23 noviembre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Guanajuato en llamas

5 minutos de lectura

David Saucedo


𝗡𝗔𝗥𝗖𝗢𝗕𝗟𝗢𝗤𝗨𝗘𝗢𝗦. La quema de vehículos particulares, autobuses de transporte urbano y trailers es una táctica empleada por las células del Cártel de Santa Rosa de Lima. Los narcobloqueos tienen varios fines. En ocasiones son para generar “fuego de distracción”, es decir, para inducir la movilización de efectivos policíacos a ciertas zonas, para que de ese modo dejen otras sin cobertura. En ocasiones la quema de vehículos es en represalia por operativos de captura realizados por fuerzas estatales y federales en contra de líderes del cártel. Pero también hay un componente de NARCOTERRORISMO en varios narcobloqueos. Con la quema de vehículos se produce temor y desasosiego entre la población, que termina cuestionando a los gobiernos estatal y municipal por su incapacidad para detener a las células incendiarias. Desde hace tiempo, los cárteles recurren a la táctica del terror para debilitar y paralizar a sus oponentes.

𝗔𝗧𝗔𝗤𝗨𝗘𝗦 𝗔 𝗩𝗨𝗟𝗖𝗔𝗡𝗜𝗭𝗔𝗗𝗢𝗥𝗔𝗦. Los recientes ataques a algunas vulcanizadoras en Celaya, Silao y Dolores fueron perpetrados por el Cártel Jalisco Nueva Generación. Dichas vulcanizadoras son en realidad puntos de venta de droga y huachicol del Cártel de Santa Rosa de Lima. Aunque en ocasiones las células de sicarios se equivocan y atacan vulcanizadoras o talleres mecánicos que no tienen nada que ver con la realización de actividades ilícitas. Ello se debe en parte a que las células delictivas deben cumplir cada cierto tiempo con un número de establecimientos neutralizados. Por las prisas, para cubrir con la “cuota de muerte”, en ocasiones no se verifica que el local sea efectivamente manejado por la competencia. El tipo de droga que se comercializa en las vulcanizadoras es el cristal azul. Una droga sintética de bajo costo y de alto poder adictivo. En los narcomensajes (cartulinas) que el CJNG deja en los puntos de venta atacados, le denominan “jale azul”.


𝗔𝗧𝗔𝗤𝗨𝗘𝗦 𝗔 𝗔𝗡𝗘𝗫𝗢𝗦. Por su parte varios centros de rehabilitación de adicciones conocidos comúnmente como “anexos”, son controlados por el CJNG. Distan mucho de ofrecer terapias médicas y psicológicas para la superación de adicciones. Son en realidad centros de consumo y comercialización de droga. Además, varios anexos fueron convertidos en centros de reclutamiento de jóvenes para los ejércitos de sicarios del CJNG. La masacre perpetrada en días pasado en un anexo de Irapuato fue realizada por integrantes del CSRL. De este modo, las células del Marro, reducen por anticipado el “número de efectivos” del ejército enemigo con el que entrarán en batalla. Eliminan a los jóvenes reclutas antes de que se gradúen de la “academia de formación” de sicarios.


𝗡𝗔𝗥𝗖𝗢𝗠𝗔𝗡𝗧𝗔𝗦. Las narcomantas colocadas en días pasados por integrantes del Cartel de Santa Rosa de Lima (CSRL) en una veintena de municipios pueden generar una visión distorsionada de su fuerza y presencia reales en el estado de Guanajuato. El Marro no controla tantas plazas, aunque es un hecho que ha vuelto a expandirse, a incursionar en nuevos territorios y a tratar de recuperar municipios que le había arrebatado el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), como Moroléon o Silao. Pero tampoco se puede llegar al exceso de menospreciar su capacidad de fuego y el dominio efectivo que tiene sobre vastas zonas del estado. La nueva estrategia del gobierno federal y estatal dio un respiro y en los hechos permitió una contraofensiva del Marro que ha incendiado el sureste de Guanajuato. El control que ejerce el ejerce el CSRL admite una clasificación geográfica. Hay municipios que el Marro controla, otros en los que tiene presencia, otros tantos en los que realiza incursiones y otros que no tiene efectivos, ni realiza actividades, pero que controlan sus aliados.


𝗟𝗔𝗦 𝗭𝗢𝗡𝗔𝗦 𝗗𝗘𝗟 𝗠𝗔𝗥𝗥𝗢. ¿De qué estamos hablando cuando decimos que un municipio es controlado por el Marro? Hay municipios en los que el CSRL tiene pleno dominio de las actividades ilícitas que se realizan en él. Pero también controla a las direcciones de policía, maneja los presupuestos de obra pública y designa funcionarios de alto rango de los gobiernos municipales. La disposición de los alcaldes a “trabajar” bajo este esquema es irrelevante. Algunos lo hacen bajo términos de amenaza y otros en una alianza mutuamente beneficiosa. El siguiente paso que dará el CSRL en estos municipios será la designación de candidatos a cargos de elección popular en las elecciones de medio periodo para seguir conservado el control de los mismos.


𝗣𝗥𝗘𝗦𝗘𝗡𝗖𝗜𝗔 𝗔𝗖𝗢𝗧𝗔𝗗𝗔. Hay municipios en los que el Marro solo tiene presencia, es decir, en donde realiza actividades delincuenciales, sin que por ello tenga el control de la policía del municipio, aunque pudiera tener informantes al interior de la misma. Este es el triste caso de la policía de Celaya, en donde el asesinato de policías se realiza con los detallados informes de informantes que el CSRL tiene al interior de la corporación. Pero también hay municipios que el CSRL no controla, pero en los cuáles realiza incursiones. Ya sea para cometer delitos de alto impacto que le generan jugosos dividendos o bien solo para generar “fuego de distracción”. Finalmente hay municipios en los que el CSRL no ha podido plantar su bandera, pero que son controlados por aliados del Marro. Este es el caso de la ciudad de León, en donde la alianza de mafias locales, bajo en una confederación llamada la Unión de León, ha dado una dura batalla para evitar que el CJNG se apodere de la ciudad zapatera. Evidentemente haya municipios en los que el Marro no tiene ni tropas, ni aliados. Son los municipios controlados en su totalidad por el CJNG, en donde poco a poco ha comenzado a instaurarse una pax narca. Los ejemplos más acabados lo tenemos en municipios como Manuel Doblado y Cuerámaro.

𝗦Á𝗕𝗔𝗗𝗢 𝗗𝗘 𝗙𝗨𝗘𝗚𝗢. Las narcobloqueos realizados el día de hoy en varios municipios del estado fueron realizados por las células del Marro. Siguiendo la estela de vehículos incendiados es posible reconocer gran parte de las zonas bajo control o con presencia del CSRL. Como en otras ocasiones, sorprende que las autoridades no se hayan preparado para enfrentar la previsible reacción del Marro frente a un operativo en contra de familiares cercanos. Evidentemente no todo es incompetencia. También hay un alto grado de complicidad, sobre todo porque, lamentablemente, Guanajuato es un estado en el que muchos delincuentes también portan una placa.

Deja un comentario