0 4 mins 4 meses

Velia María Hontoria Álvarez

Conocer el porqué de una enfermedad es fascinante, adentrarse a un mundo mágico, al bosque de tus secretos e intimidad. Cada ser nace con su pequeño doctor que le diagnostica con sapiencia y le dice que esa migraña que te obliga a encerrarte no es otra cosa más que tu miedo a encarar la verdad; saberte viviendo una mentira te obliga a cerrar tus ojos a la luz; más el cuerpo se rebela y la somatiza a la cabeza, tu ser íntimo quiere ver la luz. En lo personal me gusta diagnosticarme y diagnosticar, hoy tengo de pacientes no voluntarios a los maestros. A todos aquellos que se oponen a la Reforma educativa que se niegan a la evaluación; a esos para los que la palabra maestro carece de significado, eficiencia, conocimiento y entrega.

¿Qué propone la Reforma que tanto rechaza el sindicato de seudo maestros? Que los papás se involucren en los planes y programas; concursos para demostrar que los maestros tienen y adquieren conocimientos superiores y suficientes para enseñar y  con base en estas evaluaciones podrá seleccionarse a los mejores para promocionarlos en cargos de dirección o supervisión; evaluaciones periódicas a todos los maestros del país con el fin de asignarles el ingreso salarial, promoción, reconocimiento y permanencia de plaza; todo esto con el respeto a los derechos constitucionales de los maestros.

¿Por qué tienes miedo de evaluarse? ¿Cuál es su principal temor al aceptar esta reforma?  Miedo a reconocer que no saben ni lo que enseñan; por temor a perder ese sueldo que jamás han ganado; por mentirosos y zánganos. Aunque sé que mucha tinta se ha tirado para este tema al revisar los puntos medulares el diagnóstico es certero: los maestros no son maestros, son un fraude; badulaques bien coordinados. Por eso estoy dispuesta a aplaudir al Sr Peña si se faja el pantalón y mantiene su dicho, lo hace valer: gana plazas quien lo merece y sale bien evaluado; se le paga al que trabaja y no falta; las mejores plazas y puestos son para quien mejor enseña y comprueba la misma mediante evaluación; se privilegia la educación  encima de todas las cosas. El secretario general de la sección 9 de (CNTE) dice: La intención es, fundamentalmente afectar el régimen laboral de los maestros(…) francamente es la ley del terror, es una ley que viene a atacar a los maestros” Lamentable y endeble respuesta del honorable señor, mire usted, por fin podría asearse el sindicato educativo para curar a nuestro país, es momento de reprimir a estos incendiarios y logran ingresar a las aulas verdaderos herederos de Vasconcelos para que nuestro México crezca basado en una educación sólida y bien planteada ¿entonces? El diagnóstico es mueran estos badulaques para que permanezcan los grandes educadores además se desarrollen nuevos y provechosos instructores. Sr Peña: fájese, sin miedo haga valer la reforma y no les pague.

Comentarios:[email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *