0 6 mins 2 meses

Francisco Rodríguez

¡Primero los ricos!

¡Primero Carlos Slim que “nos va a ayudar” a reconstruir el tramo de la Línea 12 del Metro!

Y ya después… los pobres.

Por malhechotes.

Por criminales. Luis Enrique “N”, José Ángel “N”, Julio Fernando “N”, Juan José “N”, Noel Jair “N”, Marco Polo “N”, Antonio “N”, Alberto “N”, Felipe “N”, Édgar Eduardo “N”, y Mario Humberto “N”, soldadores en el tramo que, al colapsar, cobró la vida de 26 personas y daños en la salud y en la economía a casi un centenar más.

A ellos hay que inculpar.

A los soldadores.

No al ahorrativo Slim, quien tal vez dio la orden –como es sabido que siempre instruye– de economizar pernos, tuercas y soldadura.

A quienes hay que condenar es a los trabajadores.

Al tycoon Carlos Slim hay que lavarle la cara.

Tan bueno él.

Tan generoso.

“Nos va a ayudar” a reconstruir el tramo de la Línea 12 del Metro.

“Nos va a ayudar” con la candidatura de Claudia Sheinbaum a la Presidencia de la República.

A los pobres –primero ellos— habrá que enviarlos a prisión,

A Slim –primero él— hay que agradecerle y hasta reverenciarle porque “nos va a ayudar”, como ya nos ayudó cuando le regalamos el Centro Histórico para que lo remodelara.

O como cuando le compramos las cámaras de videovigilancia de tooooda la capital de la República.

O como cuando…

¡Primero los ricos!

¡Primero Carlos Slim!

Cosas de la 4T tan parecidas a la época neoliberal, ¿no cree usted?

El canciller también se beneficia

Inculpar a los soldadores –como antes, cuando los corruptos sólo eran los carteros– también le lava la cara a la otra fichita –perdón, corcholata– Marcelo Ebrard, considerado asimismo precandidote a la Presidencia de la República.

Le lava la cara por el fraude de 49 mil millones de dólares en la construcción de la llamada Línea Dorada del Metro capitalino.

Le lava la cara porque nadie ha podido justificar desde el punto de vista de la obra civil (ingeniería, factibilidad de costos y beneficios, diseño, operatividad, rendimiento, ángulos de trazado, daños, afectaciones agrarias, monto de las indemnizaciones, etc.) la viabilidad de la Línea 12 a Tláhuac.

Así como nadie ha demostrado que hubiera algún grupo social, organización cívica o partido político, asociación de residentes, club de servicio… ¡alguien, por Dios!, que hubiera pedido el tendido del Metro hacia aquel paraje del Altiplano antiguo, como sí había quienes lo exigían hacia Xochimilco.

Incluso, hasta la fecha, nadie se ha puesto la camiseta de la reivindicación por los monumentales actos de rapiña, molestias a la población de Tláhuac durante el período de la obra, daños patrimoniales por la suspensión del servicio, que afecta a más de cuatrocientos cincuenta mil habitantes diariamente.

La Línea 12 tiene todo el perfil de una obra de esas que se llaman “elefantes blancos” que, sin beneficiar gran cosa, pudo haber ya causó una tragedia de proporciones dantescas‎, y que hubiese originado una todavía mayor de no haber suspendido su operación a inicio de la Administración del doctor Miguel Ángel Mancera.

Los soldadores son los culpables, ¿verdad Marcelo?

Indicios

 No sólo los morenistas están urgidos del cambio de gobierno. No en balde ya tienen una baraja de la cual AMLO va a sacar el as. En el PRI también hay quienes ya levantaron la mano para ser considerados en la sucesión presidencial. Veo a tres hasta este momento. Alejandro Moreno Cárdenas, presidente del Comité Ejecutivo Nacional y diputado federal electo; Enrique de la Madrid Cordero, ex secretario de Turismo, y sumándose apenas Alejandro Murat Hinojosa, gobernador de Oaxaca. + + + Una de las primeras figuras públicas de quienes se supo padecían el terrible Covid fue el gobernador de Hidalgo Omar Fayad. Por fortuna pudo vencer al bicho tras difíciles jornadas. Hoy se sabe, empero, que por las secuelas de su padecimiento también hubo de sufrir la extirpación de un lóbulo pulmonar. ¡Ánimo! + + + Es muy probable que para cuando usted esté leyendo estas líneas el titular de la Unidad de Administración y Finanzas de Segalmex, Oscar Navarro Gárate, ya haya presentado su renuncia, luego de haber estado ahí poco más de un año. Esa dependencia que presuntamente debe acercar los mínimos de alimentación a los más necesitados viene arrastrando un fraude de 14 mil millones de pesos desde el inicio de la gestión de su titular Ignacio Ovalle. ¿Se acabó la corrupción? ¿Primero los pobres? + + + Y por hoy es todo. Recuerde que, como siempre, le deseo ¡buenas gracias y muchos, muchos días!

[email protected]

@IndicePolitico @pacorodriguez

[email protected]

@IndicePolitico

@pacorodriguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *