Checar, anglicismo admitido
Enrique R. Soriano Valencia
La
palabra ‘checar’
ha invadido nuestra vida cotidiana. Por la mañana, checamos el
inicio de nuestras actividades en los sistemas de control del centro de
trabajo; cuando revisamos algo, lo checamos (incluso he oído su
uso en diminutivo: «Dale una checadita a mi documento»); y si
algún aspecto no cubre nuestras expectativas, pues no nos checa. Tres
usos con sentidos totalmente distintos.
Checar
es un anglicismo. Es decir, es una palabra proveniente del verbo en inglés to
check
. En el diccionario oficial (DLE por sus siglas: Diccionario de la lengua española) ha sido incorporado desde hace
varios años, por lo que es admisible su uso. No obstante, el DLE registra como
preferente chequear (con el mismo
origen, pero más común en la mayoría de los países de habla hispana) y solo con
uno de los usos descritos en el párrafo anterior: «examinar, controlar o cotejar
algo».
En
el primero de los usos señalados damos el sentido de registro (de ingreso o
salida de los trabajos) decimos: «Hoy *chequé quince minutos después de la hora
de entrada y me regresaron». En el segundo, le asignamos el significado de verificación:
«¿Me checas estas sumas?”. Por último, le otorgamos el sentido de congruencia o
coherencia: «No checa tu forma de vestir con tu manera de hablar». 
Evidentemente,
en español ‘registrar’ no es sinónimo de ‘examinar’, ‘cotejar’ o ‘controlar
algo’, ni estos con la ausencia de coherencia. Pero en el idioma inglés, su
intención es cercana a los dos primeros sentidos. El verbo to check
básicamente sirve en ese idioma para verificar, confirmar, certificar: “You must check your work more carfully”
(«Debes revisar tu trabajo con más cuidado»,  check,
da sentido de verificar con detalle, acuciosamente). Pero también se usa para confirmar
entrada o salida de algo (check in / check out). Pero en este último sentido,
el registro de entrada o salida, tiene el contexto de haber sido confirmado o
verificado.
En
español no sucede lo mismo. Aunque un registro de ingreso en el trabajo confirma
un hecho (el inicio de actividades), es distinto a la de tener certeza. Esta
palabra en español no da contundencia verdadera, como incontrovertible. Una
persona podría registrar la entrada de otra en los sistemas de control de
asistencia. El registro está, pero dista de ser absolutamente verdadero. Por
tanto, no se puede hablar de certeza, por el hecho de haber un registro. Ello
significa que en español, el sentido de ese verbo cambia.
Por
ello mismo, la falta de coherencia es algo que no podría verificarse o certificarse,
como se usa en el ejemplo que cité en el segundo párrafo: no se puede
confirmar, validar o certificar que vista de una forma y hable de otra porque
son temas incompatibles (al menos en inglés). Es muy común escuchar en México,
«Esto no me checa» cuando se trata de algo que no es congruente. Por ello
mismo, para enfatizas se añade: «No me cuadra».
Ahora,
de los usos arriba señalados, el único admitido es: examinar, cotejar, controlar.
Es decir, solo coincide con el segundo de los señalados arriba y sin el sentido
de certificación. Si checamos un documento, nos limitamos a
examinarlo, a cotejar su contenido. Ello dista de dar certeza o veracidad. Por
tanto, quedan descartados los usos para el registro laboral de inicio o fin de
actividades y la congruencia o coherencia en algo.

Al
incorporar el verbo to check al
español, perdió el concepto de certeza que le caracteriza en inglés.