0 5 mins 2 meses

El fenómeno socioeconómico que está impactando al mundo empresarial en todo el mundo.

Guanajuato Mex. : La gran renuncia, es la manera a la que se refiere al fenómeno socioeconómico cuyo término fue acuñado desde 2019 por Anthony Klotz de Texas A&M, para referirse a la circulación de personal voluntario de manera masiva disminuyendo la fuerza laboral de las empresas.

Esta tendencia lejos de desacelerarse, en los últimos meses se agudiza con la llegada de la pandemia del covid 19 ante el desánimo de la falta de apoyo, oportunidades y la necesidad de «buscar algo mejor» , estas personas buscan mayor libertad de trabajo remoto eliminando desplazarse a los lugares de trabajo y estar más tiempo con su familia, además de tener horarios más flexibles y mayores ingresos , así como mejoras en su progreso y equidad profesional.

Durante la pandemia muchas de las personas al entrar al «Home Office» les dio pauta a reconsiderar los aspectos mencionados, donde la idea de poseer una oficina en su lugar de trabajo ha pasado a un segundo término.

¡Ya basta !

Esta búsqueda de tener un mejor trabajo, ha a provocado una enorme rotación laboral y las empresas se han volcado a buscar personal para ocupar los lugares vacíos y los departamentos de recursos humanos han tenido que ofrecer mejores salarios. En Guanajuato esto se ha vuelto más intenso donde los tabuladores han sido un auténticos verdugos y el estrés laboral que los trabajadores deciden buscar otra cosa.

No solo se trata de dinero

Los trabajadores creen que ya ha sido suficiente de ser empleado por empresas que no se preocupan por su desarrollo, los programas de formación solo han contemplado a los trabajadores clave pero no a los de abajo, por ejemplo los trabajadores de la industria no reciben sus derechos de ser capacitados, adiestrados e inclusive especializados.

CONDICIONAR SU CAPACITACIÓN

Una estrategia fallida ha sido condicionar la capacitación haciendo convenios para que no se vayan para capacitarse, o ser incluidos en programas educativos de formación académica o incluso aprender un idioma.

Lo peor de la situación es que aún existen empresas de la industria que consideran que no hay que darles programas de educación como la secundaria o bachillerato, bajo el argumento de que ellos requieren trabajadores y no estudiantes.

CÍRCULO VICIOSO

A pesar de que el nivel académico es considerado como obligatorio, en México tener bachillerato es el nivel educativo mínimo para emplearse en la industria para ser considerado mano de obra calificada, muchos de los propios trabajadores ven que «no lo necesitan» y además ya no hay tiempo, creando con ello un despropósito educarse y capacitarse, pero muchas veces ven pasar oportunidades de promoción.

UNA GRAN OPORTUNIDAD

Ante el fenómeno estamos en un gran par de aguas, que podría permitir reconsiderar la manera de atraer talento y la forma de trabajar, donde las empresas redimensionen la manera de «conectar» cambiando el enfoque, pero esto tiene que ser rápidamente, puesto que detrás de este fenómeno tal y como lo describe la otra manera de referirse a este fenómeno que es «La gran decepción».

Las empresas deben de poner más atención a las complejas necesidades de su talento laboral y dejar de ver al personal como «un recurso humano » que en sí mismo ya es obsoleto, y actualizarse a lo que es «La administración del Recurso Humano» y los albores de la revolución industrial 5.0

EL CAMBIO DE PARADIGMA

Además este fenómeno sugiere que las personas están cambiando su propósito de vida » de vivir para trabajar » al de » Trabajar para vivir«.

Aunque este fenómeno se está dando mayormente en países como USA y CANADA, en México ya se está observando, solo que se le adjudicaba a las famosas «generaciones» como los «millennial y centinelas», cuyo sus comportamientos han sido descritos por psicólogos, muy lejos de tratarse de esto y la falta de autocrítica las empresas ya están palideciendo de éxodo masivo de personal.

La falta de empatía al trabajador está costando muchas pérdidas económicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *