0 3 mins 3 años

En medio de la violencia, Periodistas en Guanajuato nuevamente
amenazados

El ambiente de violencia en Guanajuato no pudo irse sin
encontrar uno de sus focos rojos en el ámbito de la libertad de prensa.
Dos casos salieron a la luz este fin de semana, cuando dos
acreditados medios de comunicación por internet se vieron amenazados y
agredidos desde diversos medios y circunstancias diferentes, pero con un común
denominador: la reacción negativa ante su trabajo periodístico.
El primer caso ya tiene semanas procesándose, pero tiene su
agravante al involucrar a un partido político a nivel local y un funcionario
del mismísimo Instituto Nacional Electoral (INE).
El periodista y director del medio notus.com.mx, Esaú
González, fue amenazado con ser denunciado el pasado 14 de junio por el
delegado del INE, Adrián Arredondo, quien le exigió que bajara una nota donde
se habla de la candidata priista Claudia Navarrete Aldaco, “para evitar
afectaciones a mí, pues esta aludía a violencia de género en el trabajo
publicado”.
En la nota se difundió el uso ilegal de recursos públicos y
otros aspectos de la carrera política de Navarrete Aldaco.
El segundo se cierne en el torbellino de la escalada
delincuencial que vive Guanajuato, al utilizarlo para desacreditar al portal
informativo El Salmantino, además de poner en riesgo a sus colaboradores,
injuriándolo como un medio con nexos con el crimen organizado.
El portal fue agredido mediante un video en redes sociales,
después de que publicara un reportaje donde evidencia que la administración de
Salamanca hizo pagos de casi un millón de pesos al hermano del alcalde interino
José Miguel Fuentes Serrato.
Los periodistas señalaron tener las facturas del pago de más
de 9 millones de pesos que el Municipio hizo a diversas personas físicas por
compras no especificadas, así como el pago de hotel y de aviones.
Tras la difusión de esta información, sobrevino un video en
redes sociales que, aprovechando el anonimato hizo aseveraciones sin sustento
contra el medio de comunicación.
Se trata de dos ejemplos de un ambiente enrarecido y adverso
para la libertad de expresión, el ejercicio libre del periodismo en momentos
donde más se requiere de la apertura que nos pruebe como una sociedad
democrática.
Lástima que el círculo político no lo entienda, porque el
gremio está dispuesto a defenderse por la vía institucional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *