0 6 mins 4 semanas

josé xermán vázquez alba

CELAYA NO SE caracteriza por ser una ciudad especialmente amable con los niños, más bien todo lo contrario. Pero los tiempos cambian, y la próxima Administración que presidirá Javier Mendoza Márquez, debe pensar, planear y actuar lo que hay que hacer en tres sitios que pueden tener una importancia para las familias celayenses y su recreación, espacios abiertos, al aire libre y pasar un estupendo día mientras los niños, los jóvenes y los adultos, se sienten complacidos, relajados y aprenden.


SI BIEN EN los últimos años los espacios de juegos infantiles han ido ganando terreno -por el negocio que les representa a la burocracia estatal y municipal-, no se piensan ni sirven como sitios para la convivencia y el aprendizaje a partir de la socialización de los pequeños, jóvenes y adultos, lugares en los que pueden pasar horas del día o de la tarde de forma agradable, segura y, sobre todas las cosas, divertida y aprendiendo un poco más de nosotros mismos.

LO QUE PRESENTO a continuación es una selección personal de los rincones con más encanto, que pueden ser más originales, educativos y entretenidos de Celaya, tanto para la niñez como para sus acompañantes, sus padres y /o sus maestros en plena convivencia con sus alumnos. Mis elegidos son:

EL PARQUE DE Los Fundadores, o EL PARQUE FAMILIAR de la Fundación de Celaya. EL PARQUE BICENTENARIO y EL PARQUE XIMHAI. Pueden ser, cada uno con su estilo y propósito, un oasis en la densa trama urbana. El primero de la selección hoy el menos espectacular, pero a la vez el más genuinamente celayense y, lo más importante, la mejor demostración de que no hace falta tener grandes extensiones de terreno sino voluntad de hacer de la ciudad un espacio de convivencia y más agradable para todos. Este parque lo puede ser y por mucho. Pero a los que se van de la Administración, les valió madre.

AHÍ DEBE CONCENTRARSE la historia del municipio de Celaya, con sus fundadores, sus 65 comunidades rurales, la cajeta y gastronomía con sus sabores y olores, exposiciones permanentes de su riqueza geográfica, cultural e histórica, sus mujeres y hombres y del por qué se le reconoce como la Puerta de Oro del Bajío.

UN MONUMENTO A quienes formaron el primer Cabildo, un espacio como el Vagón a las ciencias del medio ambiente, trabajando al cien, con la venta de los productos locales, música, baile, danzas, al aire libre, más allá del Teatro de la ciudad -en manos del Conservatorio-, proyección de documentales, venta de artículos relacionados con Celaya y la región, un punto de encuentro que nos haga sentir un verdadero orgullo de pertenencia a esta tierra de Dios.

HACE AÑOS SE intentó tener un espacio, y se construyó, para que los niños aprendieran en el triciclo, coches de pedales, hoy eléctricos, o en bicicleta a tener una cultura vial con líneas para peatones, semáforos y señalamientos que nos indiquen cómo conducir en vehículo, Se debe de retomar, ahora que ya se van los “mordelones” y recuperar la confianza en los Agentes de Tránsito, no en los “asaltantes” para recaudar dinero, oficial y extraoficialmente.

EL PARQUE BICENTENARIO, además de ser una zona verde y arbolada, hoy cuenta con un Memorial para quienes murieron a causa del COVID-19, que inauguró el gobernador, y que solo llevan, árboles, el nombre de siete celayenses cuando debería cada árbol ahí sembrado y más allá de los miles de pesos derrochados en su inauguración, tener un nombre en cada retoño de los que se adelantaron. Se cuenta con la Casa de la Tierra, única en Guanajuato -hasta donde tengo información-, la convivencia con el Río Laja que lo cruza, un parque para llevar a tu mascota -permitido- donde puedes caminar, trotar andar en bicicleta, haciendo circuitos de entre 5 y 10 kilómetros sin el temor de autos, camiones y sus cafres conductores, ni mordelones causando caos viales con sus retenes. Y cuenta con el esqueleto para el Museo de las Ciencias Naturales que a nadie se le ha ocurrido promover lamentablemente.

El PARQUE XIMHAI excelente espacio urbano para albergar principalmente actividades culturales y artísticas, con áreas para el esparcimiento y la recreación. Es un parque abierto, ofreciendo grandes jardines recorriéndolo para el disfrute permanente de los celayenses, y ahora con el Museo Salón de la Fama del Deporte Celayense, un sitio más para aprender y nos llene de ese sentimiento de pertenencia a nuestro municipio. Este último estará en manos de Héctor Gómez de la Cortina, director de ese Instituto a partir del 10 de octubre, y seguramente, sin “Egoberto”, tome un sentido propio para el municipio. [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *