7 mayo, 2021

Juventino Rosas nació y vivió siete años en Santa Cruz

Víctor Manuel García Flores

   Cómo hoy lunes 25 de enero de este año, nació Juventino Rosas, el mejor compositor mexicano de música clásica, autor del internacional vals Sobre las olas. Es el 153° Aniversario del Natalicio de Juventino Rosas Cadenas,

Juventino Rosas Cadenas

   José Juventino Policarpo Rosas Cadenas, Juventino Rosas Cadenas, o más popular como Juventino Rosas, nació en el pueblo de Santa Cruz, estado de Guanajuato, México, el 25 de enero de 1868; y falleció en Surgidero de Batabanó, municipio de Batabanó, Provincia de La Habana, Cuba, el 9 de julio de 1994. Fue un músico, compositor, violinista y director de orquesta, de música clásica. Compositor del internacionalmente conocido y escuchándolo todavía, durante más de un siglo, el vals Sobre las olas. El mejor compositor mexicano de la música clásica, de los siglos XIX al XXI.

El Pueblo de Santa Cruz

     El pueblo de Santa Cruz, del estado de Guanajuato, en México, a mediados del siglo XIX; era conocido por la fabricación en pequeños talleres familiares, de instrumentos musicales de cuerda, pero, no únicamente guitarras se hacían en el lugar, sino también violines y arpas, entre otros instrumentos. Por tal motivo, no era de extrañarse que, en algunas de las familias de la población imperara un ambiente musical.

Tal fue el caso de la familia Rosas Cadenas, cuyos miembros llegaron a dominar algún instrumento musical o el canto. Y fue en la casa, el hogar de esta familia, en la tercera cuadra de la calle La Purísima, de la manzana 9 del cuartel número 3, al norte de la Plaza de Armas del pueblo; en donde un 25 de enero de 1868, nació el mestizo José Juventino Policarpo Rosas Cadenas, en  el  pueblo  de  Santa  Cruz,  del  estado  de  Guanajuato, en México; hijo de Jesús Rosas Rosas, indígena otomí, y Paula Cadenas Alcocer, mestiza, de sangre de español-vasco y mestiza mexicana. Juventino Rosas Cadenas, mejor conocido solamente como: Juventino Rosas, compositor del inmortal vals Sobre las olas; considerado por muchos, como el mejor compositor mexicano de música clásica del siglo XIX al siglo XXI.                  

Juventino Rosas Cadenas, nació en la casa del actualmente número 314 de la hoy calle Juventino Rosas, de la antes calle La Purísima, lugar que ahora ocupa el Auditorio Municipal y Museo Juventino Rosas, en la actualmente ciudad de Santa Cruz de Juventino Rosas, Guanajuato.

Según el acta de fe de bautismo del compositor santacrucense, que se encuentra en la notaría parroquial del Templo de la Parroquia de La Santa Cruz de su ciudad natal; en el libro 25, volumen 31, página 213, de los años 1863-1868, se constata que, fray Lorenzo Juárez bautizó al pequeño José Juventino Policarpo, hijo de Jesús Rosas y Paula Cadenas. 

Familia Rosas Rosas

     Los abuelos paternos de Juventino Rosas Cadenas, fueron José Antonio Rosas y María Luisa Rosas; ambos eran indígenas otomíes, nacidos alrededor de La primera década o en la década de los diez del siglo XIX, aún en la Colonia de la Nueva España; en la zona de la Sierra de Codornices, entre las poblaciones de El Jagüey, El Bordito, Mesas de Acosta y la Tinaja, del pueblo de Santa Cruz. Aproximadamente, se casaron a inicios de la década de los treinta del siglo XIX, ya en el México Independiente.

     Los indígenas José Antonio y María Luisa, se casaron y tuvieron a dos hijas en El Jagüey, a María Epifania Rosas Rosas y a María Petra Rosas Rosas, cuando allí trabajaban en el campo. Después llegan a vivir y trabajar de peones en campo de haciendas, en el pueblo de Santa Cruz; y en este lugar, nacieron su hija María Antonia Francisca Rosas Rosas, en 1835 y José Juan Francisco de Jesús Rosas Rosas, el 15 de junio de 1836; quien sería después el padre de Juventino Rosas, conocido simplemente como Jesús Rosas Rosas. 

Familia Cadenas Adarraga

      En Madrid, de los oidores del Reino de España, se comisionó a un trabajador que tenía como deber verificar los trabajos encomendados por la audiencia real, en la villa y municipio de Hernani, de la provincia de Guipúzcoa, en la comunidad vasca. De este trabajador, Apolonio Cadenas, no se conoce con precisión su origen, pero se cree que era nativo de Castilla-La Mancha o Cataluña. Español de apellido Cadenas y de nombre Apolonio, llegó soltero a Hernani, cumpliendo con la comisión que le enviaron desde Madrid; en Hernani,  llegó a enamorarse de una joven mujer, de la cual no se encontró su nombre, solo su apellido, Adarraga. Los dos se casaron y en su familia Cadenas Adarraga, tuvieron tres hijos varones nacidos en Hernani: José Cecilio Apolonio Cadenas Adarraga, José Guillermo Cadenas Adarraga y José Genaro Cadenas Adarraga. Pero tras la guerra de sucesión española que causó una profunda crisis en el País Vasco y sin tener ya un trabajo seguro en Hernani; Apolonio Cadenas,  decidió emigrar junto a su familia, teniendo como destino la ciudad de Celaya, en la Nueva España, ya que, varios familiares de su esposa, ya se encontraban establecidos allí y con cierta solvencia económica gracias a sus diversos comercios en la región del bajío;  y de esta manera, la familia Cadenas Adarraga, José Cecilio Apolonio, José Guillermo y José Genaro, junto a sus padres, llegaron a Celaya, entre 1797 y 1798.

     Estando en Celaya, en el centro de la Nueva España, Apolonio Cadenas, el padre de los hermanos Cadenas Adarraga, con apoyo de los familiares vascos de su esposa, logró establecer su propio negocio. Sus hijos José Cecilio Apolonio, José Guillermo y José Genaro fueron creciendo y apoyando en el comercio a sus padres, todo esto, a principios del siglo XIX. Sin embargo al mayor, José Cecilio Apolonio, por familiares Adarraga que se dedicaban a la agricultura en tierras que rentaban a haciendas de diversos españoles de la zona, comenzó a adentrarse en esta actividad, que pronto le traería dividendos.

     Ya siendo adulto, a José Cecilio Apolonio Cadenas Adarraga, le llegó el amor por una mujer joven que era mestiza, María Jacinta Alcocer, hija de un español y de una mestiza. José Cecilio Apolonio y María Jacinta se casaron, y pronto formaron un hogar gracias a la actividad agrícola que éste desempeñaba, la cual prosperó de gran manera. El matrimonio Cadenas Alcocer tuvo diez hijos, cinco de estos hijos nacieron en Celaya, una de ellos fue María Paula Pascuala Cadenas Alcocer, que después en el pueblo de Santa Cruz sería la madre de Juventino Rosas Cadenas.

Familia Cadenas Alcocer

      Los abuelos maternos de Juventino Rosas Cadenas, fueron José Cecilio Apolonio Cadenas Adarraga y María Jacinta Alcocer, el abuelo era español-vasco y la abuela era mestiza mexicana. Nacido Apolonio en la última década del siglo XVIII, en España y nacida Jacinta en la primera década del siglo XIX, aún en la Nueva España; Apolonio Cadenas Adarraga, nació en en la villa y municipio de Hernani, de la provincia de Guipúzcoa, en la comunidad vasca de España y Jacinta Alcocer, nació en la muy noble y leal ciudad de Celaya, urbe perteneciente a la intendencia de Guanajuato en México. La familia Cadenas Alcocer, dejan de vivir en Celaya, por comprar terrenos agrícolas entre Santiago de Cuendá y el pueblo de Santa Cruz ya siendo avecindados en Santa Cruz en 1830, ya en el México Independiente, llegan a radicar en este lugar, dedicándose a la agricultura y la ganadería. Apolonio Cadenas, estando viviendo ya en su terreno de Santa Cruz, ya con su esposa Jacinta Alcocer; cuyo matrimonio tuvo en total 10 hijos, 6 mujeres y 4 hombres; los cinco primeros, nacieron en Celaya; y de los cinco últimos, si hay actas de fe de bautismo, entre 1832 y 1842, nacidos y registrados.

       Los hijos de origen español-vasco y mestizo-mexicano de Apolonio y Jacinta, fueron: María Guadalupe Cadenas Alcocer, José Antonio Cadenas Alcocer, José Apolonio Cadenas Alcocer, María de Jesús Cadenas Alcocer y María Paula Pascuala Cadenas Alcocer, estos primeros nacidos en Celaya, pero no se encontraron sus fechas de nacimiento; José Dionisio de Jesús Cadenas Alcocer en 1832, María Petra Rafaela Cadenas Alcocer en 1835, José Cecilio Guadalupe Cadenas Alcocer en 1838, María Luisa Cadenas Alcocer en 1840 y María Camila Carmen Cadenas Alcocer en 1842, estos últimos nacidos y registrados en el pueblo de Santa Cruz. María Paula Pascuala Cadenas Alcocer, quien sería la madre de Juventino Rosas, era mejor conocida como Paula Cadenas Alcocer. Económicamente mejoró mucho la familia Cadenas Alcocer, pues Apolonio Cadenas la compra y llegan a vivir en la hacienda de San Antonio y en la política llega a ser un español-vasco que fue alcalde del pueblo de Santa Cruz.

Jesús Rosas Rosas y Paula Cadenas Alcocer

  Ya se sabe que Jesús Rosas Rosas, era indígena otomí, de origen pobre, y Paula Cadenas Alcocer era mestiza, de origen español y mestizo, de estatus económico elevado. Pero ellos llegan a ser novios y se enamoran, por lo que, quieren casarse a los probables 20 años de Jesús y al parecer los 26 años de Paula, alrededor de 1856. Infortunadamente, Apolonio Cadenas, el español-vasco padre de Paula Cadenas Alcocer, le prohíbe esa relación, con un indígena, que además Jesús era simpatizante liberal y republicano, mientras que, Apolonio Cadenas era un fiel miembro de la corriente conservadora y proactivo simpatizante del imperialismo; impidiéndole a su hija salir sola fuera de su casa grande de la hacienda de San Antonio. Pero Paula, para continuar con su noviazgo, con apoyo de sus hermanas y su deseo de contraer matrimonio, al parecer, huye con Jesús Rosas a casarse en otra parte, pues en el pueblo de Santa Cruz, no se encuentra ninguna acta de fe de su matrimonio; aunque, posteriormente se sabe que retornaron al pueblo. Por su enojo del indígena republicano y por poco amor a su tercera hija, el rico español-vasco Apolonio Cadenas, rechazó a su hija Paula, que no volvió a ser bien aceptada en la que antes fue su casa.

  Algunos de sus hermanos y su hermanas de Paula la visitaban, fueron algunos de los padrinos de sus hijos y a veces llevarle alimentos, pero todo a escondidas de su padre; por esa razón, la rica familia Cadenas Alcocer, se desentiende en gran medida de solventar económicamente a Paula Cadenas, dejándola en una situación de carencia, que siempre mantuvo de allí en adelante.

 No se sabe mucho al respecto de los padres y hermanas de Jesús Rosas, pero finalmente, solo se sabe que en el resto de su vida, Jesús continuó con amor, pero pobreza, con su esposa y sus futuros hijos. Sin saberse de que manera, Jesús Rosas Rosas y Paula Cadenas Alcocer, después de casarse y regresar a vivir en el pueblo de Santa Cruz; habitaron en una humilde casa que se convirtió en el hogar de su familia, en la tercera cuadra de la calle La Purísima, de la manzana 9 del cuartel número 3, al norte de la Plaza de Armas del pueblo de Santa Cruz; en el lugar en donde, nacieron sus ocho hijos, tres mujeres y cinco hombres.

 Aproximadamente, de 1856 a 1862, Jesús Rosas, como siempre, continuó trabajando de peón en el campo de algunas haciendas; con seis años de casado y ya habiendo nacido cuatro hijos; de los cuales, infortunadamente, fallecieron tres de ellos. Jesús Rosas Rosas decidió en 1862, que sería el último año que trabajaría de peón en los campos de agricultura y ganadería; pues de 1862 a 1867, se integra por medio de la leva, a la milicia, como soldado liberal republicano y músico de la banda militar de su regimiento, combatiendo en la guerra contra la intervención francesa, la cual enfrentó con tan solo 26 años; Jesús Rosas no se desentendió de su familia, a la cual, iba a visitar, cuando sus actividades en la milicia se lo permitían, regresando a casa para estar con su  esposa e hijos. Así, Jesús encontró su verdadera vocación, ser músico, lo cual prefería por mucho, antes que regresar de peón a los campos de agricultura o ganadería.

Familia Rosas Cadenas

  Jesús Rosas Rosas, ya con su esposa Paula Cadenas Alcocer; tuvieron en total 8 hijos, 3 mujeres y 5 hombres; todos nacidos en el pueblo de Santa Cruz, en Guanajuato. Se sabe que 5 hermanos, 2 mujeres y 3 hombres: María Lucía Concepción Rosas Cadenas (1858), María Nestora Carmen Rosas Cadenas (1859), José Victorio Concepción Rosas Cadenas (1862), José Victoriano Ruperto Rosas Cadenas (1864) y José Serapio de Jesús Rosas Cadenas (1869), fallecieron, con menos de un año de vida cada uno de ellos.

      Solamente, vivieron hasta su juventud, 3 hermanos de ellos, 1 mujer y 2 hombres: María Matilde Concepción Rosas Cadenas (1866), José Manuel Abraham Rosas Cadenas (1861) y José Juventino Policarpo Rosas Cadenas (1868); mejor conocidos como Matilde Rosas Cadenas, Manuel Rosas Cadenas y Juventino Rosas Cadenas.                                             

      Juventino Rosas Cadenas nació en un hogar humilde, hijo de un padre indígena otomí y una madre mestiza; él y sus hermanos eran mestizos, descendientes tanto de indígenas otomíes como de español-vasco y mestiza-mexicana; sus padres fueron Jesús Rosas Rosas y Paula Cadenas Alcocer y sus hermanos que llegaron hasta una edad adulta Manuel Rosas Cadenas y Matilde Rosas Cadenas. Su padre, cuando nace Juventino Rosas, se acababa de reintegrar al seno familiar, pues era soldado liberal republicano, quien   había   participado   en   la   guerra   contra   la intervención francesa; que había concluido con el fusilamiento de Maximiliano, Miramón y Mejía en el Cerro de las Campanas en Querétaro; Jesús Rosas entró, con las tropas que acompañaron a don Benito Juárez, a la ciudad de México, el 19 de junio de 1867, al restaurarse la República; regresando posteriormente con su familia, a su hogar en Santa Cruz.

      Jesús Rosas Rosas, más que un valeroso soldado, fue un artista, que quizá llegó a la milicia por medio de la leva, más por la música que  por convicción política; se hizo arpista de la banda militar de su regimiento, pero además del arpa tocó la guitarra, el violín y el piano, perfeccionándose bien en los cinco años que estuvo en la milicia.                                                                             

 Al regresar Jesús Rosas a Santa Cruz con su familia, también ejecutaba muy bien el violín, por tal motivo, no era de extrañarse que, por la fabricación en pequeños talleres familiares, de instrumentos musicales de cuerda; le regaló su primer violín color de madera de la sierra y le enseñó a tocarlo, a su hijo Juventino Rosas. Con artistas en la familia, ya que al parecer fue su padre  quien les enseñó los primeros pasos en la música, y en el ambiente musical que imperaba en Santa Cruz; además de su talento innato, no fue difícil que Juventino tocara a los seis años de edad, el arpa y el violín; e integrara junto con su padre Jesús y su hermano Manuel un terceto de cuerdas en 1874. En el grupo terceto, Jesús de 38 años, tocaba el arpa; Manuel de 13 años, la guitarra o el bajosexto; y Juventino de 6 años, el violín; acompañando a su hermana Matilde de 8 años, quien tenía una hermosa voz de soprano; en festejos o fiestas, en su pueblo y en otras localidades rurales o poblaciones de la región del bajío guanajuatense.    

     En Santa Cruz, Juventino Rosas Cadenas y sus hermanos Manuel y Matilde, iniciaron sus estudios primarios, en una escuela, sin encontrar documentos de  cuál sería; al parecer, Juan Galván, fue el maestro de ellos. Dejaron inconclusos la primaria, al trasladarse la familia a la capital del país en 1875.

Nace José Juventino Policarpo Rosas Cadenas

     Según el acta de fe de bautismo del compositor santacrucense, que se encuentra en el archivo de la notaría parroquial de la Parroquia de La Santa Cruz de su ciudad natal, el pueblo de Santa Cruz; en el libro 25, volumen 31, página 213, de los años 1863-1868, se constata que, fray Lorenzo Juárez bautizó al pequeño José Juventino Policarpo, de dos días de nacido; con fecha en el acta de bautismo, del 26 de enero de 1868. Tiene el acta, los nombres de sus padres: Jesús Rosas y Paula Cadenas y de sus padrinos: Antonio Cadenas y Camila Cadenas.

     Con lo anterior, se puede concluir que fue en la casa, que era el hogar de la familia Rosas Cadenas, en la tercera cuadra de la calle de La Purísima, la manzana 9 del cuartel 3, al norte de la Plaza de Armas de este pueblo; en donde un 25 de enero de 1868, nació el mestizo José Juventino Policarpo Rosas Cadenas, en el pueblo de Santa Cruz, del estado de Guanajuato, en México; siendo hijo de Jesús Rosas Rosas, indígena otomí, y Paula Cadenas Alcocer, mestiza de origen español-vasco y mestizo mexicano; mejor conocido, solamente como: Juventino Rosas Cadenas o Juventino Rosas, siendo el compositor del inmortal vals “Sobre las olas”, considerado por muchos, como el mejor músico clásico mexicano del siglo XIX al siglo XXI. 

La emigración

     La crisis económica por la que atravesaba el país de México, después de tantas guerras civiles e intervenciones extranjeras, que dejaron entre otras ramas de la producción, a la agricultura con infortunio, siendo la principal fuente de ingresos de poblaciones rurales como el pueblo de Santa Cruz, del estado de Guanajuato.

     Y en vista de que, al conjunto musical familiar de los Rosas Cadenas, no les dejaba más que lo indispensable para subsistir; lo pensó don Jesús, a tomar la determinación: irse con su familia a la Ciudad de México, esperando que esa gran ciudad, la capital del país, les brindara a él y a su familia, las oportunidades  de  una  vida  mejor  como músicos que  escaseaban  en  su  pueblo.

     Así, reconfortados con la idea de que otros coterráneos, que con anterioridad habían emigrado a la metrópoli y ya se encontraban regularmente bien establecidos, los ayudaran a vivir en la capital. Jesús de 39 años de edad,  Paula de 45 años y sus hijos Manuel de 14 años, Matilde de 9 años y Juventino de 7 años; partieron a la Ciudad de México en 1875, sin volver a venir nunca a su pueblo de Santa Cruz.

    ¿Por qué nunca regresaron a Santa Cruz? Pocos años después, en la década de los ochenta, Manuel, Jesús y Paula fallecieron y Matilde robada por un hombre se fue a vivir al norte de México, sin saber nada de ella. Si Juventino viajó en los noventa, a Estado de México, Michoacán, Nuevo León y Tamaulipas en México; a Texas, Illinois, Nueva York, Nueva Jersey, Carolina Norte, Georgia y Florida en Estados Unidos de América y a todas las provincias de Cuba, en donde falleció; ¿por qué nunca volvió a su tierra, en donde nació? ¿Por qué nunca regresó al pueblo de Santa Cruz a saludar a sus familiares? ¿Por qué nunca compuso una pieza de música clásica a Santa Cruz? ¿Tenía coraje y dolor de su pueblo, por su abuelo materno español-vasco que siendo rico hacendado y político conservador, los dejó humildes a él y a su familia, por tener otra parte de su sangre como  indígena otomí y además por ser liberal su padre? No se sabe, pero Juventino Rosas Cadenas nunca volvió ni le compuso una obra musical a donde nació, al pueblo de Santa Cruz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: