Lun. Sep 28th, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

12 de Octubre 1492

4 minutos de lectura
Descubrimiento de América Cristóbal Colón
“Día De La Raza”
Profr. Jorge Vera Espitia Cronista de Cortazar, Gto.
Cuando los Turcos Musulmanes conquistaron Constantinopla y
el este del mar Mediterráneo, bloquearon las rutas comerciales hacia el
Oriente, por lo que los comerciantes se vieron obligados a buscar nuevas rutas.
Como el viaje por tierra era largo y peligroso, decidieron buscar rutas
marítimas.
Los primeros reyes que apoyaron a los valientes navegantes
fueron los de Portugal y España. Portugal buscó una ruta hacia el este rodeando
el continente africano, mientras que España se lanzó hacia el oeste esperando
que en realidad la Tierra fuera redonda y sin saber que existía otro continente
entre Europa y Asia.
Aunque ya desde el siglo III a. C., los científicos griegos
habían afirmado que la Tierra era 
redonda, e incluso habían explicado los eclipses con base en este
descubrimiento, durante la Edad Media en Europa el desarrollo científico
alcanzado por las culturas griega y romana fue ignorado, pues debido al
dogmatismo religioso se pensaba que la Tierra era plana y que al llegar a la
“orilla” todo caía al infinito.
A finales del siglo XV, Europa se encontraba en un proceso
de transición política, económica y social; la Edad Media cedía su lugar al
Renacimiento y se creó el estado-nación “moderno” que dio paso al absolutismo
monárquico, cuyo fundamento ideológico se basaba en el derecho divino de los
reyes. En la esfera socioeconómica, el mercantilismo surgió como nuevo modo de
producción, basado en que la riqueza de un territorio  -controlado y administrado por el Estado-
estaba sustentada en los metales preciosos.
Muchos avances en la navegación facilitaron el proceso,
además de la invención de la brújula (China) y del astrolabio (árabe); la
Geografía de Ptolomeo  se tradujo e
influyó en la cartografía y la construcción de nuevas y resistentes carabelas.
Esta creencia había limitado las exploraciones de los
navegantes durante muchos años, hasta que, desafiando este concepto religioso,
Cristóbal Colón, un navegante genovés, consiguió el apoyo de los reyes
católicos de España, Fernando e Isabel.
Ante esta inquietud en 1492, este acontecimiento marcó un
cambio rotundo en la vida de los habitantes de todo el planeta. Todo empezó a
partir del día 3 de agosto de este año, cuando Colón zarpó del Puerto de Palos
con sus tres carabelas: La Niña, La Pinta y La Santa María.
Después de 72 días de navegación, el 12 de octubre de 1492
el marinero Rodrigo de Triana divisó Tierra, gritó con todas sus fuerzas
¡Tierra a la vista!…. y la cansada y desesperada tripulación festejó con
júbilo su llegada.
La tripulación desembarcó en una pequeña isla del mar Caribe
a la que puso por nombre San Salvador y empezó a conocer y a maravillarse de la
cultura, forma de vida de sus habitantes y los recursos que tenía la región.
Durante los siguientes tres meses, Colón recorrió los
alrededores  y descubrió varias islas,
entre ellas Cuba, La Española, Puerto Rico, Jamaica y Trinidad y aunque
recorrió las costas de Venezuela y América Central, no se dio cuenta que este
territorio pertenecía a un gran  y nuevo
continente y no a tierras inexploradas de las Indias como él pensaba.
Colón realizó otros tres viajes explorando otros territorios
pero sin saber que era otro Nuevo Mundo.
Américo Vespucio continuó las exploraciones y trazó el
primer mapa del que creyó era un nuevo continente y la dio su nombre: América.
La idea de conmemorar el “Día del Descubrimiento de
América”, también conocido como “Día de la Raza” o “Día de la Hispanidad”,
surgió en el siglo XIX, cuando al cumplirse el Cuarto Centenario del
descubrimiento, fue firmado un decreto real, en el monasterio de la Ràbida,el
12 de octubre de 1892 por María Cristina de Habsburgo  y aunque en este momento no se establecería
como día oficial, años más tarde sería instituido como “fiesta nacional” por
todas las naciones americanas, incluyendo a los Estados Unidos de Norteamérica.
En México se oficializa esta conmemoración desde 1928 por
iniciativa de José Vasconcelos, que alude a lo que él llama Raza Iberoamericana
con un significado de mestizaje y sincretismo cultural.
Esta idea se plasmó como lema de la Universidad Autónoma de
Mèxico. “POR MI RAZA HABLARÁ MI ESPÍRITU”

Mas reportajes

1 minuto de lectura
5 minutos de lectura

Deja un comentario