0 8 mins 5 años
(Y Dos
Posdatas)
 Ricardo González Melecio

La
Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos dice textualmente en su
artículo 39: “La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el
pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de
éste. El pueblo tiene, en todo tiempo, el inalienable derecho de alterar o
modificar la forma de su gobierno”. 
41 palabras
solamente, pero en ellas están todo el contenido del poder del pueblo. En este
artículo dice claramente que la Soberanía Nacional reside en el pueblo. No en
el gobierno, el cual, obviamente, es transitorio. Y que todo poder público
dimana (o procede) del pueblo y se INSTITUYE PARA BENEFICIO DE ÉSTE. Lo cual no
está sucediendo desde hace varias décadas, ya que el beneficio ha sido para los
gobernantes y amigos de estos, pero no para el pueblo. Todos sabemos y vemos
con indignación, como entran antes del cargo y como salen después forrados de
dinero todos los gobernantes, prácticamente sin excepción. El poder público lo
usan para su beneficio personal y no como dice la Constitución, para beneficio
del pueblo, por lo que se pervierte y desvirtúa totalmente la función para la
cual se instituyó el gobierno. Y por este simple, pero gravísimo hecho, pierde
la función de ser el gobierno y por lo mismo, el pueblo tiene, en todo tiempo,
“EL INALIENABLE DERECHO DE ALTERAR O MODIFICAR LA FORMA DE SU GOBIERNO”. Y la
palabra inalienable significa que no se puede enajenar o pasar o transmitir ese
derecho ciudadano a otra persona. Que es intrínseco, legítimo e intransmisible
a otra persona.
Creo que los
ciudadanos ya llegamos a un nivel de hartazgo, en donde ya no creemos en
nuestro gobernantes, de cualquier nivel, poder o partido político. Creo que
llegó la hora de las candidaturas ciudadanas y se podrá decir que los
candidatos ciudadanos también pueden fallar, pues sí, pero al darnos cuenta de
ello, los ciudadanos, de inmediato los podemos quitar. El pueblo pone y el
pueblo quita. Debemos hacer una revolución de ideas, de metodologías, de
imposición de valores morales. Los sueldos de los funcionarios públicos no
deben sobrepasar ciertos límites. Son criminales los sueldos que se ganan los
ministros de la Corte de más de medio millón de pesos mensuales y todos en
general. Los legisladores, los funcionarios federales, estatales y municipales,
en fin, todo el aparato burocrático corrupto que impera en nuestro país.
LA
CORRUPCIÓN DEBE SER ELIMINADA DE ORIGEN EN NUESTRO PAÍS. No podemos seguir
siendo el país más corrupto del mundo. Esta nación debe transformarse en un
país más justo, en donde los gobernantes realmente trabajen por el bien común.
Que haya justicia social, se eleve el nivel de vida y que los gobernantes sean
los verdaderos mandatarios del pueblo y que hagan lo que dice este y no sus
opresores, como sucede actualmente.
De veras que
cada vez que habla Peña Nieto la riega. Irrita lo que dice y hace. (Incluyendo
la designación como canciller de Luis Videgaray.) Ahora resulta, después de
haber escuchado su discurso del pasado jueves, que le debemos agradecer por
incrementar el costo de la gasolina. Que viene el desastre de México “si no se
aumenta el costo de la gasolina”. Y luego pregunta “¿Qué hubieran hecho
ustedes?”. Pobre tipo, anda perdido. Se pueden hacer mil cosas en lugar de
haber hecho esa barbaridad de incrementar el insumo más inflacionario que está
produciendo un aumento generalizado de todos los productos de la canasta
básica. En primer lugar, eliminar la mitad de los zánganos trabajadores
petroleros de un sindicato corrupto en donde ganan muy altos sueldos y la mitad
de ellos no desempeñan ningún trabajo o tienen un bajo o nulo rendimiento
productivo. Con esto hay un ahorro de más de 100 mil millones de pesos anuales.
Según eso,
esperan recaudar con este incremento a la gasolina 258 mil millones de pesos al
año. La mitad de esto se puede juntar o incluso más con un plan de austeridad
en todas las dependencias federales, sobre todo en el gasto corriente. El
ahorro sería mayor, si realmente se apretaran el cinturón todas las
dependencias federales. Estamos hablando de gastos suntuarios como pagos de
escoltas, de constantes viajes en helicópteros y aviones privados, en exceso de
personal, en corrupción de compras ya que en todas las dependencias se llevan
los directivos hasta un 100% de “mordida” por sobreprecio. En ocasiones es más.
Mire, estimado lector, solamente en reservas en el banco de México hay guardado
más de 170 mil millones de dólares, si se requieren 250 mil millones de pesos y
no se quiere hacer lo anteriormente mencionado, que se debería hacer como
primera prioridad, con 12 mil millones de dólares que se sacaran de reservas,
con esto, no se pasaría el costo de la corrupción del gobierno, al pueblo.
Otra de las estúpidas
“razones” de Peña Nieto para hacer este aumento es que según él se liberan los
precios de la gasolina. Pues la mitad de la gasolina se compra a Estados Unidos
y allá está a un poco más de 11 pesos el litro, entonces aquí debería venderse
por muy cara, en 12 pesos el litro. Pero lo que pasa es que cerca de 6 pesos
cobra el gobierno federal de impuesto, por litro a la gasolina. Este es un país
petrolero y la gasolina es cara. Otra “razón” de Peña para este aumento es que
dice que aún así está bajo el precio de la gasolina en relación a otros países,
si pero en donde ganan 10, 15 o 20 veces más que aquí.
Las
manifestaciones con orden y paz, son un derecho legítimo del pueblo. Se debe y
puede, echar para abajo este injusto incremento.
POSDATA UNO.
Mis Estimados lectores, dos domingos, el 25 y el primero, no tuve mi
colaboración dominical, por los descansos obligatorios de nuestro querido
periódico am. Felicidades por estas fiestas pasadas, Navidad, año nuevo y
Reyes.
POSDATA
DOS.- En febrero el gobierno peñista tiene la malvada intensión de volver a
subir la gasolina, y luego habrá incrementos semanarios. Por eso es imperativo
echar abajo este incremento y no permitir los de febrero. El pueblo es el
patrón, el gobierno el empleado. El patrón es el que manda, no el empleado.
Recuérdenlo.
Comentarios
y opiniones a los correos:
ricardogonzá[email protected]

Tuitter:
@gonzalezmelecio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *