0 6 mins 3 años

Miguel Alonso Raya

La Comisión de Puntos Constitucionales, que preside el legislador perredista Daniel Ordoñez Hernández, aprobó el dictamen que reforma diversos artículos de la Carta Magna para eliminar el fuero a funcionarios, el cual fue aprobado por unanimidad, con 370 votos, el jueves pasado en la Cámara de Diputados.

El dictamen aprobado integra las propuestas de 32 iniciativas de todos los grupos parlamentarios, de 3 congresos locales y de la Asociación Civil “Somos Más”, ésta última denominada “Gobierno sin Privilegios”.

La propuesta modifica los artículos 17 y 61, deroga el párrafo primero fracción V del artículo 74, deroga el párrafo segundo reformando el párrafo cuatro del artículo 108, reforma los párrafos primero y cuatro del artículo 110, el párrafo primero del artículo 111, deroga el párrafo primero del artículo 112 y reforma el párrafo segundo del artículo 114, todos de la Constitución Política.

Al presentar el dictamen ante el pleno, el diputado Ordoñez Hernández recordó el asesinato, en septiembre de 1913, del ilustre senador Belisario Domínguez, a manos del dictador Victoriano Huerta, por defender la dignidad de la República. Ante la indignación de los compañeros legisladores de Belisario Domínguez, Huerta ordenó la disolución del Congreso de la Unión.

Para prevenir acontecimientos similares y otorgar inmunidad a los legisladores, los Constituyentes de 1917 integraron en la Constitución la figura del fuero como instrumento de defensa ante actos autoritarios como los señalados. (Ordoñez Daniel, 19/04/2018)

Como bien afirmó el diputado “el fuero tuvo razón de ser en tanto existían los riesgos de que caudillos y déspotas pudieran llegar a ocupar la silla presidencial y decidieran ejercer un poder autocrático sobre el Parlamento para acallar las voces críticas y esfuerzos por limitar sus actos.”

Sin embargo, añadió, “con el pasar del tiempo el Congreso de la Unión terminó por ser controlado por el Presidente de la República que durante años se mantuvo como la figura central de la esfera pública en México. Desafortunadamente, el fuero, que debió usarse como instrumento de protección de la independencia del Poder Legislativo, quedó a consideración de las necesidades políticas y negociaciones entre los bloques parlamentarios y los grupos gobernantes.”

Y puso como ejemplo que en “más de una ocasión se solicitó sin éxito el desafuero de algunos legisladores y servidores públicos para que respondieran por señalamientos diversos que iban desde actos de corrupción hasta la vinculación con el crimen organizado.”

El fuero, apuntó, “terminó como un instrumento de protección de actos indebidos de los legisladores y servidores públicos que lo mismo lo usaban para evitar ser consignados por faltas administrativas hasta para evitar ser procesados por delitos del fuero común y del orden federal.”

No sin razón, el diputado Daniel Ordoñez, integrante de la expresión perredista Iniciativa Galileos, apuntó que “el abuso del fuero es uno de los elementos que contribuyen a la pésima imagen que la sociedad mexicana tiene de sus legisladores y de sus servidores públicos. Para muchos habitantes de este país, el fuero es una especie de patente de Corzo de la clase política.”

Y como bien afirmó, la aprobación de este conjunto de reformas “no es el puerto de llegada, sino el punto de partida de un proceso mucho más amplio que busca que la vida pública en México tenga ética y honor.”

Es relevante que el proceso de discusión y dictamen de la eliminación del fuero de la Carta Magna haya sido eficientemente conducido por un diputado perredista, puesto que este tema ha sido lucha del PRD desde su creación.

De hecho, el dictamen  integra seis iniciativas presentadas por diputados del Grupo Parlamentario del PRD, una de ellas del propio Daniel Ordoñez Hernández.

Si bien hay que destacar el esfuerzo del presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales de cabildear con todos los grupos parlamentarios para sacar una aprobación de consenso de este tema, y aunque más de un partido presumirá la paternidad de la iniciativa, lo cierto es que desde hace muchos años la izquierda ha venido luchando para eliminar el fuero.

Es de suma importancia que con estas reformas, una vez que sean aprobadas por el Senado de la República y al menos la mitad más uno de los congresos estatales, se elimina el fuero de todos los funcionarios que cuentan con esta protección constitucional, incluso el Presidente de la República.

Con esta decisión, el Congreso de la Unión atiende una antiquísima exigencia de la sociedad, que ya está harta de tanta corrupción e impunidad de muchos políticos y funcionarios, y que ya no está dispuesta a tolerar más abusos ni privilegios de nadie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *