7 mayo, 2021

Santa Rosa de Lima: ni Estado de Derecho ni Golpe de Timón que valgan

Enfrentamientos en el triángulo del huachicol: mueren un policía y civiles; asesinatos en León, Salamanca y San José Iturbide elevan a 17 las víctimas

Después de una primera semana del año que cerró con por lo menos 82 homicidios del alto impacto en todo el estado, este lunes 11 las llamas se reavivaron con la facilidad con que se ha roto el Estado de Derecho en Guanajuato y particularmente en la región Laja-Bajío en los últimos años: a balazos.

Una supuesta incursión de integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación a la comunidad de Santa Rosa de Lima -donde sentó sus reales el cártel que adquirió el nombre de la misma localidad- desató horas de enfrentamientos en distintos puntos dentro y en los alrededores, entre Villagrán, Celaya y Juventino Rosas.

La incursión y la violencia desatada que enfrentó a sicarios con agentes de las Fuerzas del estado, la Marina, la Guardia Nacional, el Ejército y la Fiscalía, cercó a Santa Rosa y las localidades con las que conforma el “Triángulo” donde se ha centrado la influencia del CSRL (San Salvador Torrecillas, Los Morales, San José de Guanajuato).

Es ésta la comunidad sobre la que el gobernador Diego Sinhue Rodríguez ha presumido de manera repetitiva una “recuperación del Estado de Derecho” a raíz del operativo “Golpe de timón”. Una reiteración que contrasta con la presencia delictiva constatada este lunes, como otros tantos días.

La información oficial de la Secretaría de Seguridad Pública del estado -confirmada por el mismo gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo cuando pronunciaba su discurso en el evento por el día de la enfermera y el enfermero en León- es que ocho civiles murieron en varios enfrentamientos en distintos puntos de la zona, lo mismo que un elemento de las FSPE que resultó herido y falleció en un hospital de Celaya.

Las carreteras que comunican a Celaya -a la altura de la comunidad de San José de Guanajuato- con Santa Rosa de Lima y otros accesos a esta última localidad hacia el municipio de Juventino Rosas permanecieron copadas por agentes de la Guardia Nacional, Ejército, Fuerzas del Estado y de la Fiscalía, durante esta mañana.

Fotos: Especiales.

En varias transmisiones desde los sitios, el portal Informativo Ágora publicó que en esta zona se encontraban vehículos con huellas de disparos y en había por lo menos tres civiles muertos por disparos.

Sobre el asfalto del camino de San José a Santa Rosa quedó un civil muerto, mientras que otro fue abatido dentro de una camioneta Chevrolet captiva negra. Un tercero murió por disparos cuando se encontraba en una camioneta Tundra, que quedó a la altura de Torrecillas, comunidad de Villagrán que está dentro de “El triángulo”.

Cerca de las 7:30 de la mañana, se conoció mediante una llamada anónima al 911 de la Policía de Salamanca que una camioneta con granadas y cartuchos en su interior había sido abandonada en la calle Albino García, en pleno centro, con marcas de disparos.

Elementos de la Guardia Nacional que coadyuvan en labores de vigilancia en ese municipio y policías municipales acudieron a inspeccionar el vehículo, una camioneta CR-V azul, misma que tiene varias marcas presuntamente por disparos. Adentro hallaron cartuchos, así como cuatro granadas, aparentemente de elaboración artesanal.

Las calles aledañas fueron cerradas y se dio aviso al Ejército para que el equipo especial asegurara los artefactos.

Un incidente distinto, pero vinculado a lo ocurrido, impactó en la cobertura que periodistas efectuaban del operativo desplegado.

Un agente de las FSPE sacó a periodistas del portal informativo Ágora de Celaya -entre ellos a la directora Gabriela Montejano- mientras efectuaban una transmisión en vivo para informar sobre lo que ocurría.

En una zona que no estaba acordada y a bastante distancia, el elemento se desplazó varios metros y los obligó a hacerse hacia atrás, pero también los grabó y les tomó fotografías.

Cuando esto fue descrito por la periodista durante la transmisión, fue además agredida en las redes sociales.

Explosivos, bombas molotov, armas, cartulinas…

Pasadas las 11 de la mañana, mientras continuaban los operativos en Santa Rosa de Lima y en las carreteras entre Villagrán y Celaya, fue el gobernador Diego Sinhue Rodríguez quien sorpresivamente habló del tema. Y más sorpresivo fue porque lo hizo durante el evento de reconocimiento por el día de la enfermera y el enfermero realizado en León, anticipándose al comunicado que después emitió la Secretaría de Seguridad Pública.

“En la madrugada, en un enfrentamiento un compañero de nuestro grupo táctico falleció en Celaya. Ingresó por un enfrentamiento que tuvimos en aquella zona del estado, en Villagrán. Nuestro grupo táctico abatieron (sic) a más de ocho delincuentes; sin embargo, uno de los nuestros herido y uno de la Guardia (Nacional) en una pierna (…) delincuentes que iban a cometer sus actos, a ejecutar personas, son enfrentados por nuestra policía”, dijo Diego.

Por fin, fue hasta después de las 3 de la tarde cuando se difundió el comunicado de la SSPE, en el que se informó de nueve civiles abatidos en los enfrentamientos desatados desde la madrugada del lunes en la comunidad de Santa Rosa de Lima de Villagrán y sus alrededores entre presuntos sicarios y corporaciones federales y estatales, en los que también murió un agente de las Fuerzas de Seguridad Pública del estado.

La SSPE enlistó todo lo asegurado por las fuerzas federales y estatales: 10 armas largas, 14 granadas de fragmentación, 30 bombas molotov, cinco cartulinas alusivas al CJNG, nueve granadas artesanales, cargadores, estrellas poncha llantas, equipo táctico y 10 vehículos.

De acuerdo con este comunicado, de los enfrentamientos ocurridos entre la madrugada y la mañana del lunes en la zona Laja-Bajío (entre Celaya, Villagrán y Juventino Rosas) se habría derivado el hallazgo de una camioneta con artefactos explosivos que fue abandonada en una calle del centro de Salamanca.

Tres hombres fueron capturados por los agentes federales y estatales que literalmente cercaron Santa Rosa de Lima, luego de la presunta incursión de integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación, según los mensajes en las cartulinas aseguradas.

El comunicado consignó que personal de las Fuerzas de Seguridad Pública del estado fue atacado por los civiles por la madrugada, y en refuerzo arribaron elementos de la Marina, la Guardia Nacional, el Ejército y la Fiscalía General del Estado, contra los que se enfrentaron en sucesivos tiroteos en distintos puntos.

Los agentes de FSPE habían acudido a atender un reporte sobre civiles armados que estaban en varios vehículos sobre el camino de la comunidad de San José de Guanajuato (Celaya) a Santa Rosa de Lima (en Villagrán), mismos que al verlos arribar comenzaron a dispararles, dice el boletín oficial.

En este primer incidente, cinco civiles fueron abatidos y uno de los agentes estatales fue herido. Éste falleció después en un hospital de Celaya a donde fue llevado para recibir atención.

“Poco después y derivado de lo anterior, otros efectivos de FSPE se dirigían al apoyo de sus compañeros, cuando a la altura de San Salvador Torrecillas -comunidad vecina a Santa Rosa-, son agredidos con detonaciones de arma de fuego por varios sujetos a bordo de una camioneta tipo pick up”, refirió la SSPE.

Los civiles chocaron contra una unidad y, de acuerdo con el comunicado, “descendieron rápidamente (de la camioneta) para internarse entre los campos de cultivo para escapar”, por lo que en ese segundo incidente se aseguraron armas largas, granadas, bombas molotov, equipo táctico y cartulinas con mensajes de un grupo delictivo, pero los sicarios pudieron escapar sin ser detenidos.

Apenas unos minutos después, por la misma comunidad de San Salvador Torrecillas se registró un tercer enfrentamiento, en el cual los civiles también lograron huir. En ese vehículo también encontraron bombas molotov y granadas de fragmentación.

Otra de las patrullas de las FSPE se encontró con más civiles entre San José de Guanajuato y Santa Rosa de Lima y abatió a uno de ellos. Poco después, agentes de la Guardia Nacional protagonizaron otro intercambio de disparos con más civiles en una camioneta Suv, del que resultó un oficial herido y dos civiles muertos, además de un detenido que dijo ser menor de edad.

Otro civil fue encontrado sin vida en una camioneta pick up abandonada sobre la carretera Celaya-Salamanca; en el interior del vehículo había granadas.

Y en Salamanca fue abandonada una camioneta Suv en la calle Albino García -en el centro- con otra granada adentro.

En el operativo se identificaron dos domicilios de Santa Rosa de Lima con disparos en las fachadas.

Los otros dos detenidos fueron capturados cuando circulaban en una camioneta Nissan Frontier por la carretera alterna Celaya-Villagrán. Tenían un arma larga y cartuchos, además de bolsas con ‘cristal’.

La saña criminal no terminó ahí este lunes. En Moroleón, tres integrantes de una familia (una pareja y uno de sus dos hijos) murieron asesinados por civiles que entraron a su domicilio y allí los ultimaron.

La casa, ubicada en la avenida Circuito Moroleón, fue allanada por civiles encapuchados, que al entrar dispararon a los ocupantes, una familia formada por una pareja y dos hijos.

Uno de ellos logró ocultarse y sobrevivir.

Por la noche, cerca de las 7, restos humanos fueron arrojados por desconocidos al bulevar Morelos en León, justo frente al hotel donde se hospedan los elementos de la Guardia Nacional asignados a esta ciudad.

Una parte humana (presumiblemente una cabeza) fue arrojada desde lo alto, en el Distribuidor Juárez, hacia el bulevar Morelos, a la altura del cruce con el bulevar Clouthier, envuelta en una cartulina con un mensaje. Uno más.

Otra matanza, ahora en San José Iturbide

Al cierre de la jornada se conoció que después de las 8 de la noche, en un domicilio de la comunidad La Cinta, en San José Iturbide, se perpetró otro ataque armado, con saldo de 3 hombres y una mujer asesinados por arma de fuego.

Vecinos del lugar reportaron las detonaciones, por lo que elementos policiacos acudieron al lugar, a un costado de la carretera 57, donde ubicó los cadáveres de una mujer, de aproximadamente 25 años, y de tres hombres de entre 30 y 35 años de edad. Hasta el momento, las víctimas no han sido identificadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: