0 3 mins 1 mes

David Saucedo

Dice el dicho que antes de guardar los billetes hay que contarlos y antes de firmar un papel hay que leerlo. Al parecer la militancia panista ya contó y leyó, pues comenzó la colecta de firmas para postular a LALO LÓPEZ MARES, actual secretario general, como próximo presidente del PAN en Guanajuato. Disciplinado como siempre ha sido en su trayectoria política, es de suponer que, si Lalo lanzó a sus operadores a recabar firmas en su favor, es porque ya cuenta con el visto bueno y aprobación de la nomenclatura azul. Luego entonces, ¡HABEMUS PRESIDENTUM DEL !

Su elección sería el mismo día en el que el panismo de Guanajuato votaría en masa por Marko Cortés, que casi con toda seguridad arrollará a Adriana Dávila y a Gerardo Priego en la contienda por la presidencia nacional del blanquiazul. Luego de algunos amagues iniciales el ex gobernador Miguel Márquez tocó retirada. No buscó más queso, sino salir de la ratonera, pero no sin antes manifestar su rechazo a la candidatura de Marko. De no instrumentar una operación cicatriz en breve, esta situación dinamitará las posibilidades de que los candidatos de MMM pasen la aduana de la poderosa comisión permanente nacional en el proceso de selección de candidatos del 2024.

A menos que surja algún espontáneo, la de Lalo López Mares sería una candidatura de unidad. El manual de operación política azul nos indica que dentro de poco se difundirá profusamente la hagiografía de Lalo y será aislada y neutralizada cualquier muestra de descontento u oposición. En el PAN se avizora una sucesión tersa y sin aspavientos (no es pedrada para nadie, eh).

En hora buena pues. Alea iacta est.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *