programación en línea y después, el transistor, darían un enfoque eficaz: La velocidad de la información, tanto activa como pasivamente (Emisor-Receptor), dominar al mundo, simplemente “apretando un botón”.
Idearon también, estructurar la Educación y ahí entró en acción, la “Fundación Rockefeller”, auspiciando diversos estudios de “ingeniería social” en la “Harvard College”. Es fácil colegir ahora, que los resultados fueron logrados, basta ver o vivir la “Economía Emergente” y el feroz consumismo.
Otra “arma” al igual considerada y nada alejado de la realidad, desde la ciencia: “Las armas biológicas”. No lo podemos comprobar, sin embargo, que pensar de tantos virus, enfermedades infecciosas, que no por casualidad surgen y se nutren de la gente pobre, en los mencionados países antes llamados subdesarrollados, ahora “emergentes”. Por supuesto, que ésas potencias mundiales, lo negaran y nosotros, lo sufriremos. Ya estamos viendo los estragos en todos los rubros políticos, económicos y sociales que provoca el llamado “coronavirus”, que surge de un laboratorio privado, para luego, como en otros casos relevantes, vender las vacunas, sin importar la pérdida de vidas o los efectos de colapso económico.
De igual manera, en esa “guerra silenciosa”, caen o se elevan líderes, Gobiernos, Estados. Todo depende de los intereses del Capital, o del Comunismo. Mientras aquí nos “divertimos o distraemos” con rifas y otras ocurrencias surgidas entre las tinieblas de los poderoso

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: