0 6 mins 5 años


 Prof. Jorge Gordillo

¡Saludos
aventureros! 

¡Qué agradable es leer una aventura bien narrada! “Carmela es una
enana que se enamora de todo el mundo. Carmela corteja a un marinero, a un
ciclista y aun sapo, hasta encontrar a su media naranja: el dueño de un circo
en desgracia. Pero el león se come a su marido y Carmela se va a recorrer el
mundo viviendo increíbles y dulces aventuras.  

Leamos un poco sobre el comienzo
de esta hermosísima historia: “Había una vez una enana casi calva que se
enamoraba de todo el mundo. Su sueño más grande era conseguir novio. Uno que la
quisiera para toda la vida. Alguna vez se enamoró de un marinero que la llevaba
en el hombro como si fuera una lora y que le hacía repetir todo el tiempo:
«Rebeca quiere cacao. Rebeca quiere cacao. Rebeca quiere cacao». 
La tal Rebeca,
una portuguesa más flaca que un palo de escoba, había sido novia del marinero
hasta que se escapó con un afilador de cuchillos en Veracruz. 
La enana se
llamaba Carmela Monteverde y no le gustaba el cacao. -Óyeme, chiquita de
corazón grande -decía el marinero-. Alcánzame una botella de ron. La enana
acercaba una escalera, trepaba con esfuerzo hasta el estante superior de la
alacena y a veces resbalaba. La tripulación se reía y el marinero parecía
feliz. -Oye, chiquita, prepáranos una sopa de tiburón y báilanos un tango. 
La
enana complacía los antojos del marinero, pero no vivía contenta. Se mareaba y
se aburría de ver el mar. En Cartagena abandonó al marinero con mucho dolor.
-No me quería -reconoció la enana-, pero tenía unos ojos hermosos. Se dedicó a
recorrer las calles de Cartagena de Indias, arrastrada por los suspiros y
fascinada por la luz de la ciudad que se le engarzaba en los dedos. Contempló
el milagro del atardecer en la playa y se dejó acariciar por la brisa. -No es
posible tanta belleza- se dijo. Una mujer casi desnuda escribía con la punta
del pie frases de amor en el espejo de la arena húmeda. El mar enamorado lamía
sus palabras y, entonces, la mujer escribía otra frase. La enana seguía
suspirando, pero ya no sabía por quién. El mal se le pasó pronto. Una negra de
cintura de avispa se le acercó curiosa. -Oye, Carmela, ¿Qué hiciste con ese
marinero de ojos lindos? -No sé de qué me hablas -dijo la enana y continuó
bebiendo un jugo de melón como si nada. -Dicen que le destrozaste el corazón.
-Así soy yo -dijo la enana. Carmela despertó feliz. Encontró un pelo en la
almohada y lo arrojó al bote de basura con indiferencia. Se bañó y se perfumó
toda. Se maquilló frente a la redondez del espejo. Había soñado con nidos y
palomas, señales de buena suerte según “El libro de oro de los sueños”, y
decidió consultar a Mavé -su bruja de cabecera- para confirmarlo. Fue a su
apartamento en Bocagrande, y le contó el sueño sin guardarse un detalle. El mar
casi entraba por la ventana. Mavé terminó de pintarse las uñas. Sopló y aleteó.
Contempló su obra y se declaró satisfecha. – ¿Significa que estoy a punto de
encontrar al hombre de mi vida? -preguntó Carmela. -Te faltan vuelos, querida,
debes crecer. -Soy enana -dijo Carmela-. Pero tampoco soy un pajarraco. -Quiero
decir que debes buscar. 
Es posible que te equivoques, pero, al final, el hombre
que elijas te va a querer hasta el más allá. -¿Tanto así? -Volverá del más allá
para seguirte queriendo. – ¡Qué barbaridad! Mavé contempló una vez más sus
largas uñas, encendió su larga y fina pipa de carey y arrojó al techo un chorro
de humo interminable. -No pierdas la fe -dijo-. No abandones tus sueños.
 Carmela se sintió débil, lánguida, en el aire. -Sueño que soy grande y hermosa,
y que los hombres me persiguen para adorarme. Mavé soltó una risita de ratón.
-Hace días que no como bien -dijo Carmela para disculparse. -Metafísica estás-
bromeó Mavé. -Patafísica- corrigió Carmela.” ¿Será posible que nuestra enana
consiga ese verdadero amor? No dejes leer esta bonita historia. Nos leeremos en
la próxima. Les regalo un pilón filosófico del pueblo: 
“A boda o bautizo no
vayas sin ser llamado”.

FICHA
TÉCNICA. TÍTULO: CARMELA TODA LA VIDA, 
AUTOR: TRIUNFO ARCINIEGAS, EDITORIAL:
FONDO DE 
CULTURA ECONÓMICA, PRECIO: $47.00, CAPTURISTA: 
AIDEE ALTAMIRANO.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *