Perdimos nuestro sol

Florencio López Ojeda “Cuando Cem Anahuac fue destruido, vino el acabamiento, quebraron e hicieron añicos a los príncipes y macehualtin; entonces escondimos los libros teñidos, enterramos Dioses y cantares. La antigua palabra, el aliento que está atado, lo que se guarda, lo que está en la petaca de esteras dejó […]