0 3 mins 3 años

Desde La Mesa Cuatro
El Parroquiano
El tema del día en la taberna fue el de
la renuncia de Margarita Zavala a la candidatura independiente. Varios
parroquianos se enfrascaron en un animado debate en el que cada quien exponía
su propia versión al respecto; uno comentaba que ella ya no tuvo dinero para la
campaña; otro, que el plan ya estaba hecho para ganar adeptos y luego declinar
a favor de Anaya; alguno dijo que la ex candidata se cansó de tanto desaire y
hablada. Así seguía la interminable discusión, hasta que uno de los clientes
dijo: – “Yo sé lo que pasó exactamente; lo que sucede es que don Felipe, su
esposo, luego de despertar de una feroz cruda, la regañó por no entender las
cosas; dicen que don Felipe le reclamó: te dije Margarita lánzate por uno de
presidente no lánzate de presidente…
***
El tipo del chaleco negro, botas y
sombrero tejano que apoya al Bronco para presidente, llegó de nuevo a la
taberna y luego de pedir una cerveza bien fría, fue interrogado por el barman
acerca de una nueva propuesta de su candidato. El sujeto exclamó, frotándose
las manos, “Pues ahora que Margarita abandonó la carrera, el Bronco avanzará en
las encuestas con la propuesta revolucionaria que trae: a todos aquellos que
pateen la butaca de enfrente en el cine se les mocharan las patas… la
propuesta de inmediato levantó varios partidarios.
***
“Entre la espada y la pared está el
candidato independiente a la alcaldía de Celaya”, reflexionaba un viejecito de
la MESA NUEVE. Al interrogarlo acerca del porqué de tal meditación, el
viejecito dijo: miren, Javier Mendoza Márquez, que así se llama el candidato,
compite contra siete aspirantes mujeres. Si Mendoza pierde, los machistas van a
burlarse porque siendo varón le ganó una dama; si por el contrario, gana la
presidencia, los feministas van a señalarlo por misoginia… Vaya suerte..!!!
***
En el libro del Filósofo de Güémez, que
alguien olvidó en el baño, uno de los clientes encontró una frase que escribió
en la pared del inodoro. Cuando otro la descubrió, todos fueron a leerla:
“ENCUENTRA UN PENDEJO Y… ENCONTRARáS UN TESORO.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *