0 2 mins 4 meses

Arturo Miranda Montero

Guanajuatianguis se va a agrandar.

Como no va a llegar el turismo pípirisnais con su lana, lo mejor es aceptar el volumen del de trae poco pero que, sumado, suena más y deja más. Todo es cosa de armar tianguis por cualquier lugar.

“Guanajuato capital tiene mucho que ofrecer”, pues ofrezcámoslo pero “en grande”, ha sentenciado el reelecto a sus compinches.

La ciudad ya no es para vivirla, es para invertirle y para sacarle. “Grandes eventos turísticos” harán lo que importa a las arcas públicas y a los negocias privados (que se disuelven en algún punto).

Ya se cerraron las fiestas de san Juan con todo el amontonadero de gente; siguen la apertura de la presa de la Olla y el día de la cueva, las vacaciones veraniegas, el rally, septiembre y las patrioterías, un festival cervantino alargado y los muertos con todo y momias ambulantes, el fin de año con todo lo que llevan esas fiestas. La fiesta es la consigna, no importan el ruido y las personas de aquí. La pandemia va de cortesía por el gobierno municipal

El PAN ganó utilizando todos los recursos a su alcance meses antes siquiera de la campaña oficial: empleados, vehículos, instalaciones, presupuesto. Arrasó a sus contrincantes que, por omisos o comisionados, no le presentaron pelea. La adquisición de la voluntad electoral nos ha dejado una reelección mercantil, una gestión dedicada a los negocios.

La salud pública, la seguridad y el bienestar es cosa de ca’quien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *