25 febrero, 2021

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

La bancada más obediente

4 minutos de lectura

POPLab

En la última semana, los diputados panistas en el Congreso del estado empujaron con el poder de su número mayoritario dos movimientos que, como es su costumbre, le resolvieron un par de aprietos -o potenciales aprietos- a su jefe, el gobernador

Quienes integran el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional no parecen reconocerse como integrantes de uno de los tres poderes del estado, con una fundamental función de contrapeso, equilibrio e igualdad de nivel para poder desempeñar esos roles, sino como los hacedores de las tareas que encarga y manda el titular del Ejecutivo.

Así lo han demostrado desde hace ya décadas, literalmente. Su acomodo a las prácticas estilo PRI fue vertiginoso: antes de que cerráramos y abriéramos los ojos tras la primera elección en la que se convirtieron en mayoría, los blanquiazules “se adaptaron” a las costumbres del poder establecidas por el priismo, como ya se sabe.Algunas de esas prácticas las mejoraron en su beneficio, y en perjuicio de las y los ciudadanos.Como ejemplo de lo segundo, sonó como un completo sinsentido que la diputada Libia Denisse García usara la frase “no le abona a la rendición de cuentas” para descartar la posibilidad de aprobar cambios en el formato de la presentación del informe anual del titular del Ejecutivo, el que tendría que rendirnos a todas y todos.

O, en su defecto, a quienes elegimos como nuestros representantes parlamentarios, a través del Poder Legislativo en turno.Los grupos parlamentarios del Partido Verde Ecologista y de Morena habían puesto sobre la mesa, a través de dos propuestas de reformas legislativas, el cambio de formato con dos distintos matices, pero coincidiendo en una comparecencia personal del gobernador para analizar, revisar o desmenuzar el contenido del informe entregado al Congreso.

En la mesa de trabajo del lunes de la Comisión de gobernación y puntos constitucionales efectuada en la “Casa Legislativa” que supuestamente es muy transparente y a ello le apuesta, los diputados del PRI se unieron a estas propuestas para someter a votación una comparecencia del gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo si se considera necesario.

Pero, muy en su papel, el panismo en el Congreso descartó inmediatamente esta posibilidad, respaldado además con la opinión de la Coordinación jurídica del gobierno del estado -una oficina que depende del gobernador, por lo que ni siquiera tendría por qué ser consultada como juez y parte, pues- con argumentos como que “el gobernador a lo largo del año rinde cuentas de la administración pública a través de distintos medios”.

Foto: especial

Foto: especial

Si los análisis que hicieron asesores parlamentarios del PAN y abogados de la coordinación fueran un poco más sesudos y respetuosos del sentido común de cualquier ciudadano, evidenciarían por principio de cuentas que mucha de esa “rendición de cuentas” a través de medios se hace manejando con opacidad y discrecionalidad una abultada bolsa de recurso público destinado a la publicidad oficial.

También dirían que este año de austeridad -se reclama un “desaire” del gobierno federal en el tema presupuestal- ese recurso para pagar publicidad será mayor que el del año pasado.

El otro paso fue, por fin, dar “luz verde” al incremento de la deuda estatal, para lo que incluso se consiguió armar la visita de integrantes de la Cámara de la construcción, quienes en medio de la escasez generalizada de la obra pública de gran envergadura, por supuesto que no tendrían objeción en respaldar un crédito que les ha sido presentado como muy prometedor en este rubro.

Aunque se tardó -y esa tardanza les fue reclamada en más de una ocasión por el gobernador- la bancada panista le cumplió a Diego. Como sus antecesores le cumplieron a Márquez (aquellos acataban raudos y sin chistar los encargos de Miguel); como lo hicieron con Juan Manuel Oliva, con Juan Carlos Romero Hicks…

El préstamo se justifica con las buenas calificaciones financieras que tiene la administración estatal, las cuentas alegres, un buen manejo de la deuda.En esta ocasión, la negociación librada logró sumar los votos de las bancadas del PRI, el Partido Verde, el PRD, PANAL y Movimiento Ciudadano.

Sólo los diputados de Morena -con una excepción, la de la legisladora que se dice “ciudadana o externa” Guadalupe Salas- rechazaron el endeudamiento.Ah, sí: también para el cabildeo de votos con la oposición que necesitan, los panistas aprendieron a pintarse solos. Y lo hacen sin pudor.

COMPARTE

 6

...

Verónica Espinosa

@VEROESPINOSAV

Periodista feminista. Corresponsal del semanario Proceso en el Bajío desde 1997. Integrante de la Red Nacional de Mujeres Periodistas y del Colectivo por la Libertad de Expresión de Guanajuato.

Mas reportajes

3 minutos de lectura
3 minutos de lectura
2 minutos de lectura

Deja un comentario