16 mayo, 2021

¡Al reventón!

Arturo Miranda Montero

Pues sí, el puente de muertos nos ha dejado claro que no hay pandemia que valga.

El fracaso científico es obvio en la enorme mayoría de las personas. Desde los negacionistas hasta los simplones de la gripita, el desconocimiento de qué es, cómo se propaga y qué consecuencias produce valen un nabo.

Este año pandémico demostró todas nuestras fallas como sociedad. La falta de solidaridad hace de la muchedumbre una irresponsabilidad común. Los datos oficiales terminan diciendo nada: cien mil muertos en México o que Guanajuato ya es el tercer estado con más contagios activos solo sirven para encabezar los medios de comunicación. Las redes sociales se llenan de memes y chistoretes que relajan todo. Las fiestas parecen ser las únicas razones para vivir.

La ciudad de Guanajuato, por ejemplo, ha sido desnudada en su, digámosle así, “vocación turística”: un escenario para la bacanal. Octubre ha tenido en sus calles todo lo que el Cervantino propicia, pero sin Festival: tianguis por doquier, antros, cantinas y cuanto lugar haya para grupos enormes de gente, como siempre. Al turismo de borrachera no lo detiene nada ni nadie.

Fracaso científico y ansia festiva deben entenderse en las grandes masas. Y, como la máxima sentencia, el gobierno que surge de eso es lo que tenemos. De ignorantes, charlatanes y estúpidos están llenas las instituciones que debieran, según su razón de ser, organizarnos, comunicarnos y gobernar la crisis. No lo han hecho o reaccionaron tarde y mal. Ahora los gobiernos ya hablan en tiempo pasado, como si ya todo hubiera terminado. Promueven una reactivación que echa a la gente a las aglomeraciones.

Mientras tanto, la enfermedad, los costos de morirse y la infección, agreden, sobre todo, a los más pobres en sus casas, a esos que nadie cuenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: