0 18 mins 1 mes

Busca expulsar a Carlos Arce, de la generación que logró la alternancia en Guanajuato, además de otros 64 militantes “por apoyar a otros partidos”

El PAN de Guanajuato decidió iniciar procedimientos de expulsión de 65 militantes de siete municipios alegando deslealtades y ataques a la dirigencia local, solo unas semanas antes de que termine el periodo de Román Cifuentes Negrete como presidente del partido, el dirigente que acató las designaciones por «dedazo» a candidatas y candidatos a cargos públicos en la pasada elección, decisiones que dejaron fuera a panistas para reservar los espacios a integrantes de otros partidos cooptados por Acción Nacional.

Entre los panistas que ahora tendrán que enfrentar el proceso de expulsión del partido se encuentra Carlos Arce Macías, uno de los fundadores del PAN en el municipio de Guanajuato, por las críticas que ha hecho públicas a la gestión de Alejandro Navarro Saldaña al frente del ayuntamiento capitalino, además de señalar que actualmente el partido en el estado se ha alejado de los procesos democráticos al interior que han terminado en la designación de personajes como Navarro, lo que violenta la doctrina del partido.

Con casi 35 años de militancia en el PAN, a Arce Macías le tocó ser oposición en Guanajuato, siendo regidor destapó la corrupción del entonces alcalde priista Eduardo Knapp, quien se asignó contratos de obra pública, y con cargo en el Comité Directivo Estatal (CDE) defendió resultados ante fraudes electorales antes de la llegada de panistas al gobierno estatal, pero ahora por no convalidar al cuestionado Alejandro Navarro la comisión permanente del PAN en el estado pretende expulsarlo del partido.

A petición de «militantes de Guanajuato», según declaró el presidente del CDE Román Cifuentes Negrete, es que se inició el procedimiento con la acusación de «deslealtad democrática», solicitud que fue aprobada de manera unánime por quienes integran la comisión permanente.

En el portal oficial del CDE del PAN aparecen 38 panistas como integrantes de la citada comisión, en la que se incluye a la esposa de Navarro, Samantha Smith Gutiérrez, además del gobernador, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, la secretaria de Gobierno, Libia Denisse García Muñoz Ledo, y el mismo procurador de los Derechos Humanos del Estado, Vicente Esqueda Méndez.

Ilustración Pinche Einnar

Los comentarios de Carlos Arce Macías en sus redes sociales son la base para que panistas de Guanajuato promuevan su expulsión. Entre las publicaciones que ha compartido hay imágenes como que Alejandro Navarro es el peor presidente de la historia.

«Para optar por reelegir o no a Navarro, solo hay que revisar su gestión. Si reprueba, solo los tontos votarán por él». También compartió en la columna semanal que publica el diario a.m. el por qué no votaría por el PAN en el pasado proceso electoral, texto que se mostró por la comisión permanente como prueba de esa «deslealtad democrática».

Alejado de cargos públicos desde hace décadas, el también investigador del Centro de Investigación y Docencia Académica (CIDE) es uno de los fundadores del Observatorio Ciudadano de Guanajuato, que nació durante el trienio del priista Edgar Castro Cerrillo, desde donde han surgido y se ha dado seguimiento a denuncias de la ciudadanía en las que se presumen actos de corrupción, tal es el caso del llamado «Arañazo», un camino irregular que se abrió en zona de conservación ecológica en el predio conocido como Quinta Marfil que beneficiaría al suegro de Navarro: Guillermo Smith.

«Adopta» PAN candidatas y candidatos de otros partidos

Para la jornada electoral del pasado 6 de junio, el PAN llevó a las boletas a militantes del PRD y del PRI, a pesar del descontento que surgió entre los panistas locales, pero que están impedidos a manifestarlo de manera pública sin ser sujetos a procedimientos como los que ahora enfrentan 65 panistas.

Con el empuje del exgobernador Miguel Márquez Márquez, los experredistas Claudia Silva Campos, Jorge Ortiz Ortega y Grecia Pantoja dejaron el partido que los llevó a un cargo público para buscar otro bajo las siglas de Acción Nacional.

Claudia Silva Campos se convirtió en la candidata del PAN a la alcaldía de Acámbaro, municipio donde la elección de 2018 mantuvo al PRD como segunda fuerza política y Acción Nacional había sido desplazado a la tercera fuerza. La todavía diputada local que llegó como plurinominal con la bandera de perredista apoyó a la fracción panista desde la presidencia de la comisión de Derechos Humanos para consumar la llegada de Vicente Esqueda Méndez a la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado, el primer militante panista en el organismo.

Fotografía especial

Otro que abandonó a su partido poco antes del fracaso electoral del 6 de junio fue Jorge Ortiz Ortega, perredista que fue regidor en el ayuntamiento de Moroleón, luego secretario de Ayuntamiento durante la gestión de Juan Guzmán y dos veces alcalde con la bandera del Partido de la Revolución Democrática.

A Jorge Ortiz el PAN le dio la candidatura a diputado local por el distrito XX, dejando de lado a los militantes con trayectoria partidista de Moroleón, Uriangato, Yuriria, Santiago Maravatío y Salvatierra, también se le permitió imponer como candidata a la alcaldía de Moroleón a una de sus más cercanas colaboradoras: Grecia Pantoja, quien perdió la elección en la que resultó ganadora Alma Denisse Sánchez Barragán, hija de Alma Rosa Barragán, asesinada durante un acto proselitista.

Fotografía Especial

Del PRI, Acción Nacional importó a Adrián Hernández Alejandri para la presidencia municipal de Dolores Hidalgo. El ahora ex priista fue alcalde de 2012 a 2015, luego el PAN obtuvo el triunfo con Juan Rendón López, pero perdió en su intento de elección consecutiva en 2018. Para el proceso 2021, otra vez Miguel Márquez Márquez medió para que Acción Nacional designara a un priista como candidato.

Fotografía Especial

Miguel Márquez acompañó a las candidatas y candidatos adoptados durante la campaña, y tres de los cuatro ganaron la elección del 6 de junio pasado.

Por un lado, la dirigencia estatal panista validó la cooptación de militantes de otros partidos, pero por el otro decidió iniciar procedimientos para expulsar a aquellos que criticaron las formas que ha adoptado el partido en Guanajuato para asignar candidaturas.

Caso Arce Macías

Carlos Arce Macías es militante panista desde el 1 de junio de 1987, de acuerdo con el padrón nacional del PAN, antes de que el instituto político llegara al Gobierno del Estado. El abogado, investigador y político ha desempeñado cargos públicos a nivel municipal, estatal y federal, aunque en los últimos años se ha dedicado a la docencia.

Los presuntos actos de corrupción con los que se ha manejado el gobierno de Alejandro Navarro Saldaña han sido señalados por parte de Carlos Arce, quien desde una corriente crítica dentro del PAN cuestionó a la dirigencia por validar la elección consecutiva del cuestionado alcalde «tiktokero».

«El PAN siempre combatió el gobierno de dádivas y regalos del PRI; Navarro lo resucita ¡Vergonzoso!», dice una de las publicaciones que hizo el panista después de que se denunciara ante las autoridades electorales que durante la campaña el actual alcalde usó recursos públicos para la compra del voto con la entrega de calentadores solares, estufas ecológicas y otras dádivas que provenían de los programas sociales.

Carlos Arce. Fotografía Especial

Durante su participación en la videocolumna de los martes del periodista Arnoldo Cuéllar para POPLab, Carlos Arce Macías comentó que en las columnas que ha escrito y publicado en su blog personal y en el diario a.m. solo planteó su opinión del deterioro del PAN en Guanajuato.

«Di todos los argumentos de por qué no iba a votar por el PAN: el PAN siempre combatió la compra de voto, y mis compañeros compraban votos, la entrega de calentadores solares, estufas ecológicas, láminas, de todo».

Hace unos días, el panista recibió la notificación del proceso que se inició para expulsarlo del partido por «deslealtad», simplemente por expresar públicamente que Navarro no ha tenido un buen desempeño como presidente municipal, también por criticar que el partido olvidó sus orígenes y la democracia al interior que lo caracterizó desde su fundación.

«Realmente yo nunca pensé que llegaran a estos niveles, en relación al pensamiento crítico que se pudiera desplegar sobre las actuaciones del partido… Lo que les molesta es que alguien les critique la gestión del alcalde, sobre todo que un panista se atreva a criticar la gestión del señor Navarro», comentó Carlos Arce en entrevista.

Para la comisión permanente, los comentarios de Arce Macías le construyen «mala fama» al PAN, al evidenciar asuntos como la violación a la Ley en la que incurrió Alejandro Navarro cuando decidió cortar el servicio de Megacable a más de 17 mil habitantes de la zona sur de la ciudad porque la empresa de telecomunicaciones no pagó el derecho del uso de la vía pública para la colocación del cableado, aunque el gobierno municipal se mantiene tolerante con Telecom, empresa que debe más de 100 millones de pesos por el mismo concepto.

Intolerantes a la crítica

El PAN que hace más de tres décadas defendía la democracia interna, en el que se desarrollaban «debates en serio» ya no existe en Guanajuato porque ahora solo puedes hablar en reuniones internas, pero no existe el espacio para que se pueda dar el intercambio de ideas, expuso Carlos Arce.

Previo a que le notificaran sobre el procedimiento de expulsión, el panista no recibió ningún tipo de llamamiento, por eso es que le sorprendió el escrito que recibió hace unos días, donde se le informa que puede ser expulsado del PAN, pero que podrá defenderse.

Arce Macías planteó que desde la comisión permanente del PAN se intenta violentar uno de los derechos humanos fundamentales que está instaurado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos: la libre expresión de las ideas.

De acuerdo con Román Cifuentes, el PAN no es intolerante a las críticas, pero Carlos Arce incurrió en violaciones graves a los estatutos del partido.

«No hay intolerancia, el PAN tiene canales de expresión, de diálogo interno, el tema de él (Carlos Arce) cayó en el supuesto de llamar en contra de uno de los candidatos del PAN, eso fue lo que se detectó. Carlos va a ser llamado a defenderse como tal, lo van a escuchar todo lo que en su derecho quiera argumentar».

En los estatutos del PAN, en el artículo 13, habla de las amonestaciones y sanciones que se aplicarían a sus militantes en caso de indisciplina. El instituto político plantea los siguientes castigos: amonestación, privación de cargo partidista, cancelación de precandidatura o candidatura, suspensión de sus derechos partidistas, inhabilitación para ser dirigente o para una candidatura y la expulsión.

A un militante del PAN se le puede expulsar, según los estatutos, cuando de manera reiterada incumpla con sus funciones como dirigente o funcionario público o sea desleal al partido, pero también la fracción VI del artículo 13 establece otro motivo para la expulsión:

«…así como por ataques de hecho o de palabra a los principios y programas del partido, fuera de sus reuniones oficiales…» -aquí le sigue una frase que el Tribunal Electoral del Poder de la Federación declaró inválida desde 2011 pero que sigue escrita en los estatutos del partido- «por acciones o declaraciones que dañen gravemente a la institución».

Es precisamente este «daño grave» al que alude la notificación que recibió Carlos Arce de la comisión permanente para expulsarlo del partido por los siguientes hechos:

«Opiniones y comentarios que incitan a la ciudadanía a emitir su voto en contra del PAN y su candidato a presidente municipal de Guanajuato, así como propaganda negativa en Facebook en contra del PAN, reiterada, masiva y sistemática demeritando la imagen del PAN».

Román Cifuentes Negrete. Fotografía Especial

En el escrito aparecen como agraviados el PAN, como instituto político, y Alejandro Navarro Saldaña porque, según la comisión permanente, Carlos Arce ha imputado «hechos o delitos falsos» a Navarro en comentarios en sus redes como el siguiente:

«SE LOS DIJE: Pero esta historia no ha terminado. El alcalde está metido en un problema porque cometió un delito… y se videograbó y publicó todo en FB. Los populistas pierden fácil la cabeza y el decoro».

El comentario de Arce en redes sociales lo hace acompañado de una nota en la que se informa sobre el corte que hizo Alejandro Navarro de la señal de Megacable, acción que, efectivamente, transmitió en vivo por sus redes sociales asegurando que en Guanajuato capital nadie está por encima de la Ley.

Ahora Carlos Arce tendrá que defenderse ante la Comisión Disciplinaria del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, aseguró Román Cifuentes en entrevista cuando se le cuestionó si la posible salida de uno de los fundadores del PAN en Guanajuato capital no perjudica al partido.

«Yo creo que aquí lo más importante es, de cierto modo, analizar todos los supuestos que encuadran en la falta… No tenemos permitido hablar de los temas, pero como él mismo lo ventiló ya estamos hablando», manifestó Cifuentes Negrete.

Para Román Cifuentes «atacar las decisiones de la dirigencia del PAN y a uno de sus candidatos» es motivo suficiente para pedir que se obligue a Arce a salir del partido.

Durante la videocolumna de Arnoldo Cuéllar para POPLab se recordó que el ex presidente Vicente Fox Quesada -guanajuatense- llamó públicamente a no votar por la entonces candidata a la presidencia de la República, Josefina Vázquez Mota, y hacerlo por el priista Enrique Peña Nieto, sin que se le haya iniciado ningún proceso de expulsión.

Fox quedó fuera del padrón nacional del PAN meses después de la elección de 2012 cuando por voluntad propia no acudió a reafiliarse como militante, pero nunca por sus expresiones.

Carlos Arce sostuvo que mantendrá su defensa para no abandonar el partido al que se afilió desde hace más de tres décadas, basado en principios como construir buenos gobiernos y combatir la corrupción.

«Claro que me interesa defenderme y mantener la militancia. Más bien, me interesa defenderme y cuidar al panismo que es otra cosa diferente a la militancia panista o a ser miembro del PAN, porque ahorita habemos muchos miembros del PAN, el señor Navarro es miembro del PAN, pero el panismo es otra circunstancia: son una serie de principios de doctrina, aceptación plena de la democracia como un método para mejorar a la sociedad».

Román Cifuentes Negrete aseguró que así como el proceso contra Carlos Arce Macías, la comisión permanente determinó que se debe expulsar a otros 64 militantes de otros municipios por apoyar en campaña a otros partidos políticos. Sin revelar nombres, dio a conocer que son panistas de Ocampo, Villagrán, Jaral del Progreso, Uriangato, San Francisco del Rincón y Comonfort.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *