31 octubre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Al Tiro

1 minuto de lectura
A LLENAR

Las ventas, las compras, los intercambios,
las donaciones, los préstamos de predios e inmuebles a los amigos o socios, ha
sido una vieja costumbre de los alcaldes para pagar o recibir favores. Es una
cadena de corrupción que parece inacabable. Pasan los tres años de su reinado,
y la basura empieza a emerger, para ese momento ya son diputados y pueden
esconder sus trapacerías. Les damos poder, y se nos olvida quitárselo, por eso
la historia se repite.

Deja un comentario