0 4 mins 2 meses

David Saucedo

EL CASO DE JORGE ROMERO

Todo parece indicar que el gobernador Diego Sinhue, por enésima ocasión, volvió a tragarse enteramente una nueva sarta de mentiras del fiscal Carlos Zamarripa. En esta ocasión, sobre los enjuagues que realizó la Fiscalía para dejar en libertad a Jorge Romero. El Fiscal conoce bien la pata de palo del gobernador y basta con envolver este (y muchos otros casos) en un empaque de aparente pulcritud jurídica para que el gobernador le compre lo que sea.


La estrategia del gobierno estatal es simple. En primer término aplazaron la liberación del acusado 24 horas, para medir el impacto en medios, luego de la conferencia de prensa que dio una de las víctimas.  Y también para evitar que el tema se discutiera en la conferencia mañanera que AMLO dio en Guanajuato el viernes por la mañana.  Así las cosas, Romero fue liberado el viernes por la tarde. Los estrategas de comunicación del gobierno calculan que la nota «se morirá» el fin de semana y que basta con aguantar la metralla un par de días. Así han operado en otras circunstancias y lo cierto es que les ha funcionado. En paralelo, reforzarán la campaña de rumor en contra de la honra de las víctimas, para minar su credibilidad. También buscarán voces de algunos abogados que hablen en favor del trabajo de la Fiscalía en este caso. Se trata de una jugada de pizarrón.

Pero hay factores que están fuera del control de las autoridades estatales. Los medios nacionales van a continuar con el seguimiento de la nota (en horario triple A). En el Senado y en la Cámara de Diputados federal se emitirán puntos de acuerdo para pedir la revisión del caso y la recaptura de Romero. Las legisladoras panistas serán confrontadas y exhibidas en el caso de que voten en contra. Un segmento de diputadas, líderes y simpatizantes de a pie de Acción Nacional harán público su descontento con el desempeño de la Fiscalía. El tema subirá entre semana a una conferencia mañanera, en donde AMLO dirigirá sus baterías nuevamente contra Zamarripa. Cuando más jóvenes salgan a denunciarlo públicamente y ante las posibles imprudencias que Romero cometa estando en libertad, a finales de semana el cuarto de guerra del gobernador deberá tomar una decisión final. Y solo hay de dos sopas:

A) Recapturar a Romero

B) Dejarlo en libertad, con un elevado costo de imagen para el gobierno estatal

Quizá la definición final provenga de los resultados de la encuesta que el staff del gobernador deberá levantar el próximo fin de semana para medir el desgaste que para entonces habrá sufrido el gobernador Diego Sinhue ante la opinión pública. Es posible que  el propio Marko Cortés presidente nacional del PAN, se vea obligado a pedir la reaprehensión de Romero, si el tema le empieza a restar puntos a su partido con miras a las contiendas electorales del próximo año.

Sería muy lamentable que se hiciera justicia debido a cálculos político-electorales y de imagen. Pero en el Guanajuato de hoy en día, es la única opción real y a la mano para Regina y María José. Sin importar cual sea el resultado, ellas han demostrado tener el valor y la fuerza para seguir adelante, luego de haberse topado en su camino con un violador serial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *