18 enero, 2021

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Zamarripa se convierte en factor de discordia entre AMLO y Sinhue

9 minutos de lectura

La liberación de los cinco últimos detenidos del operativo del 20 de junio en Celaya, entre ellos la madre y una prima de “El Marro”, origina ríspido intercambio sobre el papel del fiscal

Mientras en las colonias, ciudades y carreteras de Guanajuato, la pugna entre los grupos criminales de Santa Rosa de Lima y Jalisco Nueva Generación mantiene inmunes sus demoledores impactos en la población, este conflicto trasciende a la arena política y es materia para otro enfrentamiento, entre el gobierno federal y el estatal; entre Morena y el PAN; entre presidente Andrés Manuel López Obrador y al gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

El motivo lo dio la liberación de los cinco últimos detenidos del operativo del sábado 20 de junio en San Isidro de Elguera (comunidad de Celaya), la madre y una prima de José Antonio Yépez Ortiz entre ellos, al desestimarse la acusación hecha por la Fiscalía General del Estado de delitos contra la salud, ante indicios de tortura por las que una juez penal ordenó su libertad.

Por segunda ocasión casi consecutiva, el presidente dedicó unos minutos de su conferencia mañanera del lunes para externar la postura de su gobierno ante los resultados de aquel aparatoso despliegue que desató un infierno ese día en Celaya y varios municipios más.

“Va a haber una investigación a fondo para revisar por qué motivo se dejó en libertad a estas personas”, fue su advertencia después de las lamentaciones y las quejas, primero en contra de la autoridad judicial; “sí hay jueces que buscan si hubo alguna falla a la hora de la detención, en los papeles que se presentaron, en cualquier cosa, para dejar en libertad a presuntos delincuentes”.

Pero este lunes el presidente habló por primera vez de la inédita posición que en el panorama nacional mantiene el actual Fiscal general de Guanajuato, Carlos Zamarripa Aguirre, con una permanencia de más de 11 años al frente de la tarea de la procuración de justicia del estado, y sin rodeos sugirió “tiene que haber una renovación en Guanajuato”, ante la imparable ola homicida que cumple ya casi tres años de sostenerse ininterrumpidamente “en el pico”.

«Es muy raro todo lo que está pasando en Guanajuato… el estado con más homicidios, pero ya lleva tiempo y las autoridades judiciales son las mismas. El Fiscal de Guanajuato lleva ya muchos años ¿Cuántos? 12 años (11 en realidad) y tiene que haber una renovación en Guanajuato. Desde luego lo digo con todo respeto a la autonomía del gobierno de Guanajuato, pero es atípico lo que está sucediendo, completamente”, planteó así López Obrador.

Foto: Gobierno de México

No fue necesario esperar por mucho tiempo la reacción del gobernador Diego Sinhue Rodríguez. Tampoco fue sorpresiva la total convalidación, ante ésta y cualquier otra mínima duda, del nombramiento-ratificación de Zamarripa Aguirre como fiscal, que así decidió y para la cual contó, como siempre, con la bancada panista, casi sin resistencias.

El gobernador se plantó frente al presidente… desde Twitter y Facebook, y esto le escribió:

“De nueva cuenta, hoy desde la mañanera se politiza la seguridad en #GTO, aclaremos las cosas, el Fiscal de #GTO fue ratificado por el poder legislativo en el Congreso del Estado de Guanajuato.

“Estamos en una democracia y pedimos respeto a la autonomía de los poderes y el federalismo.

“Sobre la liberación de presuntos delincuentes tras un operativo conjunto de SEDENA con la FGEG, acorde a los delitos que detonaron el operativo, la Fiscalía General de la República debió atraer el caso, pero no sucedió. La Fiscalía General del Estado de Guanajuato actuó de manera coadyuvante al operativo.

“Las omisiones hoy cuestan violencia y vidas, en #GTO hemos decidido actuar y desde el ámbito de nuestra competencia sí combatir al crimen con una positiva coordinación con la SEDENA, SEMAR y la Guardia Nacional.

“Sin embargo, la liberación de presuntos criminales relacionados a la delincuencia organizada, es señal de que esta decisión no se comparte en todos los órganos del Gobierno Federal.

“Solicito que la Fiscalía General de la República despliegue e instale en #GTO Ministerios Públicos de #SEIDO para la integración de carpetas de investigación del orden federal en nuestro Estado”.

Al propio fiscal le tomó algo más de tiempo responder a la mención presidencial. Cerca de las 9 de la noche, su oficina remitió un comunicado que comenzó reconociendo, ahora sí, su interés en informar detalles del operativo realizado el 20 de junio en San Isidro de Elguera.

Muy a su estilo, la confusa redacción del comunicado de la Fiscalía quiso exculparla de cualquier acto que hubiera servido para que la defensa de los cinco detenidos lograra lo que finalmente consiguió: echar por tierra la detención de María Eva Ortiz y las otras cuatro personas.

“El día 28 de junio de 2020 la Juez del Partido Judicial de Guanajuato quien conoció del asunto, ante la negativa del Ministerio Público Federal para atraerlo, dictó auto de no vinculación a proceso a favor de los detenidos porque “…lamentablemente, aproximadamente a las 4 de la tarde afectaron el derecho fundamental de inviolabilidad del domicilio sin orden judicial, probablemente por autoridades que hasta el día de hoy se desconoce qué personas fueron las que ingresaron a sus domicilios…”.

Aparentemente, la Fiscalía estatal sugiere a través de este boletín que no fue personal de esta instancia -y que desconoce si de alguna otra- el que ingresó a esa hora de la tarde a San Isidro de Elguera y a varios domicilios de dicha comunidad, y que lo hizo hasta que contó con la orden de cateo formal que se les concedió a las 20:31 de la noche.

Parece necesario echar mano de los testigos que quedan registrados en las redes sociales sobre lo ocurrido ese día.

Está, por ejemplo, del tuit publicado por el secretario de gobierno Luis Ernesto Ayala Torres ese sábado 20 a las 17:49 horas (es decir, dos horas y 45 minutos antes de la hora en que se dictó la orden de cateo según la Fiscalía), en el cual el funcionario, coordinador del gabinete de seguridad del gobierno del estado, daba cuenta del operativo en el que “Fuerzas federales, en coordinación con autoridades locales, realizan cateos en puntos probablemente relacionados con el crimen organizado en zona Laja-Bajío…”.

Nuevo video de “El Marro”: amenaza cumplida

Mientras la desavenencia escala entre estas autoridades, las reacciones también desencadenadas tras el operativo federal y estatal en San Isidro de Elguera y el posterior proceso judicial que terminó con la liberación de todos los detenidos mantienen en vilo a los guanajuatenses.

El mismo lunes por la tarde comenzó a circular por aplicaciones y redes sociales un video en el cual José Antonio Yépez Ortiz acusó a integrantes de la Policía Municipal de Silao y de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado de colaborar con el Cártel Jalisco Nueva Generación para retener a los abogados que defendieron a su madre y los otros 4 detenidos en un falso filtro carretero entre Silao e Irapuato la noche del domingo, lo que resultó en el asesinato de uno de los abogados.

Esto habría sucedido después de la liberación de María Eva -madre de “El Marro”-, Rosalba N., Marlene N., Juana Érika N. y Jesús Emmanuel N del Cereso de Puentecillas, de donde salieron en varios vehículos acompañados por los abogados y personal de seguridad.

“Mataron a uno de los licenciados de mi madre… el pinche pedo es entre nosotros”, dice la voz identificada como de Yépez Ortiz en el video, que registra aparentemente el momento en el que la camioneta y un automóvil Volkswagen compacto rojo en los que viajaban los abogados están detenidos en el acotamiento, mientras se ve a los preventivos con el uniforme y logos de la Policía de Silao revisando el interior de estos autos.

En el video aparece claramente la abogada que en varios momentos dio declaraciones a los medios de comunicación durante el desarrollo de la audiencia judicial el fin de semana.

Capturas de pantalla del video.

También se escucha a una voz identificada como de “El Marro” congratularse de que para ese momento del retén, su madre y las otras mujeres ya habían sido cambiadas a otro vehículo, para enseguida, acusar a los preventivos de Silao de “colaborar con los jaliscos”, lo que les habría costado recibir represalias más tarde.

Imposible pasar por alto la emboscada en la que tres policías preventivos de Silao fueron ejecutados y otro más herido, en la madrugada del lunes, cuando fueron llamados por un falso reporte de disparos a la zona aledaña a la plaza comercial Las Joyas.

“Ahí se los dejo demostrado”, diría “El Marro” en el mensaje videograbado.

“Así van a quedar toda la bota en los municipios que se quieran prestar… pónganse neutros, si bien no apoyan no estorben, y si van a cargar la mano cárguensela parejo a todo mundo”, fue la siguiente amenaza deslizada, la que también dirigió a las Fuerzas de seguridad del estado pues “fueron los únicos que estuvieron afuera del Cereso”.

En la ilación de estos hechos, coincidió el reporte del asesinato de un hombre que conducía el automóvil Volkswagen rojo, perseguido por otro vehículo en la carretera Silao-Irapuato, quien fue finalmente alcanzado por los disparos que hicieron sus persecutores y murió en medio de la volcadura del auto, a la altura del CRIT en Irapuato.

Se pudo conocer que la víctima se apellidaba Serrano; que efectivamente formaba parte del grupo que participó en la defensa de la madre de “El Marro”, y que en su historia hay una detención efectuada hace ya varios años, en la que se le vinculó con otro grupo delictivo, Los Zetas, de la que no se sabe cómo salió librado.

“Sobre unos pastizales se observa un vehículo de motor de la marca Volkswagen, color rojo, con tablillas de circulación particulares del estado de Guanajuato, volcado y en su interior en el asiento del piloto se localiza el cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino, quien presenta lesiones en la cabeza de las producidas por proyectil disparado por arma de fuego”, se reportó en el informe de homicidios de la Fiscalía general del estado.

Carlos Zamarripa Aguirre. Foto: archivo

Y en Celaya se desahoga alcaldesa, “ya no aguantamos”

“Ya no aguantamos más la situación que estamos padeciendo, ya queremos vivir en paz en Celaya. Pido a las instancias de gobierno tanto federales como estatales que hagan lo propio, esto tiene que llegar a término”, se desahogaba este lunes la alcaldesa panista Elvira Paniagua, despojada por iniciativa propia de su papel de autoridad.

Paniagua optó por reaccionar así ante la liberación de los últimos cinco detenidos (de los 31 que en total fueron capturados ese sábado 20 en San Isidro de Elguera); “en Celaya estamos muy dolidos, estamos muy molestos por lo que estamos viviendo y sufriendo (sic)…”.

La alcaldesa incluso describió la situación del municipio que gobierna desde octubre de 2018 -después de ser diputada local- como “una total incertidumbre” por lo que está ocurriendo con las acciones de los grupos criminales y la falta de resultados de las estrategias de todo tipo y nombre orquestadas por las autoridades, coordinadas y no.

Dijo respetar la opinión del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la actuación de las autoridades locales y particularmente de la Fiscalía General del estado, “pero no la comparto”, aunque optó por evadir cualquier posibilidad de poner una calificación al trabajo del Fiscal del estado.

“Con independencia de quién esté al frente de las instituciones, lo que necesitamos es que haya mayores resultados de nuestro municipio en materia de seguridad”, dijo Paniagua, cabeza de uno de los tres niveles de “las instituciones”.

Deja un comentario