25 enero, 2021

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Juan Carlos, comerciante celayense, es asesinado por agentes de la Fiscalía General de Guanajuato

8 minutos de lectura

Según testigos, ministeriales se acercaron preguntando si era Martín, y aunque el hombre negó ser la persona que buscaban, los elementos lo sometieron y comenzaron a golpear

Con información de Edith Domínguez

Sin identificarse, sin presentar una orden de aprehensión y sometiéndolo a golpes fue como elementos de la Agencia de Investigación Criminal de la Fiscalía General del Estado interceptaron a Juan Carlos Padilla Arandas, hombre de 54 años de edad que se dedicaba desde hace más 25 años a hacer y vender tamales en Celaya, quien murió tras la golpiza que le propinaron los agentes estatales.

Los hechos se registraron la tarde del lunes en la calle Felipe Ángeles esquina con Jaime Nunó, en el centro de Celaya.

Fátima, hija de Juan Carlos, narró que vecinos fueron testigos del momento en que los elementos de la Fiscalía General del Estado se acercaron, le preguntaron a su padre si era Martín, a lo que el comerciante respondió que su nombre era Juan Carlos Padilla, pero de inmediato comenzaron a golpearlo para someterlo y subirlo a una camioneta RAM negra sin placas.

“Nunca nos dijeron por qué lo estaban deteniendo, no dijeron nada, solo uno dijo que si era Martín, mi papá dice que no, que es Juan Carlos Padilla, que no es el Martín que están buscando, pero no permitieron que se identificara. Simplemente llegaron, lo tiraron al piso, lo empezaron a golpear y lo subieron a la camioneta”.

En uno de los videos grabados por vecinos de Juan Carlos se aprecia cuando el hombre en el piso pide ayuda mientras era golpeado por los elementos ministeriales. Tres mujeres, una de ellas su esposa, piden a los agentes que se detengan y muestren la orden de aprehensión.

Después de algunos minutos de golpes en el piso, a la vista de su esposa y vecinos, lograron subir a la camioneta a Juan Carlos, arrancaron y al paso de las horas fue que la familia finalmente supo que los agentes habían llevado al comerciante al Hospital General de Celaya, pero el hombre ya no tenía signos vitales al llegar a recibir atención médica.

Cerca de cinco horas después de que familiares confirmaron que Juan Carlos había muerto a manos de los elementos ministeriales, el fiscal Carlos Zamarripa Aguirre envió dos tuits. En el primero aseguró que cuando los agentes cumplimentaban una orden de aprehensión se toparon “bajo condiciones oposición de un tumulto”; sin embargo, en los videos difundidos en redes sociales por la familia apenas se aprecian tres mujeres que gritan para que los funcionarios de la Fiscalía dejen de golpear al comerciante.

En el segundo tuit, Zamarripa manifestó que “el inculpado perdió la vida” y que los agentes que participaron estaban detenidos, además de que se abriría una investigación.

Vida dedicada al comercio

Juan Carlos Padilla Arandas es guanajuatense, toda su vida la dedicó al comercio, aunque desde hace poco más de 25 años encontró en la venta de tamales la alternativa para sacar adelante a la su familia.

En el Barrio Resurrección, en la colonia centro de Celaya, Juan Carlos y su familia tienen más de 20 años viviendo, aunque con vecinos se conocen de toda la vida porque sus abuelos también vivieron en la zona hace décadas.

Fátima, la hija menor de Juan Carlos, compartió que fue gracias al negocio familiar: la elaboración y venta de tamales, que su padre pudo costear las carreras profesionales de ella y su hermano.

“Teníamos bastante tiempo que no estábamos mi hermano y yo por completo en el negocio por nuestros trabajos, pero cada que podíamos le echábamos la mano”.

En medio de los múltiples trámites que la noche del lunes tuvieron que hacer como familia para que pudieran recibir el cuerpo de quien fue padre y esposo, Fátima lo recordó como una persona alegre, divertido, cariñoso, jovial, que le gustaba en sus tardes libres ir a jugar basquetbol. “Un gran hombre”, dijo.

Juan Carlos se levantaba a primera hora todas las mañanas para ir a dejar tamales a los dos puestos del negocio familiar, uno en Galería y otro más en Soriana. A las 7:40 am ya estaba de regreso en casa para ir a dejar a Fátima a su trabajo, ella es médico.

Al regresar, dedicaba el resto de la mañana a preparar los tamales que tenían que estar listos antes de las 18:00 horas para que saliera nuevamente a los puestos del negocio a vender los tamales.

Algunas tardes, cuando terminaba temprano la preparación a Juan Carlos le gustaba pasar unas horas jugando basquetbol, luego regresar antes de las 17:30 porque también había compromisos por cumplir con la venta, recuerda su hija.

Los lunes era tradición que su papá pasara por Fátima a su trabajo, pero esta semana todo cambió.

Apenas 10 minutos después de que envió un mensaje a su mamá para recordarle que esperaría a que pasaran por ella, Fátima recibió a las 15:30 horas la llamada de su mamá diciéndole lo que pasaba: unos hombres golpeaban a su papá y lo querían detener sin presentar ninguna orden de aprehensión.

Hechos

Mientras caminaba por la calle, a una cuadra de su domicilio, a Juan Carlos se acercaron agentes de investigación criminal con la indicación de cumplimentar una orden de aprehensión, aunque según testigos y familiares nunca se identificaron, tampoco presentaron el ordenamiento judicial o explicaron qué delito se le imputaba al comerciante.

La hija de Juan Carlos comentó que durante la llamada que le hizo su mamá se escuchaba ruido, pero logra entender que le dicen que están por llevarse detenido a su papá unos hombres que dijeron ser elementos de la Fiscalía General, pero nunca mostraron una identificación, una placa, o una orden de aprehensión para justificar el arresto.

“Mi mamá trata de impedir que se lleven a mi papá, lo empiezan a golpear para someterlo, uno de los que golpeaban a mi papá pide a una mujer que llame refuerzos. Llegó otra camioneta, mi mamá al ver que no iba a poder impedir que se lo llevaran le pide a la gente que grabe”.

Mencionó que en el lugar estaba otra mujer que se identificó como abogada, quien les decía a los agentes que no podían llevarse a Juan Carlos sin mostrar la orden de aprehensión, sin dar explicaciones del delito que se le imputaba, pero la respuesta de los elementos fue un empujón a la abogada.

“Mi mamá corre a mi casa, agarra al carro para ver a dónde se llevaban a mi papá, los persiguió, hasta que los perdió, luego fue al Ministerio Público, cuando me pude comunicar con ella llegué a presentar una denuncia, estando ahí me empezaron a llegar muchos videos y fotos de la detención de mi papá, fue cuando empecé a publicar en Facebook”.

Alrededor de las 16:30 horas Fátima publicó el primer video donde pide ayuda de la ciudadanía para encontrar a su papá, tras la detención violenta, luego hizo públicas las fotografías que los mismos vecinos le habían enviado.

La información comenzó a circular rápidamente en redes sociales hasta que Fátima recibió la llamada de una persona desconocida que le informó que la misma camioneta negra que se ve en el video y las fotos había llegado al Hospital General de Celaya con un hombre.

En busca de su papá, dejó de lado la denuncia que pretendía presentar para ir hasta el hospital, donde médicos pasantes le confirmaron que elementos de la Fiscalía habían llevado a un hombre, pero al llegar ya no contaba con signos vitales.

A través de la trabajadora social pudo hablar con un médico que le mostró la nota médica que elaboró, donde se confirma que Juan Carlos llegó sin signos vitales.

“En la nota médica dice que mi papá iba con la cara edematizada (hinchada), iba con hematomas (moretones). No especificaron la causa de muerte en el hospital porque eso lo hará un médico forense, pero sí, está golpeado de todo el cuerpo, con la mandíbula rota”.

Incluso, Fátima comentó que los vecinos fueron testigos de que cuando lo subieron a la camioneta siguieron golpeando a su padre. “Se lo llevaron vivo, iba vivo. En la nota médica dice que los judiciales llegaron diciendo que había perdido el conocimiento”.

Tres mujeres, un «tumulto» para Zamarripa

Sin entrar en detalles de los hechos ocurridos la tarde de este lunes en el centro de Celaya, Carlos Zamarripa Aguirre envió dos textos en redes sociales cinco horas después de que se confirmara que Juan Carlos murió tras la golpiza de sus agentes de investigación criminal.

En el primer mensaje en Twitter, el fiscal general del estado argumentó que los elementos estatales tuvieron que cumplimentar la orden de aprehensión pese a la oposición de un “tumulto de gente”.

La tarde de hoy elementos @AIC_Guanajuato bajo condiciones de oposición de un tumulto cumplimentó una orden de aprehensión en Celaya. 1/2— carloszamarripaag (@carloszamarr) November 24, 2020

Sin embargo, el video que grabó una vecina de Juan Carlos muestra a dos mujeres tratando de impedir que siga la golpiza y pidiendo que se muestre la orden de aprehensión. En la escena también aparece una agente mujer que jalonea para quitarle el teléfono a una de las testigos que intentaba grabar lo que estaba ocurriendo.

Además de las dos mujeres que aparecen en el video, estaba en el lugar una tercera mujer que es la que documenta el abuso por parte del personal de la Fiscalía y se escucha el llanto de una niña, no más personas

En un segundo mensaje, Zamarripa sostuvo que el “inculpado perdió la vida”, que los agentes estaban detenidos para iniciar la investigación, pero nada dijo de la causa que motivó la orden de aprehensión y si Juan Carlos era la persona que buscaban los agentes de investigación criminal.

El inculpado perdió la vida. Los agentes han sido detenidos y su actuar será investigado a fin de esclarecer la mecánica de los hechos.
2/2— carloszamarripaag (@carloszamarr) November 24, 2020

En redes sociales se ha mostrado la indignación de usuarios por la actuación de los elementos de la Fiscalía, la institución que apenas hace un mes presumía reconocimientos de manos de autoridades estadounidenses.

Agradecemos la colaboración de las diferentes agencias estadounidenses en beneficio de una mejor procuración de justicia para los guanajuatenses.

Hoy el Fiscal General @carloszamarr recibió de manos de Timothy Sloan de #ATF un reconocimiento para la #FGEG pic.twitter.com/qSTI5Sjx7h— Fiscalía General del Estado de Guanajuato (@FGEGUANAJUATO) October 22, 2020

Los reclamos a la Fiscalía General del Estado y a Carlos Zamarripa Aguirre no solo por la manera en que golpearon al hombre para detenerlo, sino por los tuits del fiscal que evadió referirse al homicidio de Juan Carlos.

La familia del comerciante presentó la misma noche del lunes una denuncia por homicidio y abuso de autoridad ante el Ministerio Público en contra de los elementos que participaron y contra quien resulte responsable.

“Quiero que se haga justicia, que esto no quede así. Las cosas en Guanajuato realmente están muy feas. Que no sea una simple denuncia más, que los detengan, que paguen por lo que le hicieron a mi papá”.

Deja un comentario