Sáb. Sep 26th, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

‘Como rescatar al planeta’

3 minutos de lectura
Por.- Santiago Heyser Beltrán

Que viene una crisis del sistema socioeconómico ¡Sin duda!,
que va a generar guerras y hambruna ¡Sin duda!, que México se tiene que
preparar ¡A fuerzas!
R- Guau, mi Santias, tu artículo de fin de semana donde
hablas de que el planeta se va a acabar me dejó tembloroso y con perradillas.
S- No solo a ti, perro; mucha gente me escribió preguntando
si era profeta del mal; a lo que contesté que no, simplemente soy cronista
adelantado de sucesos que están por venir, resultado de la estupidez humana y
de la forma en cómo nos estamos acabando los recursos naturales y contaminando
el planeta, y resultado de un modelo de explotación «legalizada» bajo
la figura de: «Trabajo subordinado», que está llevando a la población
a niveles de pobreza e injusticia que son incubadora de una revuelta social,
hasta hoy focalizada en algunas regiones bajo la figura de crimen organizado o
guerrilla, pero que son resultado de una sociedad que rechaza formas de
autoridad y representación por sus conductas cínicas, corruptas, injustas e
inmorales, salvo honrosas excepciones.
R- Auuu, ¿o sea que nos va a llevar el carajo, mi Santias?
S- Si seguimos por el camino de la depredación planetaria y
de la explotación humana ¡Sí!, si nos va a llevar el carajo, o cuando menos
vamos a tener una sacudida mundial en donde los humanos seremos expulsados como
pulgas de un perro que se sacude.
R- Auuu, pienso en mi cachorritos y me pregunto: ¿habrá
alguna forma de evitar la debacle, mi Santias?
S- Siempre la hay mi Rufo. Un camino sería construir a pasos
acelerados un modelo socioeconómico alternativo al neoliberal, un modelo que
respetando el medio ambiente y los recursos naturales nos conduzca a
relacionarnos como personas dejando de explotar al prójimo, un modelo que no
solo cuide el planeta, sino que con la ciencia y tecnología existente, lo
restablezca, lo sane; hoy la tierra es un planeta enfermo.
R- Auuu, ¿y cómo podríamos hacer eso, mi Santias?
S- Retomando principios de humanidad, entre ellos dejar de
contaminar y de acumular riqueza a lo pendejo en detrimento de millones, hoy el
10% de la población posee el 80% de las riquezas mundiales; pocos ricos muchos
pobres y va en aumento, estos ricachones no tienen llenadera.
R- Guau, ¿y crees que los ricachones por propia voluntad van
a repartir sus bienes, mi Santias?
S- No es necesario que repartan nada, simplemente con que
dejen de acumular más sería un gran paso; lo que no será posible sin cambiar el
modelo de competitividad, producción y consumo sin límite y de depredación de
la naturaleza que hoy rige.
R- Guau, entonces ya entendí, el primer paso cambiar el
modelo y dejar de depender del consumo para mantener planta productiva y el
empleo, lo que se lograría con el autoempleo y una actitud mesurada a la hora
de fabricar, vender o comprar cosas, muchas de ellas inútiles cuando no
dañinas.
S- Esa es parte de la solución, mi Rufo; la otra parte es
cambiar a un modelo de colaboración y economía solidaria cuya esencia sea el
consumo de lo necesario, producir cosas de utilidad y el cuidado de los
recursos naturales y del medio ambiente; es decir cuidar el planeta.
R- Grrr ¿Y cómo empezar, mi ínclito humano?
S- Como la revolución mexicana, por el campo, por la
sociedad rural, por el desarrollo comunitario con visión social y humanista,
por entender que cada mexicano tiene el derecho a acceder a una vida digna con
un trabajo de ocho horas, con reeducarnos para dar valor a lo que permite una
vida de calidad; como el calor humano, el trabajo solidario, el apoyo
comunitario, la familia, el interés legitimo por el semejante, la valoración de
la persona por lo que es y como sirve a los demás, no por lo que posee y,
principalmente, por retomar la cultura del amor al prójimo entendiendo como
prójimo a todos los demás… Así de sencillo.
Un saludo, una reflexión.

Mas reportajes

1 minuto de lectura
5 minutos de lectura
1 minuto de lectura

Deja un comentario

También te puede interesar