0 6 mins 6 meses

E. Primatesta.

“… Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” (Juan 8:32)

Amantísimos hermanos, tuve que estar en un encierro espiritual y sacudirme a los demonios políticos, que pululan por doquier. Por ello mi ausencia de este medio. Y aunque no lo crean, no es para menos: El demonio anda suelto, da consejos a diestra y siniestra: ¡Sonrían! Pongan “cara de yo no fui”, propongan y “exijan” rescatar a Celaya… Y bueno, con tal mercadotecnia política, la verdad, da sueño y, debe preocuparnos, pues vamos directos a otra engañifa de tales “rescatadores”, entre los que hay uno siniestro y otros, cándidos.

¿Rescatar de las fauces panistas al ciudadano? Bueno, sería más creíble si la oferta viniera hasta del PRI, no de individuos a todas luces oportunistas y, además, con la cobija azul.

Lo que, entre mis ejercicios espirituales y físicos (para no entumirme de tanto adorar), tuve tiempo para pensar por qué los ciudadanos necesitan que otro piense –eso presumen- por ellos con el garlito de: ¡Ya basta! Aunque es verdad que cualquiera en esta ciudad, está cansado de mentiras políticas, de verdades acomodadas al interés de la coyuntura y de tanta corrupción. La verdad, es que como ciudadanos, estamos desorientados y el canto demoníaco, llena nuestros oídos y corazones. Tenemos décadas del mismo discurso: cambio, rescate, ahora sí, juntos podemos, transformación y lo que se le ocurra al más trasnochado polaco o mercadólogos, eso sí, con matices distintos, pero es la misma gata de campanario.

De regreso al mundanal ruido, me encuentro que siempre el monagrillo Polo, dijo que no. Pero con la estrategia de estar tras bambalinas y así, eludir responsabilidad directa y golpeteo, aunque para algunos feligreses, sea incluso, cosa de temor político, que se traduce en una fórmula añeja y aviesa: El nepotismo. Sí, el aludido le dio la vuelta a la candidatura, pero deja a sus familiares y cónyuge, en una posición comprometida, entrarle al baile con la más fea, o sea, la corrupción y todo lo que genera. Sepan ustedes, mis queridos feligreses, que la virtual candidata de MORENA para el municipio, es consuegra de Polo, ello, por supuesto sin querer denostar su calidad de mentora universitaria, pero sí, de poca madurez y no es lo mismo la grilla magisterial, que entrar al ruedo tan veleidoso de la polaca partidista, todo por hacerle el juego al empresario dicho.

Otra situación, es que MORENA estatal, decidió cambiar el género para postular a una fémina, cuando ya había un caballero: Antonio Chaurand Sorzano, con todo y su visible tibieza en lides de grilla, pero, para qué lo dejaron correr. Hay quien me ha dicho en el confesionario –y ya saben, no puedo decir más- que Polo pagó un buen óbolo a un dirigente de alto rango en MORENA, para que sí él no iba, quedara su pariente política (En el sentido del Derecho Canónico, hay parentesco por afinidad, como resulta; no como persona política-partidista). Ojalá no salga el tiro por la culata, al monagrillo transportista.

No faltan los que aseguran, que todo lo que está pasando: La renuncia del Lic. Contreras Ramírez, a su candidatura del PRI, la zancadilla a Chaurand S., y J. Miguel, la pidió el sonrisitas de AN, no quiere ninguna gravilla en el camino. Lo que, mis estimados fratelos, no creo. Por más posible que pudiera ser. Eso sí, la máquina azulalba, anda a todo vapor y bien “engrasada”. El cambio de candidato, en razón de género (Que está en debate jurídico en el IEEG), fue un a$unto de negocios. Nada más.

Me preguntan en los pasillos del Seminario: Hermano, ¿Qué pasa si gana el lobo disfrazado de San Martín de Porres, con todo y su arrolladora sonrisa? Nada, en realidad. Las cosas seguirán igual, de mal a peor. Eso, mientras los ciudadanos no despierten y se den cuenta que ellos son los dueños de su destino social y político, que el Plan del Salvador, nunca ha sido que debemos sumirnos en una especie de esclavitud social, por el contrario, que la Verdad, nos hará libres. Y esa Verdad, es que cada uno debe generar el cambio, no un político como los que se presentan ahora y al menos desde hace treinta años, aquí.

También, me han preguntado por el IEEG y sus actuaciones, y me agarrón en curva, pero para la próxima entrega, con el favor del Creador, daré esa cuenta.

Cuídense, con todo y las vacunas, que por cierto, regresé a tiempo para la segunda dosis y gracias a Dios, aquí sigo en este Valle de Lágrimas. Bendiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *