30 octubre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Agricultura Orgánica

3 minutos de lectura

La Fertilidad del Suelo

Por Omar Meneses.

Primeramente debemos identificarnos con el concepto, “Fertilidad es la capacidad de producir”, es decir que un suelo fértil tiene como característica principal promover la vida, mientras que un suelo infértil no es capaz de producir.

En sí, la fertilidad del suelo está representada por la cantidad adecuada de nutrientes, agua y aire que este es capaz de suministrar a las plantas para permitirles crecer y desarrollarse apropiadamente, sin pasar por alto la misma vida que hay en el suelo, de los millones de microorganismos que lo habitan proviene en gran parte su fertilidad, es decir, la capacidad de producir alimentos en forma abundante, sana y permanente.

Quizá surja la pregunta ¿microorganismos?, pues si, son esos diminutos seres, imperceptibles a nuestra vista que realizan el trabajo de hacer que las plantas asimilen los nutrientes que necesitan y que también, en un suelo sano establecen un equilibrio para el optimo desarrollo de los cultivos.

Nunca olvidaré, durante los años en que me iniciaba por aprender y practicar este tipo de agricultura, el comentario de un gran maestro Brasileño, refiriéndose a la fertilidad del suelo, indicaba que, cuando hicieron su aparición los fertilizantes químicos, los suelos hervían de vida y los microorganismos convertían esas sales en alimento para las plantas, desafortunadamente la inconsciencia de la gente, tanto empresas como los mismos productores, al ver que con cierta dosis se obtenían mejores rendimientos optaron por incrementarlas cada vez mas y mas a través del tiempo, lo que provocó que esas mismas sales, intoxicaran los suelos y en consecuencia acabaran con las altas poblaciones de microorganismos.

En el contexto antes referido, tenemos entonces que el suelo sirve como soporte y provee el alimento y espacio vital que requieren las comunidades de animales y vegetales para desarrollarse y multiplicarse, por lo que es evidente que hay que preservar y cuidar el suelo de cultivo, puesto que constituye el soporte de nuestra fuente básica de alimentos.

Es muy importante hacer conciencia de esto, lo cual no es aplicable solamente al cultivo de alimentos en grandes extensiones de tierra, también aplica para quienes en casa cultivamos nuestras hortalizas, lo importante es que nuestras macetas, o depósitos de cultivo tengan el equilibrio para producir alimentos de calidad, y menciono el “equilibrio” porque no se trata solamente de llenar una maceta con tierra y sembrar la semilla, se requiere hacer una correcta preparación del sustrato que utilizaremos para sembrar, es decir, una mezcla de tierra, con otros materiales que permitan tener un suelo capaz de retener agua pero no en exceso, además de respirar y transpirar adecuadamente y por supuesto, que contenga los elementos nutritivos y microorganismos que las plantas necesitan.
  Realmente no es algo difícil de hacer, tenemos a nuestro alcance todo lo necesario para producir nuestros propios alimentos en casa, lo importante es tener la iniciativa y ganas por emprender esta actividad, la cual realmente al final nos trae satisfacciones personales y lo mas importante, saber que nuestros alimentos fueron cultivados con un método ciento por ciento natural sin el empleo de agroquímicos.

Finalmente considero que no debemos perder de vista el concepto “Fertilidad del Suelo”, durante mi experiencia profesional en esta actividad y en los diversos talleres que he impartido, ha sido muy grato notar que los participantes logran otro nivel de conciencia hacia este concepto y me estoy refiriendo tanto a profesionales, como estudiantes, amas de casa y docentes.

Espero que también en usted cause el mismo efecto.

Nos interesa su opinión www.facebook.com/consultoriasustentable o también pueden escribir sus dudas o comentarios a: [email protected]

Deja un comentario