0 7 mins 3 años

José Luis
Camacho Acevedo

Sin causar problema político alguno López Obrador mandó a la lucha senatorial a Vasconcelos, a quien inicialmente había propuesto como canciller.

Sin causar problema político alguno López Obrador mandó a la lucha senatorial a Vasconcelos, a quien inicialmente había propuesto como canciller.

Cuando un presidente electo procede a conformar su gabinete, puede darse el lujo de cambiar de baraja en todos los puestos, excepto con los que corresponden a las fuerzas armadas.

Así lo ha hecho AMLO y procedió con un apego a las reglas del presidencialismo que el tabasqueño demostró que conoce a la perfección y vive su mejor momento de relación con las marinos y militares al anunciar, después de haberlos cuidado celosamente durante el tiempo que va del periodo de transición, que los nombres de quienes ocuparán las carteras de la SEDENA y la SEMAR, el general Luis Crescencio Sandoval González y al almirante José Rafael Ojeda Durán, a quien presentó como “el oficial de mayor antigüedad y prestigio en la Armada de México”, respectivamente, serán gentes que le guardarán absoluta lealtad a quien a partir del 1 de diciembre se convertirá en su comandante supremo.

Durante semanas, algunos  futurólogos mencionaron varios nombres para ocupar los puestos de mando en la SEDENA y en la SEMAR, sin embargo AMLO jugó bien su secreto y ninguno le acertó a dar con quienes finalmente fueron elegidos por el próximo presidente de México.

Sin causar problema político alguno López Obrador mandó a la lucha senatorial a Vasconcelos, a quien inicialmente había propuesto como canciller.

Y lo mismo ocurrió con los recambios en el Fondo de Cultura Económica y en la subsecretaría de gobernación que inicialmente estaría a cargo de Tatiana Clouthier.

La realidad es que todo se trato de un consenso acordado desde el principio por AMLO, el actual presidente Enrique Peña Nieto y los más altos jefes del ejército mexicano y de la Marina.

Un punto fundamental en torno a esta decisión, es que en todas las reuniones en las cuales se discutió quienes ocuparían los cargos al frente de la Sedena y la Semar, estuvo presente Alfonso Durazo Montaño, quien ocupará el cargo de Secretario de Seguridad Pública y Protección Civil en la administración entrante.

El mensaje que manda AMLO a la sociedad mexicana es que ahora habrá una mejor coordinación, mucho mejor que la actual, entre las fuerzas armadas y los operadores de seguridad del gobierno federal.

Durazo es un político conciliador y con un olfato perfeccionado en muchas batallas que le ayudará a su trabajo de concertación en el trabajo que realizará con las fuerzas armadas en momento tan crítico que vive la nación en esa asignatura irresuelta que es la violencia y su hermana gemela: la inseguridad ciudadana.

¿Quiénes son los elegidos?
El inminente titular de la Secretaría de Marina, el almirante José Rafael Ojeda Durán, es originario de Xalapa, Veracruz, y estudió, como todos los mandos navales, en la Heroica Escuela Naval Militar, adonde ingresó en 1969 y después de cinco años egresó como guardiamarina.

Realizó estudios de posgrado, entre ellos la especialidad de Mando Naval y las maestrías en Administración Naval y en Seguridad Nacional, en el Centro de Estudios Superiores Navales.

Sus cualidades como marino militar lo llevaron a desempeñarse como jefe de Ayudantes del Jefe de Operaciones Navales y del almirante Oficial Mayor de Marina; también fue jefe de Sección en el Estado Mayor de la Décimo Cuarta Zona Naval, con sede en Puerto Chiapas: jefe del Estado Mayor en la Sexta y Décima Zonas Navales, ubicada en Colima y Lázaro Cárdenas, respectivamente.

Por su parte, al frente de la Sedena estará Luis Cresencio Sandoval González, es originario de Ensenada, Baja California.

Es un militar con gran cercanía al hasta ahora general secretario Salvador Cienfuegos, pese a que han existido rumores sin fundamento de que “estaban distanciados”.

El divisionario Sandoval es General de División Estado de Mayor. Su último grado de estudios es Maestría en Administración Militar para la Seguridad y la Defensa Nacionales en el Colegio de la Defensa Nacional.

Se ha desempeñado como comandante de sección en el tercer batallón de policía militar en la Ciudad de México; además fue jefe de sección técnica y secretario particular del oficial mayor de la Sedena; también fue subjefe de Estado Mayor del Cuartel General de la 20/a zona militar de Colima.

Sandoval González, fue además agregado militar adjunto en la Embajada de México en Washington, por lo tanto su cercanía con el gobierno estadounidense es muy conocida.

Pues aunque para algunos, la designación de AMLO sorprendió, la realidad es que se trata de un consenso dentro de las fuerzas armadas, ya que los dos son de indiscutible lealtad a las instituciones.

Las nominaciones de los que serán responsables de las fuerzas armadas de México en este especial momento, representaron para López Obrador una aprobación unánime en lo que a su oficio político se refiere.

Los grandes pilares de los mandatarios en un régimen presidencialista como el nuestro, sin duda que siguen siendo el silencio y el secreto.

Y AMLO sigue demostrando que sabe jugar bien los tiempos y respetar las reglas de ese presidencialismo que lo convertirá a partir de 1 de diciembre en un nuevo Jefe de Estado en el contexto internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *