0 3 mins 1 mes

G. Saúl García Cornejo

Estimados lectores, parece que se reconfirma que el régimen de AMLO, se empecina en dar marcha atrás y en remachar la política de farol. Sí, de iluminar la calle, mientras en casa está en oscuridad. Basta recordar la política echeverrista, para aceptar tal situación.

No es que esté en contra de la solidaridad o la hermandad con los Pueblos al Sur del nuestro, el asunto es la intención y el trasfondo. Primero, es evidente que no se trata precisamente de apoyar a los Pueblos hermanos, sino a ciertos líderes de muy escasa o nula visión democrática y que no es necesario explicar, mientras aquí, crece la pobreza, con una supuesta distribución –dádiva mejor dicho- de la riqueza para supuestamente acallar el grito de hambre que padecen un número cada día mayor de mexicanos. Y la otra, aún peor, que el presidente de México, se está ya desbordando en otro anhelo personal y por tanto, totalmente egoísta: Su autopromoción, que ya no le basta en casa, sino ahora sale a la “calle” (internacional), por supuesto gastando el dinero del Erario Público, con el “farol de la democracia”. Y la austeridad se aplica en las mulas del compadre.

Algunos piensan que tal desfachatez de AMLO, no sólo incomoda a los EUA, sino que ya toma tono de afrenta. Puede ser. Es claro que a los vecinos del Norte, no les gusta que los exhiba tal cual, es decir, como tiranos disfrazados, pero, el nuevo “prócer” -ya fue exaltado como tal en una ceremonia del Grito, allá en Estambul- ¿Estará en condiciones de tirar la primera piedra?

Esa es la realidad de la política mexicana: El desmán. El otro lado, es que no hay una oposición realmente efectiva o será que en verdad sus cabezas tienen también una larga cola y por eso, no se lanzan a fondo. Mientras, una gran mayoría de mexicanos, están a oscuras y AMLO, con su farol, iluminando hacia afuera.

¿Qué opinan, estimados lectores?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *