24 noviembre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Trinchera Ciudadana

2 minutos de lectura

¿El arrebato de Trump?

Héctor Gómez De La Cortina Guerrero

En días pasados el presidente de los Estados Unidos Donald Trump ordenó un ataque contra el general iraní Qassem Suleimani en Irak, causándole la muerte, así como la de otras personas.

Casi de inmediato se desató la preocupación de la comunidad internacional y el pánico en redes sociales por la posibilidad de que ahora sí, el acontecimiento fuera el preámbulo de una Guerra Mundial.

Por los editoriales que he leído además de las entrevistas con internacionalistas, todos coinciden en el hecho de que Suleimani era un hombre terrible, responsable de centenares de muertes, pero la decisión de Trump violó el derecho internacional y se le puede considerar un acto de guerra pues el general era un hombre importantísimo al interior de la estructura gubernamental iraní.

Decía el lunes León Krauze que ni George W. Bush ni Barack Obama se habían atrevido a tanto a pesar de tener en la mira al militar, precisamente por las consecuencias que un acto de esa naturaleza podría acarrear.

En medio de las protestas, del funeral multitudinario y de la promesa de venganza, no hay que perder de vista que este año Donald Trump se juega la reelección y que el ataque puede estar lejos de haber sido un arrebato, más bien se trató de un agudo cálculo político para generar una conflagración con Irán y llamar a la unidad nacional en torno suyo, dándole un impulso importante rumbo a los comicios de noviembre.

Bush hijo se encontró en una situación similar de impopularidad antes de la guerra en Afganistán y luego en Irak. El miedo a un atentado se convirtió en parte de la narrativa gubernamental y los electores decidieron cerrar filas en torno suyo en 2004. Quizá esa sea la apuesta de Trump.

Por lo pronto, Sergio Sarmiento alerta ante la posibilidad de que se incrementen los atentados terroristas.

Ha iniciado el año y esto pinta muy mal.

LA NUEVA CORTE

El lunes pasado Margarita Ríos Farjat rindió protesta como Ministra de la Suprema Corte de Justicia. Con ella ya son cuatro los ministros afines al presidente López Obrador, que de manera silenciosa va tomando el control del máximo tribunal del país. A todo esto, ya nada se dijo y nada se supo sobre los motivos que orillaron a Eduardo Medina Mora a renunciar a su lugar en la Corte, ¿era un pillo? ¿fue presionado? Todo quedará sepultado en el olvido.

Twitter: @gomez_cortina

Deja un comentario