0 1 min 3 años

 El caos que viene

Con la aprobación del spot de los niños marioneta y sus
titiriteros perversos, el INE ha abierto una gigantesca Caja de Pandora. Ahora cualquier
particular disfrazado de asociación civil podrá influir en el proceso electoral mediante la
producción de spots y compra de espacios en medios para su difusión. Desde luego
esto no será parte del juego democrático, sino un privilegio de quienes tengan los
millones para producirlos y difundirlos.

No importa si se los caricaturiza o se pronuncian o no abiertamente los nombres de los
candidatos, todos tendrán una direccionalidad evidente. Se necesita ser muy estúpido
para no entender que estarán jugando con fuego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *