28 octubre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Socialismo, una forma obsoleta de tenerle miedo

2 minutos de lectura

Gabriel Ríos


En conversación con una persona cercana, me quedó claro que hay personas que creen que “Socialismo” es sinónimo de que TODOS seamos iguales. Esta manifestación de ignorancia, como muchas otras, es para erizar los cabellos.

¿Quién más que los “Individualistas-consumistas” caen en la trampa de la desigualdad, si compran lo mismo que sus vecinos, si siguen en masse las tendencias de la moda, si ven los mismos programas de televisión o si se inscriben en los mismos canales de redes sociales, y así por el estilo?

No, Señores, el Socialismo del Siglo XXI busca que TODAS LAS PERSONAS QUE CONFORMAN A LA SOCIEDAD tengan una vida sana y feliz, lo cual no tiene nada que ver con que algunos tengan más  propiedades o prestaciones que otros. Más bien se trata de que el “piso” o condición mínima para cualquier habitante sea digno y satisfactorio, y de ahí para arriba.

Ya el Dr. Edgar Lamogglia ha delineado el perfil sicótico de por lo menos dos expresidentes de México del actual Siglo XXI. El Dr. Alfredo Jalife ha proporcionado datos duros de las terribles infancias vivida por dichos personajes, ambos notables animadores de la corriente golpista “anti-socialista” que vive nuestro país. Parece ser regla general que las personas dominantes, de infancia disfuncional, terminen siendo políticos corruptos o empresarios explotadores y de escasa o nula sensibilidad social, sin importar si es de nivel mediano o grande.

Creo que para ser socialista auténtico se requiere un buen grado de salud mental y de ahí se desprende la categoría de la persona: buen empresario o buen servidor público, de gran fortuna o de modestos medios, de un círculo social global o local, etcétera.

Deja un comentario