0 30 mins 2 meses

El líder juvenil, funcionario y diputado inspiró confianza y admiración en sus presuntas víctimas, a la par que propiciaba ambientes relajados y consumo de bebidas embriagantes que terminaron en abusos sexuales, según las denuncias en manos de la Fiscalía General de Guanajuato

Con información de Carmen Pizano

A sus 35 años, Jorge Alberto Romero Vázquez no tenía “un promisorio futuro político”: estaba ya encumbrado en una carrera meteórica y fulgurante que había comenzado desde su adolescencia en el Partido Acción Nacional y que lo llevó a ser dirigente estatal juvenil, funcionario municipal, consejero nacional de su partido e integrante del gabinete del exgobernador Miguel Márquez Márquez, ratificado por el actual Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

Integrante de una familia con presencia social y política en Irapuato; con dotes de orador, presentador carismático, frecuente conferencista motivacional, fue con este perfil político-personal que se acercó e inspiró la confianza y admiración de las dos jóvenes que lo han denunciado públicamente y ante la Fiscalía General del Estado de haberlas violado, en hechos ocurridos en noviembre de 2017 y junio de 2021.

Ambas, reinas de belleza a las que Romero Vázquez invitó frecuentemente a eventos del Instituto de la Juventud Guanajuatense cuando fungían como tales, o convivió socialmente con ellas cuando acudió a distintos eventos, algunas veces en representación del ex gobernador Miguel Márquez. Así consta en crónicas sociales, notas periodísticas, fotografías y archivos.

Ilustración: Pinche Einnar.

Consta también en los relatos que ambas jóvenes hicieron al presentar sus declaraciones en las denuncias por separado que interpusieron ante el Ministerio Público, una en Irapuato y la otra en León, en virtud de que los delitos que se imputan a Romero habrían sido cometidos en estas dos ciudades.

A ambas las contactó tiempo después para invitarlas -por separado- a otras actividades públicas o en encuentros personales, en los que, de acuerdo con el testimonio de las dos, Romero fue persistente en que siempre hubiera bebidas alcohólicas (tequila y mezcal) en esas reuniones y en presionarlas con marcada insistencia a beberlas profusamente.

Así se habrían consumado ambas violaciones, según las declaraciones incluidas en carpetas de investigación iniciadas por la Fiscalía estatal, cuya actuación ha sido señalada por defensoras, movimientos feministas, políticas y otras voces como un acto de revictimización institucional en perjuicio de al menos una de las jóvenes, Regina Irastorza Tomé.

La denuncia de Regina refiere que al salir de una fiesta celebrada el 18 de junio para celebrar el triunfo de Romero en la elección de diputado federal -a la que fue invitada por el propio panista- éste la violó cuando la llevaba en su vehículo, mientras ella se encontraba alcoholizada e inconsciente.

Presto a fungir como diputado federal por Acción Nacional en el Congreso de la Unión el 1 de septiembre (a pesar de que ya estaba interpuesta la denuncia y la FGE integraba la investigación del caso), un exhorto urgente interpuesto por una de las dos víctimas impidió que se consumara el primer acto que lo habría salvado inicialmente de comparecer ante la justicia como presunto responsable de violación.

Pero como ya se sabe, aunque Jorge Romero no pudo sentarse en su curul en la Cámara de Diputados Federal y fue vinculado a proceso como presunto responsable de violación en el caso de Regina, un giro dado por la propia Fiscalía estatal al reclasificar el delito a uno menor (abuso sexual) permitió al panista abandonar la prisión preventiva en la que se encontraba desde hace tres meses y enfrentar un proceso por un delito tipificado como de menor gravedad.

...
LECTURA RECOMENDADA:

Consigue Fiscalía libertad para Jorge Romero al reclasificar delitos y aparece segunda víctimaLEER

Hoy la Fiscalía está nuevamente en la mirada pública, puesto que tendrá que llevar este proceso penal y resolver qué pasará con la segunda denuncia presentada en contra de Romero Vázquez, acusado del mismo delito en contra de María José, quien ha afirmado que, en el 2017, siendo director del Instituto de la Juventud Guanajuatense, la violentó sexualmente en un vehículo en el que ambos viajaban después de haberse reunido por invitación del propio Romero, en el trayecto de Guanajuato a León, después de consumir varias bebidas.

A la amplia resonancia que han logrado las voces de las dos jóvenes, un repudio expresado por feministas y defensoras, se han sumado ya posicionamientos políticos desde el Senado de la República por parte de Martha Lucía Micher Camarena (senadora por Morena) y en el Congreso del Estado por la Junta de Coordinación Política, en voz del panista Luis Ernesto Ayala Torres, ya impostergables ante la actuación de las instancias de procuración de justicia en Guanajuato.

“Vivir en la raya”

Una serie de fotografías que muestran a Jorge Alberto Romero Vázquez impecable en traje azul marino, camisa y pañuelo blanco, acompañada de una frase aspiracional, comenzaron a aparecer en sus propias redes sociales a partir del 13 de julio del año pasado (en plena pandemia), cuando todavía era titular del Instituto de la Juventud Guanajuatense. Indudablemente, iniciaba una sutil pero clara campaña que, se vería después, lo llevaría a la candidatura del PAN a diputado federal.

Hay que decir que la carrera de Romero Vázquez dentro del Partido Acción Nacional y en la administración pública emanada de su partido ha sido tan exitosa como vertiginosa… tanto como lo puede ser su caída.

En las numerosas entrevistas que circulan en redes (muchas de ellas durante su campaña electoral, con tintes propagandísticos), Romero es presentado como “Uno de los 19 jóvenes transformadores de México”, y cuenta de sí mismo que fue jugador profesional de la tercera división de fútbol en Irapuato, que fue educado con jesuitas y que estuvo a punto de ingresar a un seminario para convertirse en sacerdote.

Su lema: “agradece, arriésgate y vive en la raya”, o eso dijo en una entrevista de semblanza que una revista de política y elecciones publicó durante el pasado proceso electoral que culminó el 6 de junio pasado, en el que ganó la diputación federal del distrito 09 de Silao e Irapuato al obtener poco más de 50 mil votos, contra 34 mil de Diana Paco Argüello, candidata de Morena, quien quedó en segundo lugar.

Para ese momento de triunfo, todavía de 34 años de edad (cumplió 35 en agosto pasado), Jorge Romero ya había escalado cimas al interior del PAN y de la administración pública municipal y del estado.

Egresado de la carrera de Derecho de la Ibero en 2008, con maestría en Administración Pública de la Universidad Virtual de Guanajuato, su primer cargo público (o el primero que aparece en su currículum) lo ocupó como coordinador general en la Dirección general de planeación y desarrollo gubernamental de Irapuato en el trienio 2009-2012, cuando fue presidente municipal el panista Jorge Estrada Palero.

Romero contrajo matrimonio con la hija de Jorge Estrada Palero (una ex reina de la ciudad) en 2012.

De la administración municipal, Romero ingresó al gobierno del estado como director de relaciones públicas de EDUCAFIN en 2014. Pero en 2015 dio un salto cualitativo, al ser nombrado por el entonces gobernador Miguel Márquez Márquez como Director del Instituto de la Juventud Guanajuatense, organismo estatal que le abrió también las puertas a una amplia promoción profesional, política y personal, que es verificable tanto en sus redes personales como en las del propio “Guanajoven”.

Como presentador de los propios eventos del Guanajoven, conferencista, entrevistador, maestro de ceremonias, moderador de debates y páneles, la proyección personal de Jorge Romero estuvo siempre en el centro de la difusión oficial del instituto durante el tiempo en que fue su titular.

Al mismo tiempo que construía su carrera dentro del gobierno, Romero hacía lo mismo en el PAN, en las huestes juveniles del partido (al que ingresó desde los 17 años), primero como secretario municipal de Acción Juvenil y después como secretario estatal (de 2011 a 2013). Ya para 2016, era consejero estatal del albiazul.

Actualmente es integrante del Consejo Nacional del PAN.

En noviembre de 2020, Romero Vázquez renunció al instituto y unos días después, comenzó a recorrer colonias y a visitar a irapuatenses y silaoenses, con miras a convertirse en precandidato y luego candidato del PAN a diputado federal por el distrito 09 -lo que consiguió- e hizo mancuerna en la campaña con la actual alcaldesa de Irapuato, la también panista Lorena Alfaro.

En la semblanza que le hizo la revista C&E (Campaings and Elections México) previo a la elección, Jorge Romero respondió varias preguntas en las que se presentó como un candidato que soñaba, entre otras cosas, con una mayor igualdad entre hombres y mujeres; que se inspiró políticamente en personajes como el ex candidato presidencial Diego Fernández de Cevallos como un modelo a seguir; que siempre “sería azul”; lector de Andrés Oppenheimer y Sergio Sarmiento; admirador de Pep Guardiola…

En la misma entrevista, Jorge Romero dijo que la cualidad que más busca en el ser humano es el agradecimiento. Pero fue incapaz de responder cuál es el rasgo que más le desagrada de sí mismo. Dijo admirar a Spiderman como héroe de ficción y que su lugar ideal para vivir sería “siempre cercano a la familia”.

Habla Regina

Ilustración: Pinche Einnar.

Regina Irastorza Tomé conoció a Jorge Romero por relación social y política de las familias, y porque siendo reina de la ciudad y Romero director del Instituto de la Juventud, era frecuente que coincidieran en eventos a los que éste asistía, varios en representación del gobernador Miguel Márquez Márquez.

“Lo conozco de aproximadamente cinco o seis años más o menos; él me invitaba a muchos eventos socio políticos, podría decirse, de cuando él era director del Instituto de la Juventud; acudía en mi papel de reina, además de que su esposa era mi maestra en la prepa, entonces ya de ahí lo conocí, no tenía trato, pero ya lo ubicaba”, narra la propia joven de 24 años en una entrevista con POPLab.

Sin embargo, surge el antecedente de un momento incómodo que Regina vivió aquél entonces con Romero, pero “al que no le di más importancia, nunca pensé que pasaría de allí”: En el año 2017 “me invitó a un evento, un encuentro de jóvenes al que acudió el gobernador Miguel Márquez, fue en la Universidad Incarnate; yo no manejaba y mi mamá me preguntó si iba por mí o me podían llevar a mi casa, le pregunté a Jorge si su chofer me podía llevar al terminar el evento y me dijo que sí”.

Pero al salir del evento, Jorge la invitó junto con otras personas a un lugar (Oasis de la Cruz) “y yo le dije que sí, nunca sospeché nada ni mucho menos”, donde el entonces funcionario pidió una cubeta de cervezas y después tequila. “Y comenzó con un juego como de ‘shot, shot, shot’. Y me di cuenta, porque yo lo tenía enfrente de mí, de que él le daba un traguito y luego tiraba la bebida”.

-¿Qué pensaste cuando te diste cuenta de eso?

“Éramos un grupo como de seis personas, después de ahí yo ya no quise beber, o sea, después de que vi eso… dije ‘no tiene aguante y como que quiere pretender que bebe, pero pues no bebe’. Comimos y todo y yo le pido de favor que si me puede llevar a mi casa; en el trayecto le dice a su chofer que pasamos primero a su domicilio, que Jorge me lleva personalmente a mi casa”. Ella tuvo una sensación incómoda y comentó a Julio, el chofer, que la llevara, pero ante la insistencia de Jorge, “no quise discutir o pelear por lo que pensé que era una estupidez”.

Al ir rumbo a su casa, Jorge le tocó una pierna. “A la hora de despedirme, sentí, tuve la sensación de que quería besarme y no sé, como que yo me puse muy nerviosa; no sé cómo le hice y me bajé muy rápido del coche… como nunca pasó a mayores, como fue como ¡ya pasó! y yo sí le conté a mi mamá, mi mamá sabía… el pensamiento sobre eso siempre fue ‘viejo rabo verde”, dice la joven.

Después de esa ocasión, Regina se fue a estudiar a Guadalajara y no tuvo más contacto con Jorge, quien no obstante la estuvo invitando a algunas actividades en 2020 (cuando ella regresó a Irapuato para seguir sus clases virtuales debido a la pandemia), pero a las que ella no acudió, pues además estaba ya iniciando un negocio propio de comida.

En la campaña a diputado, Romero Vázquez recibió apoyo de la mamá de Regina para financiar o realizar algunos de sus eventos de proselitismo.

Tras las elecciones, ella le mandó un mensaje de felicitación por su triunfo como candidato. Días después, ella y su mamá fueron invitadas a una celebración del triunfo de Jorge que se realizó en un salón propiedad de la propia mamá de Regina, el 18 de junio.

Fue al final de ese evento, ya reunidos un grupo de jóvenes con el candidato, cuando “empezó una dinámica, por así decirlo, de ‘shot, shot, shot’ para celebrar. Jorge me dio un shot, yo lo recibo de su mano y me lo tomo. Me vuelve a dar otro, me lo tomo y recuerdo muy bien que empecé a sentirme mal; a los minutos me dio otro y dijo algo como ‘Regina, otro shot, tiene mucho aguante’ y ya no recuerdo si me lo tomé, a partir de ese momento se me borró la memoria”.

Al día siguiente, Regina despertó en su casa. Las señales de su cuerpo le revelaron una violación, una relación no consensuada. Videos cercanos a su domicilio y otros de cámaras de videovigilancia públicas muestran el vehículo de Jorge Romero en el que fue llevada a su casa, pero también un lapso de tiempo en el trayecto entre el sitio de la fiesta y la casa de Regina, en el que la unidad estuvo parada en el estacionamiento de un club y policías municipales acudieron a verificar si había alguna situación anómala, pero fueron “despachados” rápidamente por el chofer de Jorge Romero, Julio.

ESCUCHA a Regina

Por cierto, en ambas denuncias en las que se implica a Romero como presunto violador, la presencia del chofer es señalada por las dos jóvenes y consta en uno de los videos recabados como datos de prueba. El hombre, contó Regina, tuvo contacto con ella mediante mensajes horas después del presunto abuso (el 19 de junio) para preguntarle cómo se sentía, y después, cuando ella le informó que presentaría una denuncia penal, trató de convencerla de hablar con Jorge Romero “para llegar a un acuerdo”.

En su proceso de denuncia en el Centro de Justicia para Mujeres en Irapuato y sobre la actuación de la Fiscalía estatal -de la que dio cuenta este medio-, Regina concluye con esta experiencia: “ahora me doy cuenta por qué la gente se queja, por qué la gente no denuncia, porque yo, por ejemplo, tengo muchas oportunidades y las ventajas de poder ir si quiero todos los días ahí, a ver cómo está mi carpeta, a hacer presión, a lo mejor no estoy preocupada por mi taxi o por el camión y hay mucha gente que no… se viven mil cosas” y aunque reconoce que en algunas etapas le brindaron ayuda, lamenta la falta de empatía que sintió hacia ella y que vio hacia otras mujeres con las que le tocó coincidir en esta instancia.

Y a esas mujeres, les recordó que “una como víctima tiene derecho a su carpeta, tiene derecho a ver, uno como víctima puede coadyuvar, si tú tienes una prueba la puedes aportar, si tienes una sugerencia la puedes aportar; no te lo pueden negar porque es un derecho que viene en el código y digo, esto es como que para que la gente sepa también. Yo estoy haciendo todo para que esto no quede impune”.

Regina, quien estudió Derecho, resalta el hecho de que en la audiencia de imputación y vinculación a proceso, la juez resolvió admitir los datos de prueba y vincular a Jorge Romero y dejarlo en prisión preventiva como presunto responsable de violarla, y que esta resolución fue ratificada por un magistrado del Supremo Tribunal de Justicia, cuando los defensores de Romero quisieron revocarla.

Foto: especial.

Habla María José

A María José, la segunda denunciante de Jorge Romero, éste la conoció en circunstancias similares a Regina. La chica, actual egresada de Comunicación de la Universidad Iberoamericana, era reina de los charros e interactuó en 2017 con el entonces director del Instituto de la Juventud Guanajuatense para eventos sociales y políticos.

ESCUCHA a María

“Me gustaba cómo hablaba Jorge, se me hacía buen orador”, recuerda. “Después de eso, en clase de periodismo me dejaron entrevistar a alguien, se me ocurrió a él, le escribí por una de sus redes sociales, nos pusimos de acuerdo en el día, lo entrevisté en Starbucks, platicamos un ratito sobre su cargo”.

El 7 de noviembre de ese año, Romero la invitó a un foro en León, al que asistirían directivos de un medio donde María José había publicado algún artículo. Ella no pudo llegar y acordó que se vería más tarde con Jorge y los directivos en un bar en el centro de León.

Pero solamente llegó Jorge Romero, quien después de un rato deslizó el comentario de que las personas que esperaban no llegarían. Comenzaron a beber mezcales de una marca de la que Romero le comenzó a hablar mientras pedía copa tras copa. Después la invitó a ir a Guanajuato, donde estuvieron en dos antros y continuó invitándole bebidas alcohólicas. De regreso, dice María José, el hombre la violó. Después su chofer los condujo a un motel, pero ella alcanzó a oponerse; finalmente, la dejó en su casa, pero antes de retirarse, Romero le dijo algo como “eres muy madura, no me hagas pensar lo contrario”.

María José presentó su denuncia después de enterarse de lo ocurrido con Regina. “Yo ya se lo había contado a varias personas, les dije que me gustaría denunciarlo. Pero me daba miedo. En mayo, cuando empezaron las campañas, iba a Irapuato, veía los espectaculares con su cara y me daba como asco, muchas emociones negativas al verlo como si nada”.

ESCUCHA a María (AUDIO 2)

La joven dice pensar que lo sucedido “es algo que no voy a arreglar nunca, que nunca volveré a ser la misma persona. Y veo las coincidencias con lo de Regina, a ambas nos violó en su auto, en la madrugada; en ambos casos iba su chofer cómplice”.

María José pide “que si una mujer que vive esto quiere hablar, que busque el entorno que la arrope; que vaya a terapia, que tenga a su familia y a sus amigos enterados, que la acompañen”.

Y en respuesta al gobernador Diego Sinhue Rodríguez, quien en una escueta declaración sobre el tema dijo que hay que “reeducar a la gente” para que no se piense que si no hay prisión preventiva por un delito, no hay justicia, esto dice María José:

“Hay que reeducar a los políticos y explicarles que reclasificar un delito, no es igual a justicia. Me decepciona ver que se le ayuda de esta manera. Si Jorge fuera inocente, que sus abogados le echen ganas y lo demuestren; da a notar que la única manera de salir era hacer esto; que con un juicio como se debía de llevar, no lograría salir. Esto que hicieron, no hay manera de taparlo, de justificarlo, es increíble”.

Se consuma la revictimización… y por fin habla el Congreso

“Eso es en su completud la revictimización”, dice sobre la reclasificación de la acusación contra Jorge Romero por parte de la Fiscalía del estado la directora del Centro Las Libres, Verónica Cruz Sánchez.

Sin conocer el expediente del caso en el que Regina denunció como víctima, Cruz Sánchez afirma que no se entiende el paso que dio el ministerio público al pedir la vinculación a proceso por un delito grave como la violación, y a pesar de contar con la confirmación de esto por parte de un magistrado de una Sala Penal del Supremo Tribunal de Justicia, decide reclasificar a un delito menor.

“Lo que queda clarísimo, por nuestra experiencia de acompañamiento a víctimas de delitos de índole sexual, es que esta vez la Fiscalía no hizo el acompañamiento técnico, jurídico, emocional adecuado a la víctima. No entendemos cómo pides un delito más grave y después, tú mismo, Fiscalía, además en el Centro de Justicia para Mujeres, que es el área más especializada de acompañamiento a las víctimas de estos delitos, lo bajas”.

Esto, insiste, es evidencia de que no hubo el acompañamiento integral para poder llevar a la víctima al fortalecimiento después de la comisión de un delito, sino que se le dejó “en esta situación disminuida». Nunca nos había tocado; son los defensores, o los jueces o hasta los magistrados los que en algunos casos, no han confirmado un delito grave. Nunca un ministerio público”, en su experiencia, dijo.

“Aunque técnicamente tuviera razón, que no sabemos, por donde veamos hay una falla. (La Fiscalía) falló a la víctima. Eso es, en su completud, la revictimización”, concluyó.

Mientras tanto, las denuncias ya públicas de ambas jóvenes aparentemente empujaron también a que desde el Senado y el Congreso del Estado se hablara también sobre estos casos.

En el Senado, Martha Lucía Micher Camarena ofreció una conferencia de prensa acompañada de otros legisladores de Morena, en la que exigió a la Fiscalía y al gobierno del estado garantizar a las dos jóvenes el pleno acceso a la justicia.

Regina, dijo la senadora de Morena, “fue víctima de violencia institucional por la Fiscalía General del Estado, que se supone es autónoma pero se encuentra en permanente contubernio con el gobierno del estado, ya que el 24 de noviembre solicitó la reclasificación del delito… el efecto fue que se dejara en libertad al diputado panista, y obtendría una pena menor”.

“Exhortamos al Poder Judicial de Guanajuato a que, en el ámbito de sus atribuciones, evite que se siga ejerciendo violencia institucional en contra de Regina, retome su actuar, con debida diligencia en su trabajo en favor de los derechos de todas las mujeres”, pidió Micher, quien habló de un “desaseo jurídico en contra de la víctima”.

“El gobernador puede apelar a la autonomía de la Fiscalía, pero a lo que no puede renunciar es a la obligación de proteger, garantizar el derecho a una vida libre de violencia para todas las mujeres, sin excepción. Este señor tiene que renunciar y ser juzgado”.

Foto: especial.

Luego de tres meses de que inició el proceso legal por el delito de violación espuria en contra del panista Jorge Romero Vázquez, las diferentes fuerzas políticas representadas en el Congreso local se pronunciaron para que tanto la Fiscalía General del Estado como el Poder Judicial “revisen escrupulosamente” el proceso que incluye la reclasificación del delito y que permitió la liberación del diputado federal electo del PAN.

Además, hicieron un llamado para que las autoridades garanticen los derechos de las víctimas y “se proceda hasta las últimas consecuencias”, en apego irrestricto a la ley “sin importar colores partidistas ni personajes”.

El posicionamiento de las y los diputados locales sobre el caso del panista fue leído por el coordinador de la fracción de Acción Nacional, Luis Ernesto Ayala Torres, quien aseguró que desde el Poder Legislativo existe un compromiso para que las mujeres guanajuatenses tengan una vida libre de violencia.

El coordinador de la bancada panista manifestó que el llamado a las autoridades se hace “en atención al interés de la sociedad y en nuestro carácter de representantes populares”.

Ayala Torres también dijo que van a vigilar que tanto la Fiscalía General del Estado como el Poder Judicial actúen con base en el Estado de Derecho.

“Consideramos que el tema al que referimos es muy importante, que la opinión pública ha estado al tanto de este proceso, y nosotros como Junta de Gobierno no quisimos dejar de lado este importante hecho. Consideramos, porque así fue propuesto por el diputado Alejandro Arias, que nosotros como Junta debíamos hacer un comunicado donde hiciéramos un llamado a las autoridades correspondientes para que este proceso fuera cuidado de manera puntual”, mencionó.

Sostuvo que se busca que la sociedad conozca “cuál es el punto de vista nuestro y que las autoridades tengan un puntual seguimiento para que los resultados se den desde el punto de vista legal”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *