0 6 mins 2 meses

El asesinato de elementos de la policía de León, Guanajuato

DAVID SAUCEDO

¿Quién fue? La mayoría de los atentados en contra de elementos de la policía municipal de la ciudad de León, en la que han fallecido varios elementos de la corporación en los últimos meses, han sido perpetrados por el Grupo de Élite del CJNG. Dicho grupo es el mismo que se hizo célebre en un video que se difundió profusamente en redes sociales declarando su lealtad al «Señor Mencho», alias de Nemesio Oceguera Cervantes, máximo líder del Cártel Jalisco.

¿Por qué paso? Hace aproximadamente un año y medio el jefe de plaza del CJNG en León cambió de bando. Como se dice en el argot criminal «chapulineó». Pero al hacerlo se llevo consigo a gran parte de la red de narcomenudistas, puntos de ventas, enlaces para la distribución de droga, bodegas e incluso cargamentos de metanfetamina pura del CJNG. Dicha traición enfureció a la comandancia general del Cártel Jalisco que ordenó la captura y asesinato de Manuel Reyna, alias el 00, su ex jefe de plaza.

Protección policíaca. Aunque las células del CJNG que llegaron a la ciudad zapatera para recuperar el control de la ciudad han logrado izar su bandera en varias comunidades rurales, barrios y colonias, han fracaso en su objetivo principal: capturar a Manuel Reyna. El ex jefe de plaza del Cártel Jalisco cuenta con un anillo de protección conformado por comandantes y elementos de la policía municipal leonesa. Como era de esperarse, con el tiempo Reyna construyó una red de alianzas con jefes policíacos que le brindan apoyo, tanto para la realización de sus actividades criminales, como para protegerlo de la cacería que desató en su contra el CJNG. Todo a cambio de sobornos de alto monto, producto de la muy rentable venta de drogas al menudeo, que se ha expandido exponencialmente en León en los últimos años.

Ultimátum. Contrariado por la protección que varios comandantes de la policía de León le daban al 00, el Grupo de Élite lanzó un ultimátum al gobierno de Héctor López Santillana, en ese momento, presidente municipal, mediante una serie de narcomantas colocadas en puentes y boulevares. Una de las cuales fue colocada en la plaza central de León, a unos cuantos metros del despacho del alcalde. En ellas el Grupo de Élite exigió que la policía municipal dejara de respaldar a Manuel Reyna. En narcomantas posteriores incluso dieron a conocer (por nombre y apellido) las identidades de los policías presuntamente involucrados en la protección del 00.

Cazando policías. Fue así como dio inicio el asesinato de elementos de la policía municipal leonesa. Al detectar la presunta participación de integrantes del Grupo de Reacción Inmediata (GERI) de la Fiscalía General del Estado y de integrantes del Grupo Táctico de Fuerzas de Seguridad Pública del Estado, en el apoyo de células rivales, el CJNG hizo extensiva su sentencia de muerte en contra de elementos de la policía de élite del estado.

Las alianzas del 00. En un principio, al separarse del CJNG, Manuel Reyna se integró al Cártel Nueva Plaza, una escision del Cártel Jalisco liderada por Carlos Enrique Sánchez Martínez, alias «El Cholo», ex jefe de sicarios de El Mencho. Sin embargo, mediante una acción de comando realizada por el Grupo de Élite, el Cholo fue capturado, torturado, videograbado y asesinado en marzo pasado. Su cadáver fue abandonado en la banca de una plaza pública de Tlaquepaque, Jalisco. Con la muerte del Cholo, el CJNG incrementó la búsqueda del 00, pues de esa manera terminaría de una vez por todas con uno de los pocos enemigos internos que aún quedan. Por su parte el 00 estableció vínculos con algunos liderazgos de la Unión de León, la otrora mafia local más poderosa de la región, que aunque disminuída, sigue en pie de lucha contra los jaliscienses.

¿Qué hacer ahora. Como se puede apreciar la guerra de cárteles en la ciudad de León es mucho más compleja que lo que han esbozado la presidenta municipal Alejandra Gutiérrez y su gabinete en materia de seguridad. Lo que hemos narrado hasta aquí es tan solo uno de los conflictos vigentes en el submundo criminal de la ciudad zapatera. Los reacomodos de la Unión de León también generarán muchos dolores de cabeza a la nueva administración municipal ¿Las cosas pueden empeorar? Sí, sobre todo si los oportunistas comandantes del Cártel de Sinaloa deciden migrar y expandirse de San Francisco del Rincón hacia la capital del calzado, aprovechando que los jaliscienses están muy ocupados ejecutando, por enésima vez, una costosa y dolorosa purga interna.

Pero de las estrategias de contención, contramedidas y posibles salidas a este acertijo criminal nos ocuparemos en una siguiente entrega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *