1570: Otro aniversario

General
Por.- Florencio López Ojeda
Seguramente, así sucedió: fue bajo la
sombra de un mezquite, en donde varios estancieros que radicaban en el pueblo
de San Juan Bautista Apaseo, se reunieron para platicar acerca de la
conveniencia de fundar una nueva población en las inmediaciones de la antigua
aldea otomí de Nat-Tah-Hi.
Lo más posible es que fuese en la tarde
cuando Juan Rangel Núñez, Alonzo Ortiz, Diego Juárez, Juan Freyre, Domingo de
Silva, Juan Martín, la viuda de Belño y otros, discutieron acerca de que esta
tierra llana era buena para edificar sobre ella otra ciudad, la cual después
trazaría Francisco de Sandi.
Me imagino que esas tardes, después de sus
jornadas de trabajo, les oyeron decir que las sementeras regadas por los ríos
Apaseo y el de San Miguel, prometían buenas cosechas y que los mezquites
aseguraban vigas macizas para las casas y los muebles, puertas, ventanas, mesas
y sillas, y techumbres para la iglesia que indudablemente habrían de construir.
Varias noches envolvieron los cuerpos y las voces de aquellos que con
vehemencia ya pensaban en calles, la plaza principal y seguramente consideraban
que la futura villa habría de ser próspera, fértil y saludable, pues el aire
cercano a los dos ríos era sano y fresco, y además, quedaban en un buen lugar
para abastecer a los mineros que seguían “la Ruta de la Plata” que los llevaba
a Zacatecas y Guanajuato. Otro decía que los frailes franciscanos serían los
indicados para atender los servicios religiosos. Algunos más se empezaban a
fijar en quienes serían las primeras autoridades… y a lo mejor todos se
imaginaban ya dueños de un buen solar y de una mejor vivienda.
Por fin, decidieron pedir al entonces
Virrey don Martín Enríquez de Almanza, el permiso para fundar la Villa de
nuestra Señora de la Concepción de Zalaya, el cual les fue otorgado con fecha
de 12 de octubre del año de 1570.
Por eso en este año 2016, Celaya cumple 446
de su fundación… Así empezó la historia de nuestra ciudad. Hoy, en 2016, es
pertinente mencionar que el mural que nos recuerda esta fundación y que fue
pintado en el año de 1965, por los artistas: José Luis Jáuregui (autor del
diseño) Cristina Lozano, Víctos Ríos Valencia y Jesús Oñate, tiene un gran
deterioro, por lo que es necesaria su reposición. Al respecto, el maestro Jesús
Oñate ya ha planteado en diversas ocasiones ante las autoridades municipales,
la reposición de este mural, con su diseño original -que es parte de una imagen
colectiva- y que sería elaborado con un material especial no perecedero. Hasta
ahora, el maestro Jesús Oñate, no ha recibido ninguna respuesta a esta obra que
es parte de nuestra historia. Las actuales autoridades municipales tienen la
palabra y la decisión.

Related posts

Esto sí está descarrilando al país y no se ve el nerviosismo de los mercados

admin

Gobierno entrante genera polémica

admin

DIF Estatal Guanajuato sede en la Capacitación por el Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes.

admin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: