Mar. Sep 22nd, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Atletas en contraste

3 minutos de lectura
Por. L Antonio Lavín Maldonado
Hace algunos años, gracias a la invitación de la maestra
Karina Rico, tuve la oportunidad de fungir como entrenador de atletismo para un
selectivo de jóvenes sordos, que ella había estado preparando. El trabajo
realizado nos llevó, junto a la selección estatal de atletas sordos, a competir
en un selectivo nacional en Puebla. La semana de eventos deportivos me dio una
nueva perspectiva de lo que definimos como una discapacidad. La delegación de
Guanajuato logró colgarse varias medallas. Admirable labor de los jóvenes que
tuve el placer de conocer y entrenar.
Esta breve anécdota la comparto pues hace unos días
iniciaron los juegos paralímpicos, sin la difusión masiva que los J.O. tienen.
Desde hace más de 50 años se realizan las olimpiadas para atletas con alguna
discapacidad física, sensorial o mental. Se atribuye su fundación al neurólogo
Ludwing Guttmann, quien en su juventud experimentó los horrores de un campo de
concentración, suceso que transformó su vida. Desde Roma 1960 se considera a
estos juegos dentro de las competencias oficiales. En 1968, México, se rehusó a
organizar los juegos paraolímpicos, argumentando falta de dinero (lo que no
argumentaron era el costoso estilo de vida del «chango» Ordaz y sus
cuates). En esta competencia existen deportes especiales, así como adaptaciones
de deportes que tienen su contraparte olímpica. Los aros olímpicos no se ven
por ningún lado, en su lugar usan tres medios círculos llamados
«agitos» que representan un espíritu en constante movimiento. Estos
juegos tienen un gran número de eventos; cada discapacidad es dividida hasta en
diez categorías que pueden abarcar: discapacidad muscular, de movimiento, corta
estatura, discapacidad visual, discapacidad intelectual, ente otros.

En contraste con los resultados que México cosecha en los
juegos olímpicos tradicionales, en la versión paralímpica nuestro país figura
en el medallero de manera más honrosa; para darse una idea, a pocos días de haber
iniciado, nuestra delegación tiene siete medallas, de las cuales cuatro son de
oro. El esfuerzo de estos atletas es mayor que el resto, pues no solo tienen
impedimentos físicos, también luchan contra la indiferencia. La discriminación,
rechazo, falta de atenciones y oportunidades que sufren, son solo algunos de
los obstáculos que enfrentan cada día. Es por ello que quiero dedicar este
artículo para que conozcamos más a los atletas que a pesar de las limitaciones
hacen siempre su mejor esfuerzo. En el rubro de atletas especiales, Celaya
tiene motivos de orgullo como los nadadores Alejandro Cuevas y Steven Martínez,
quienes han participado en competencias deportivas internacionales con
admirables resultados. Por ello los invito a que conozcamos y reconozcamos a
nuestros atletas paralímpicos, que están haciendo su leyenda con mucho corazón,
enseñándonos que no hay imposibles.

Mas reportajes

5 minutos de lectura
1 minuto de lectura
3 minutos de lectura

Deja un comentario

También te puede interesar

3 minutos de lectura
4 minutos de lectura
6 minutos de lectura