0 2 mins 1 mes

Arturo Miranda Montero

¡Nomás eso nos faltaba! Una serie de remezones tiene al territorio guanajuatense con el Jesús en la boca.

¿Alguna “autoridad” ha salido a calmarnos? No. Los sorprendidos de protección civil municipales apenas atinan a ver que las fisuras, hoyos y caídas de piedras no afecten más. ¿Alguna explicación o interpretación del fenómeno? Ninguna, salvo los aceleres en las redes sociales que, como es usual, sólo atizan la incertidumbre y hasta el miedo.

Pero, ¿dónde están nuestros dirigentes? Bueno, el gobernador anda de vacaciones europeas disfrazadas de negocios para los de siempre. El solitario de palacio ni se entera; y los municipios, ni pelan nada que no sea gratificarse porque ya terminan y entran los que siguen.

Los políticos andan entretenidísimos en sus juegos. Ya se inventaron una nueva ida a las urnas para partirle el espinazo a la decisión de 2018, so pretexto de otra campaña presidencial para quitarle o amachinarle el cargo al presidente, con lo carísimo e inútil que eso es.

Los partidos juegan a sus juegos. NI siquiera han volteado a ver qué pasa con los jinetes apocalípticos que suman al temblor como nuevo cabalgante sobre nuestros lomos. El panismo, que es el mandón de por acá, confunde la gimnasia con la magnesia: muy mentefacturado, pero en clave retro con el cristerismo yunqueto y el franquismo contemporáneo. Su innovación consiste en encomendarnos a Cristo Rey para que nos libre del comunismo.

Y los gobiernos municipales, simples promotores de sus negocios. Así, pandemia, criminalidad y temblores solo son nuestros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *