0 7 mins 3 años

Revocación de Mandato

Carlos Aranda Portal

El pasado jueves 14 de Marzo, se aprobó por mayoría calificada, la revocación de mandato, con el voto de la mayoría Morenista, acompañados por sus aliados, acompañados de 3 Ex Priistas, con un total de 326 votos a favor, a pesar de que sólo asistieron a la votación 453 legisladores, pero fueron necesarios sólo 302 votos, que formaron la “mayoría calificada” con los votos en contra de toda la oposición

Después de más de 9 horas de discusión Morena que ya traía “línea” para la aprobación de la propuesta, desechó una y otra de las propuestas, sin aceptar propiamente ninguna modificación.

Debemos entender, que el voto mayoritario de López Obrador, le da una fuerza increíble en ambas Cámaras, porque propiamente no existen contrapesos, que frenen esa avalancha, que no deja de ser avasalladora, porque así lo decidió la mayoría de la Mexicanos, cansados del robo descarado sobre todo del último sexenio  y de sexenios anteriores, que lo más probable de acuerdo con lo expresado por López Obrador, queden impunes, “porque nosotros no vamos a ir contra nadie” Decretó una amnistía que no es nada deseable, sobre todo con Peña Nieto, pues se debería investigar y perseguir a quien haya cometido un delito, sobre todo el de corrupción y otros muchos.

No se previeron a la hora de la elección, las consecuencias que esto podría traer. La revocación de mandato se aprobó con un 40% del listado nominal de la participación ciudadana, para que sea aprobatoria la misma.

El dictamen establece que la consulta o consultas populares se realizarán una vez por año, el primer Domingo de Julio, por lo que la oposición teme, que aparezca en las boletas del año 2021, el nombre  de Andrés Manuel López Obrador, lo que confundiría a la ciudadanía y apoyaría en todo caso a sus partidarios y se piensa que el mencionado AMLO, lo que realmente pretende, es perpetuarse en el  poder mediante la revocación de mandato, cuestión que ya sucedió con Hugo Chávez en Venezuela, lo mismo ocurrió con Evo Morales en Bolivia, con Daniel Ortega en Nicaragua y en Cuba no se diga con Fidel Castro.

Lo único que pedía la oposición sobre todo en voz de Marko Cortés, del PAN, que la revocación de mandato fuera en el cuarto año de gobierno y que fuera a petición de la gente y no del gobierno, como fue aprobado.

Efectivamente se propuso que podrá ser solicitada por el propio Presidente, ante alguna de las Cámaras del Congreso de la Unión, durante el primer período ordinario del segundo año de la legislatura.

En forma total, chocaron los diferentes partidos políticos, con fuertes pancartas, descalificaciones y hasta tomas de tribuna.

A pesar de que López Obrador prometió “cumplir y hacer cumplir las leyes que emanen de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”  y la misma establece claramente que no puede haber reelección en México, para Presidente de la República.

Esto ya fue parcialmente revocado en el caso de los diputados y ayuntamientos y puede ser revocado en el caso del Presidente de la República, lo que teme toda la oposición en conjunto, que dice que lo único que pretende López Obrador, es perpetuarse en el poder, a pesar de que él, afirme lo contrario.

Según Mauricio Kuri, líder de la bancada del PAN, la reforma tiene como objetivo motivos políticos, que el Presidente esté en las boletas de las elecciones intermedias del 20021, cuando serán votados, todos los Diputados Federales, 13 Gubernaturas y miles de ayuntamientos. “Sufragio Efectivo no Reelección, es una frase acuñada por Francisco I Madero, que López Obrador, dice seguir fielmente y que es un símbolo del nuevo gobierno de la supuesta cuarta transformación.

Si nos remontamos un poco a la historia, según trabajo de investigación realizado por Catherine Martínez, quien es licenciada en Ingeniería Mecánica, políglota, Editora, entre otros, la frase aludida, surge en 1909, dentro del Partido Nacional Antirreeleccionista cuyas siglas eran PNA y fue tema de su campaña.

Madero quien en ese entonces era candidato a la presidencia y buscaba para México, que saliera de lo que actualmente se conoce como Porfiriato, que fue un período de 30 años, en que México fue gobernado con mano dura por Porfirio Diaz, a quien no se le puede negar que hubo muchos avances en su administración, pero poca o ninguna democracia.

Por una parte, hacían falta elecciones transparentes y que se estableciera un límite para el mandato Presidencial.

Posteriormente fue usada como eslogan de la campaña presidencial de Madero, quien fue lanzado como candidato en 1910, pero fue encarcelado por supuesta sedición y esto originó que una vez más, ganara las elecciones Porfirio Díaz.

Madero escapó de la prisión y convocó a una lucha armada contra el gobierno el 20 de Noviembre de aquel año, conocida actualmente como la revolución Mexicana.

En 1911 se realizaron nuevas elecciones en que resultó triunfador Madero, quien finalmente fue asesinado por Victoriano Huerta.  

Veamos si López Obrador sigue los dictados de Madero, que es uno de sus héroes, pero el dictamen de los Diputados,  es turnado al Senado y ya dijeron los Senadores, que no pasará de la forma que esta planteado, pues por ningún motivo permitirán, que aparezca en la boleta del 2021, el nombre de Andrés Manuel López Obrador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *