0 4 mins 5 meses

Enrique R. Soriano Valencia

Muchas de las vialidades tienen nombres incorrectamente enunciados. Por ejemplo, hay ciudades con calles que llevan el nombre 2 de abril (así aparece en los rótulos). Como nombre propio debía llamarse Dos de Abril (fecha de una batalle ganada por Porfirio Díaz contra los franceses). ¿No es lo mismo? Desde luego que no. Los números arábigos tienen como función anunciar cantidades (2 pesos; 2 manzanas). Se trata de un adjetivo (no de un nombre). Los adjetivos tienen como función decirnos algo de un sustantivo (de ahí que nos indique la cantidad de algo). Es decir, el dígito es una cantidad. En la fecha nos indica el número de día.
Bajo esa óptica, el rótulo de la calle no tiene sentido. No podría haber como cantidad 2 de algo propiedad de abril. Como hablar de pelotas y, de ellas, 2 (son) de julio (persona llamada Julio, pero con falta de ortografía).

Páginas: 1 2 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *