0 5 mins 3 años

Jorge Gordillo

¡Saludos brujos! ¡Raros! ¿Verdad? Explico. La historia trata de la vida de tres brujas que la autora aprovecha para que entendamos que el cuidado del medio ambiente es responsabilidad de todos, no solamente del gobierno. Leamos: Amalia ¿Quién es? ¿Qué realiza?  “Hay brujas morenas y brujas rubias.

 A veces es difícil comprobarlo, ya que en los retratos las brujas suelen aparecer mayores, con sus cabellos ya blancos. Además, casi siempre llevan la cabeza cubierta: pañoletas negras, extraños sombreros, gorros espantosos con cintas que se despliegan al viento… Amalia no es una jovencita, pero tampoco una vieja. Todavía su pelo largo y un poco rizado conserva su color. Aún no le ha llegado el momento de volverse blanco.

 Pero, aunque parezca mentira, Amalia no es ni morena ni rubia. De niña, y vista por detrás, su cabeza parecía un gigantesco tomate bien maduro. Pero, con la edad, su cabello perdió algo de brillo y se hizo más áspero.

 Por eso en la actualidad parece, más o menos, una zanahoria. Tal vez Amalia sea la bruja más pelirroja del mundo entero. Es difícil saberlo. Pero no hay duda de que es la bruja más pelirroja de Urbecualquiera y sus alrededores.

 Y como buena pelirroja que es, la cara de Amalia y todo su cuerpo están llenos de graciosas pecas. Las pecas parecen estar vivas. En invierno, con el frío, no se le notan apenas. Están como dormidas, bien acurrucaditas.

 Pero en verano, con los calores de Urbecualquiera, las pecas se le despiertan, se llenan de color y aparece que hasta bailan en los mofletes redondos de su cara. A una bruja se la considera joven hasta que cumplen los trescientos o cuatrocientos años, aproximadamente. Amalia, hasta que cumplió los cuatrocientos treinta y dos años, se dedicó a corretear por el mundo.

 Quería conocerlo todo, hasta el más alejado y escondido rincón. Pero ahora, con quinientos cincuenta años a sus espaldas, más o menos en la mitad de su vida, vive tranquila y feliz en una ciudad tan normal y corriente como Urbecualquiera.

Muchas cosas le gustan a Amalia de Urbecualquiera. Pero lo que más le gusta es un maravilloso bosque que se encuentra en las afueras, a muy poca distancia: el bosque de Cantamilanos. Toda bruja que se precie necesita un bosque cerca de su casa. Una bruja sin bosque -está comprobado- es como un rosal sin rosas, o como una tortilla sin huevo.

 En el bosque, las brujas se encuentran a sus anchas, respirando ese aire tan limpio y tan fresco. Les encanta caminar pisoteando las hojas secas y escuchan el crujido que producen. Disfrutan hablando con los animales, con los árboles, con los arroyos… Y, lo que es más importante para ellas: en el bosque encuentran todo lo que necesitan para fabricar sus famosas pociones mágicas: hojas, raíces, colas de lagartija, caca de ardilla, dientes de jabalí, plumas de cuervo…

 Cuando Amalia llegó a Urbecualquiera, hace ya unos cuantos años, y descubrió el bosque de Cantamilanos, dio un gran salto de alegría. -¡Es… es… es… es… es…! – no encontraba la palabra adecuada. Todos los animales del bosque la miraban con curiosidad, pensando que estaban un poco loca. -¡Es… es… es… es… es…! Estuvo más de una hora repitiéndolo, como si fuese un disco rayado.

 Luego, soltó una larga carcajada y gritó: -¡No sé que es! ¡Pero es el lugar que estaba buscando para vivir! ¡Qué bosque el de Cantamilanos! Montañas cubiertas de árboles: robles, hayas, acebos… Montañas que cambian de color con las estaciones del año, como las pecas de Amalia. Arroyos y torrentes que bajan juguetones por las laderas, que se descuelgan a veces por pequeñas cascadas. Y animales, muchos animales que en Cantamilanos han encontrado su hogar: ardillas, ciervos, gatos monteses, jabalíes, zorros, petirrojos, lirones… Las águilas y los buitres sobrevuelan todos los días el bosque con sus alas desplegadas”. Nos leeremos en la próxima.

 El Pilón Filosófico: “Un ensayo importante, muy estudiado y muy dirigido a todos los habitantes de la tierra es la Encíclica Laudato si”. ¿La conoces? ¿Y dónde quedaron las brujas Amelia y Emilia?

FICHA TECNICA – TITULO: AMALIA, AMELIA Y EMILIA / AUTOR: ALFREDO GOMEZ CERDA / EDITORIAL: SM / PRECIO: $133.00 / CAPTURISTA: MARIA JOSE PANTOJA HERRERA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *