0 8 mins 7 meses

Después de haber relacionado detención de presunto sicario con la del jefe de vialidad de Juventino Rosas, separan las competencias de los casos; PRD acusa show mediático

El anunciado «esclarecimiento» del asesinato del diputado panista Juan Antonio Acosta Cano, realizado por la Fiscalía del Estado el pasado miércoles, comenzó a diluirse en un enredo político y de competencias un día después.

La FGE complicó el caso al anunciar en un solo boletín la detención del sicario que presuntamente habría realizado el atentado y la de un funcionario municipal de la alcaldía de Juventino Rosas, de origen perredista.

Junto con la aprehensión de Juan Carlos «N», alias el Taz, presunto asesino material del legislador, se anunció también la detención de Juan Carlos Jiménez Badillo, coordinador de vialidad del ayuntamiento presidido por Serafín Prieto, quien estaría a días de solicitar licencia para asumir la candidatura de la alianza PRI – PRD para contender por el distrito XVII al Congreso local.

La noticia cimbró a la administración. Este jueves Prieto anunció el cese fulminante del funcionario y trató de deslindarse al señalar que el detenido traicionó su confianza: «uno no está al tanto de lo que hacen los funcionarios fuera del horario». Pero fuentes vinculadas a la política municipal y conocedores de la situación del PRD coincidieron en afirmar que el detenido era uno de los hombres de confianza del alcalde.

Juan Antonio Acosta Cano, el diputado asesinado. Fotos: especiales.

Jiménez Badillo fue detenido junto con sus hermanos Rosendo y Jorge por agentes ministeriales del estado, al haberles encontrado en posesión de «armas de fuego, drogas, dinero y diversos indicios de carácter ilícito», mientras se realizaban cateos relacionados con el crimen del legislador panista.

El boletín oficial evita vincular a los hermanos Jiménez con el asesinato del legislador, pero subraya que los cateos se realizaron dentro de las investigaciones de ese crimen.

La situación terminó de complicarse cuando la fiscalía estatal, a cargo de Carlos Zamarripa Aguirre decidió no procesar a tres de los cuatro detenidos por delitos del fuero común, sino que los turnó a la delegación de la Fiscalía General de la República con una carpeta abierta por delincuencia organizada, un día después de la detención.

El registro nacional de detenidos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana del Gobierno Federal registra ya el ingreso de Juan Carlos Jiménez Badillo, capturado en la localidad de Franco Tavera en el municipio de Juventino Rosas, justo en donde tuvo su último refugio el capo Juan Antonio Yépez Ortiz “El Marro”, detenido en agosto del año pasado.

Mientras tanto, la detención del presunto sicario, un joven de 22 años originario de Juventino Rosas, Juan Carlos «N», presentado por la Fiscalía General del Estado como autor material del asesinato del diputado local Juan Antonio Acosta Cano, aspirante a la alcaldía de Juventino Rosas por el Partido Acción Nacional, fue considerada solo la punta de la madeja.

«A ese muchacho lo mandaron a matar por cinco mil pesos», dijo un abogado del lugar.

Por su parte, el coordinador de la bancada panista en el Congreso local, Jesús Oviedo, a la que pertenecía el diputado asesinado el 12 de enero pasado, consideró también que puede haber más implicados además de quien hizo los disparos: «exijo que en este caso se llegue al total esclarecimiento de los hechos, y que en su momento se sancione conforme a derecho a quienes resulten responsables».

La existencia de un posible complot fue alentada por la misma fiscalía estatal al reunir en el mismo comunicado la captura del presunto sicario con la detención del coordinador de vialidad de Juventino Rosas, Juan Carlos Jiménez Badillo, así como de sus hermanos Rosendo y Jorge Jiménez, derivado de acciones dentro de la misma investigación.

Alcalde cesa al funcionario

Ni el alcalde Serafín Prieto Álvarez, ni el secretario del ayuntamiento Rafael Gasca fueron localizados por POPLab para conocer su opinión sobre el tema, pues ambos se encontraban fuera de sus oficinas el jueves al mediodía.

El director de comunicación social, Ernesto Mendoza compartió el audio de una entrevista otorgada por el alcalde al diario estatal correo, donde Prieto Álvarez asegura no tener la menor idea de las posibles actividades delictivas de su subordinado: «me tiene molesto, pues se deposita la confianza en los colaboradores y uno no está al tanto de todo lo que hacen».

Aseveró que al conocerse la detención, inmediatamente ordenó el cese del funcionario y encargó el área de tránsito y vialidad al director de seguridad pública, Gerardo Pérez. El alcalde reconoció que Jiménez Badillo tenía largo tiempo trabajando con él, ya que formó parte de su primera administración de 2015 a 2018, así como de su segundo periodo hasta este miércoles.

Los interrogatorios de los fiscales se mantenían ayer con elementos de la coordinación de vialidad, varios de ellos habían sido citados, informó el edil.

Ilustración: Pinche Einnar.

PRD y PRI, a la espera

En el municipio de Juventino Rosas y en el distrito local XVII del que es cabecera, PRD y PRI registraron una alianza electoral con dos candidatos del Sol Azteca en ambas elecciones: Noé Montoya, ex director de protección civil del municipio como aspirante a alcalde y el aún alcalde Serafín Prieto, en búsqueda de la curul que ocupó el asesinado Juan Antonio Acosta Cano, quien por cierto había sido diputado por una alianza PAN – PRD en el 2018.

David Cano, el presidente estatal del PRD planteó a la fiscalía del estado actuar apegada a derecho y sin estridencias mediáticas en el caso. «Es un tema de investigación, pericial, de pruebas contundentes que no debe contaminarse políticamente». Al dirigente le provoca suspicacia que las detenciones de esta semana se hayan dado justo en el inicio de las campañas políticas.

También consideró que las detenciones no afectan a sus candidatos. «Estamos tranquilos, el compañero Serafín es honesto, trabajador y la gente lo reconoce», dijo en referencia al alcalde y próximamente candidato a diputado.

Los aliados del PRI dicen estar a la espera de mayor información de parte de las autoridades ministeriales. La presidenta interina de ese partido, Ruth Tiscareño, enarboló el principio de presunción de inocencia antes de cualquier posicionamiento y dijo que estarán atentos a la ampliación de datos de la FGE.

A la pregunta de si Serafín Prieto sigue siendo un candidato viable para el PRI, reiteró «vamos a esperar».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *