0 14 mins 3 semanas

Registran Celaya, Silao, Acámbaro y Apaseo el Grande hechos sangrientos de alto impacto que dejan secuela de 16 asesinados, entre ellos menores de edad, mientras el gobernador celebra “baja de la violencia” y repite discurso del fiscal y del secretario de seguridad

Ha transcurrido apenas la mitad de noviembre y Guanajuato ya ha sufrido balaceras y homicidios en la vía pública, policías emboscados y asesinados, ni escuelas o parques son lugares seguros, ni hablar de los domicilios particulares incluso, las fiestas infantiles: en al menos cuatro municipios, Celaya, Silao, Acámbaro y Apaseo el Grande se han registrado hechos de alto impacto, incluyendo tres masacres perpetradas en las últimas horas, mismas que dejaron 16 personas asesinadas, entre ellas, una niña de 3 años y al menos 9 personas con lesiones.

No sólo deben contarse los muertos sino el contexto de extrema violencia en la que ocurren los hechos, sin embargo, el gobernador de Guanajuato celebra una disminución en las cifras de homicidios dolosos sin ser demasiado preciso y arenga a las policías municipales para que enfrenten activa y fatalmente a los presuntos delincuentes.

Esquivar las balas en Celaya

Apenas el día 2 de noviembre, en este municipio, un par de elementos de tránsito fueron asesinados a bordo de su patrulla en la zona centro, atentado que ocurrió menos de 24 horas después de que otros dos agentes a bordo de motocicletas fueran heridos a balazos en el blv. Adolfo López Mateos. Un grupo delicuencial se adjudicó el asesinato de los oficiales.

La ciudad registraba hasta ese día el homicidio de tres agentes del municipio; tras estos hechos se llegó a cinco víctimas, pese a todo, una disminución luego de las 19 bajas de este tipo en 2020 (ver gráfica).

Pero ha habido otros incidentes graves: el viernes 5, estudiantes, profesores y personal de escuelas privadas en avenida Irrigación tuvieron que tirarse al piso para protegerse de la balacera registrada en vía pública en la zona, entre policías municipales y civiles armados; en esa ocasión hubo dos detenidos.

El día 9, un hombre fue asesinado a tiros en Presa Peñuelitas, los presuntos responsables lograron escapar, pese a la intensa movilización policiaca que causó pánico en el parque Xochipilli pues en el lugar había familias con niños y niñas. Fotos y videos del incidente se volvieron virales.

El saldo fue de un joven asesinado, tres civiles presuntamente sicarios, abatidos, uno herido, y dos agentes lesionados. Además, una mujer, ajena a los hechos, fue alcanzada por las balas y la reportaban grave en un hospital.

En esa misma jornada, un taxista fue asesinado al interior de su unidad, durante un presunto asalto en la colonia Villas Los Arcos.

Pero el jueves 11 la situación volvió a los titulares a nivel nacional: primero fueron localizados los cuerpos calcinados de dos mujeres en el interior de un vehículo, y horas después se desató una nueva balacera entre la Guardia Nacional y civiles armados que habían asesinado a un hombre; dos sujetos fueron detenidos.

Mientras que el viernes 12, el cadáver de un hombre fue encontrado en los límites entre Celaya y Cortazar, ya dentro de este último municipio, la víctima tenía el tiro de gracia y quedó sobre un camino de terracería, permanece en calidad de no identificado.

Imagen: especial

Acámbaro

El mismo jueves 11 de noviembre, por la tarde, se registró una balacera en la comunidad de Chamacuaro, del municipio de Acámbaro, que dejó cuatro personas sin vida.

El reporte al sistema de emergencias 91 indicaba detonaciones de arma de fuego en un depósito de cerveza en calle Morelos, frente al atrio de la Iglesia de la comunidad, ahí la policía municipal encontró en la vía pública a tres hombres ya sin signos vitales y dentro del depósito, disfrazado de negocio de venta de materiales para la construcción, a uno más en las mismas condiciones. Ninguno fue de momento identificado y tampoco hubo detenidos.

Silao

La tarde del sábado 13, en la comunidad Puerta Grande, en el municipio de Silao, un grupo armado asesinó a balazos a seis personas y dejó heridas otras 9, presuntamente al irrumpir durante una fiesta infantil en la calle San Antonio.

Cuatro víctimas fallecieron en el lugar y dos más, cuando eran trasladadas al Hospital General de Romita, uno de los lugares donde le da atención médica a los lesionados.

Los fallecidos fueron identificados como Jesús N. de 21 años y José N. de 22 años, de los otros cuatro no han sido confirmados sus generales, aunque trascendió que fueron cuatro hombres y dos mujeres. No hubo personas detenidas por el incidente.

Apaseo el Grande

Una familia fue atacada a balazos en el fraccionamiento San Telmo, en Apaseo el Grande. El saldo es de cuatro mujeres adultas, una niña de unos 3 años y un hombre, todos, asesinados.

El ataque ocurrió pasadas las 9 de la noche, cuando se recibió el reporte de una balacera al norte del municipio. Tras acudir al lugar y entrar a la vivienda, confirmaron a la familia sin vida: dentro de uno de los cuartos fueron localizados los cuerpos con múltiples heridas de bala. Los servicios de emergencia no pudieron hacer algo, ya habían muerto.

Los responsables consiguieron escapar.

Los otros datos del gobernador

Pese a que el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo afirma que se reportan mil asesinatos menos que el año pasado, en realidad son 783 homicidios dolosos menos, luego de que el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) reportó 272 víctimas de este delito para septiembre con un acumulado anual de 2 mil 655. Cifras para el año anterior fueron de 406 y 3 mil 438, respectivamente. Los datos de octubre aún no están disponibles.

Estas cifras se reportan, recalcó el mandatario estatal «a partir de este gobierno sí hay más delincuentes abatidos porque se le está haciendo frente», no solo la policía estatal, los militares y la Guardia Nacional, «ahora también las municipales».

Al referirse a los incidentes del pasado martes en Celaya, respaldó la actuación de la policía local, que abatió a tres sicarios, luego de una balacera que dejó una persona muerta y una persecución que terminó frente al estadio Eduardo Tresguerras.

En un encuentro con la prensa hace unos días, Diego Sinhue reclamó a un reportero del A.M. que en los recuentos periodísticos sobre personas fallecidas a manos de otras personas, ese medio de comunicación «los cuentan como víctimas», incluso, a presuntos delincuentes y asesinos a sueldo.

«Pregúntale a las familias del que mataron antes si estos tres sicarios son víctimas».

Ante señalamientos del comunicador de que siguen siendo ciudadanos, personas, Sinhue lo corrigió «Dices víctimas, ahí le pones víctimas. A ver, si traen un arma larga, un chaleco antibala y acaban de matar a una persona, ¿Cómo quieren que les llamemos, si no son criminales, ¿o les ponemos víctimas? Víctimas los guanajuatenses que están siendo ejecutados, sus familiares, los que están desaparecidos, estos no son víctimas, son criminales, hay que llamarles por su nombre».

Si les disparan a los policías, «¿qué quieres que hagan, abrazos?», por ello «por supuesto que respaldo a la Policía de Celaya, a quien felicito, porque es una de las pocas policías que le está entrando al combate al crimen organizado, mi respaldo y felicitación».

Destacó la participación que deben tener las corporaciones locales: «lo que pasó en Celaya habla de un compromiso de la policía municipal, hay muchos municipios que ven estos grupos armados y voltean para otro lado, no, necesitamos policías municipales que le entren, porque es el primer respondiente, está ahí en el municipio».

Por esta razón, “todo el apoyo a Celaya por parte de las fuerzas del estado, el Ejército y la Guardia Nacional porque eso deben hacer: defender a sus ciudadanos, si hay alguna ejecución, sin distinción de si la persona tenía vínculos con la delincuencia, la Policía debe detener a los agresores, y si los oficiales son agredidos por los delincuentes, «la Policía tiene que actuar con el uso de la fuerza, como se hizo en Celaya».

«Lo tengo que decir por su nombre: son criminales, a quien trae un arma larga, un chaleco y viene a ejecutar a una persona, no tiene otro calificativo que criminal», enfatizó.

Foto: especial.

Desaparecidos y crisis forense

Familiares, colectivos y organizaciones de derechos humanos han señalado que algunos de sus desaparecidos podrían ser utilizados o reclutados por el crimen organizado.

Diego Sinhue reconoció que «es probable que esté sucediendo, hay que revisar estos casos en particular» y trabajar con ahínco para que no suceda.

Sobre si la autoridad tiene información para separar cuáles sí tienen vínculos con la delincuencia, el gobernador respondió que «muchos sí tienen vínculos con la venta de droga, no todos» aclaró, «hay que revisar caso por caso», incluso criminalizó a la gente de fuera, «gente que viene de otros estados», como Jalisco, Nayarit, Colima, Michoacán, todos en la costa del océano Pacífico, pues se revisa el origen de las personas asesinadas o abatidas; una de las causas, dijo, sería la logística de Guanajuato, «que así como trae cosas buenas, trae cosas malas».

Rodríguez Vallejo rechazó que Guanajuato presente, como otras entidades, saturación de servicios forenses y que se necesiten más anfiteatros, dijo que «tenemos espacio suficiente, hay muchas gavetas», esto, pese a que hay un reclamo de colectivos por la falta de identificación forense.

El gobernador insistió que este año hay «mil asesinatos menos» que en el anterior «y una disminución de la incidencia delictiva; de acuerdo al Inegi de 42.8, somos el que más armas incauta».

«Guanajuato está haciendo un gran esfuerzo con la federación y los municipios y ahí están los números»; aunque reconoció que «falta mucho» destacó que hace tres años el tema eran los bloqueos carreteros con vehículos incendiados, «territorio donde no entraba la autoridad, balaceras a las agencias, extorsiones a los tortilleros», pero hay una estrategia, «lenta, pero está funcionando», aseguró.

Atrocidades, otra vez primer lugar

Guanajuato se mantiene como el estado que registra el mayor número de atrocidades y eventos de alto impacto registrados este año en la llamada «Galería del honor» de la organización Causa en Común (ver lista detallada).

Van 500 hechos registrados en territorio guanajuatense, reseñados en 327 noticias entre enero y octubre de 2021.

Entre ellos se encuentran 81 masacres, 48 asesinatos de niños, niñas y adolescentes, 57 casos de torturas, y 79 hallazgos de cuerpos o restos en fosas clandestina.

Entre estas reseñas se contaron el asesinato de 21 mujeres con crueldad extrema, así como el crimen de un defensor de derechos humanos y 18 casos de asesinato de funcionarios y actores de relevancia en materia de seguridad (policías).

De igual manera, la entidad encabeza la lista con más víctimas por estos hechos, al menos 693 personas.

Además de Guanajuato, los estados con más víctimas durante el periodo enero-octubre fueron Chihuahua, Jalisco, Zacatecas y Tamaulipas, para un total nacional de 6 mil 787 personas, en 4 mil 527 eventos.

El mismo estudio aclara que de las 3 mil 492 notas periodísticas de las que se obtuvo dicha información, en más de 200 no se especifica el número de afectados.

Causa en Común define “atrocidad” como el uso intencional de la fuerza física para causar muerte, laceración o maltrato extremo; para causar la muerte de un alto número de personas; para causar la muerte de personas vulnerables o de interés político, y/o para provocar terror.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *