0 4 mins 3 años

Gabriel Ríos

Buenos días Don Francisco. Me tomo la licencia de decir que esto es un coloquio, y espero que dicho intento no le incomode.

Leí con avidez “Retorcida invasión extranjera alentada por salinistas-peñistas (*)”, con acertada taxonomía estratégica: 1) Control de Recursos Naturales, 2) dominio de las cadenas de valor, 3) Penetración de las comunicaciones públicas, 4) avasallamiento del sistema financiero (añado: Aspe= “tragancho” y nosotros=“coprofaganchos”). Imagino la escena cotidiana en una familia pudiente en México: mamá y papá se aseguran que sus hijos no se junten con la “chusma” y que ejerzan su destino manifiesto nopalero y apátrida. Supongo que la estrategia “5” se refiere a las diez familias “mexicanas” que nos tienen agarrados del cogote, quienes compiten ferozmente para ver “quién es más”, como en el armamentismo, donde una nación compra armas y la nación vecina hace lo mismo para no quedarse atrás. Todos los ambiciosos y una que otra ama de casa, comparten el mismo virus de desconfianza, agresión y sometimiento. De la patología individual es fácil transitar a la sociopatía. Y llegamos al momento de las conclusiones y las recomendaciones.

Primero, o es por la vía de la fe o lo es por la vía científica, que podríamos llegar a los dos cerebros primitivos de cada [email protected] (argüenderex y aguantex), para que ayuden al neocortex a hacer su chamba. La reacción cerebral electroquímica ante estímulos es de rancia naturaleza evolutiva. Lamentablemente, desde que nacemos, nos acostumbran  (nada de que nos “educan”, ¿o no Juan Pablo II siempre fiel?) a no darle su tiempo al neo cortex a hacer evaluación de estímulos, así que reaccionamos con berrinches (“berrido”, o sonido del verraco o cerdo).  ¿Qué estrategia recomendamos a los padres de familia al respecto?

Segundo, la economía es global y neoliberal (“no tiene amigos sino intereses”: USA) corriente perversa alimentadora de nacionalismos. En el México pre electoral, la violencia generalizada y creciente es estrategia de los poderosos para debilitar cualquier intento autónomo o independiente de pensar, difundir y actuar en base a la justicia y el Derecho. Muchos lo han dicho: “el mejor negocio de los ricos son los pobres.”

Tercero,  los poderosos buscan las mejores alternativas de “return on investment”. Black Rock Bank,  Soros, etc., igual platican con la “mafia del poder”, que con los medios masivos de comunicación y AMLO. La negociación termina siendo “ganar-perder” o ”suma cero”. En USA también hay descontento, y Trump quiere una plataforma más robusta para los negocios y no al pueblo en guerra civil.

Cuarto, Rusia y China pueden “aliviar” a medias nuestra situación si le pueden comer un poco el mandado a Trump. Ambos países van en ascenso, mientras que la entelequia llamada USA (ejército y empresas transnacionales son el verdadero poder) patalea para no continuar en la decadencia. Increíble que Corea del Norte haya logrado por décadas sacarle dinero a los gringos con una estrategia mal copiada por Trump.

Saludos cordiales, Don Francisco.           Gabriel Ríos [email protected]
(*) Ese que dijo que “ningún presidente se levanta en la mañana para joder a su país” , también ha celebrado las “50 décadas de fundación del IPN”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *